Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
DOMINGO 18- 10- 87 ESPECTÁCULOS ABC 107 -Crítica de cine- Nadine de Robert Benton Prod. Tristar Pictures (USA) 1987. Director y guionista: Robert Benton. Fotografía: Néstor Almendros. Color. Música: Howard Shore. Duración: Ochenta y dos minutos. Principales intérpretes: Kim Basinger, Jeff Bridges, Rip Torn, Gwen Verdón, Glenne Headle y Jerry Stiller. Salas de estreno: Palacio de la Música, Juan de Austria, Novedades, Benlliure y Cartago. Comedia con suspense con un matrimonio a punto de divorcio como eje de un asunto de gangters y conspiración de obras públicas. Robert Benton debutó como realizador con El gato conoce al asesino una historia divertida, con sus momentos de acción y suspense centrada alrededor de un viejo detective que se resistía a dejar sin resolver el último caso. En esa línea de la comedia emocionante es decir, del asunto cuya comicidad viene dada por la reacción de los personajes- n o necesariamente cómicosante determinadas situaciones de peligro, y que sigue un desarrollo lógico, coherente, se sitúa Nadine cuyo subtítulo- Un amor a prueba de bala -resulta suficientemente ilustrativo. La historia- y no por casualidad- comienza en. Austin (Texas) en 1954. Nadine, empleada en un salón de belleza, intenta recuperar unas fotos artísticas que un fotógrafo desaprensivo, abusando de su maliciosa ingenuidad, le ha tomado para su posible publicación en el Playboy Nadie comprende que ha cometido un error, y procura corregirlo, frente al punto de aparente no retomo de su matrimonio, al que, para. disolverse, basta tan sólo que ella firme la demanda, y al hecho de su embarazo, que desconoce el futuro padre de la criatura y ex marido suyo, un soñador que se empeña en sacar adelante un bar de mala muerte instalado en la peor zona de Austin. Los intentos de Nadine para recuperar sus estudios artísticos la complican, y complican a su marido en un asesinato y en una conspiración para estafar al Estado ya que en lugar de sus fotografías aparecen los planos de una futura autopista estatal, información con la que cualquiera- e n 1954- comprando los terrenos aledaños, puede hacer fortuna. Benton, partiendo de un guión tan sólido como habilidoso, mueve con suficiente eficacia a sus actores, utilizando un montaje acaso un tanto brusco en ocasiones, una fotografía espléndida en su funcionalidad- debida a Néstor Almendros- y una música agradable en su simplicidad. Fundamentalmente, Benton cuenta la continuación de una historia de amor, salpicada de tiros, de carreras, saltos en el vacío, serpientes de cascabel y explosiones, pero que na cambia su sustancia por ello. Y su pretensión- no como Kramer contra Kramer o En un lugar del corazón -no es advertir socialmente o predicar familiarmente, sino entretener sin más. Entretener a base de equívocos, de situaciones buscadamente comprometidas, sentimentalmente absurdas o simplemente ridiculas. Y hay que decir que lo logra, que Nadie es una película entretenida y sin pretensiones. Kim Basinger sigue recorriendo el camino que la lleva desde su caracterización de símbolo erótico como Dominó, en uno de los capítulos de la serie James Bond- Nunca digas nunca jamás hasta su conversión en Pequeña pantalla LAS RISAS DEL DESACUERDO No se comprende cómo UGT y el PSOE no han llegado a un acuerdo en sus conversaciones. Lo que vimos por televisión eran imágenes de hombres sonrientes que parecían estar dispuestos a sellar, más que un pacto económico, un juramento de eterna amistad. Se respiraba camaradería en tomo a la mesa de negociación. Se hubiera dicho que hasta las mismas siglas de ambas organizaciones iban a fundirse en una nueva y amorosa combinación de mayúsculas. No hubo consenso a pesar de tan risueños auspicios. Se ve que a la hora de entrar en materia, ausentes ya cámaras y micrófonos, los gestos se endurecen y nadie recuerda ya la amable atmósfera i del preludio. Ocurre mucho en los encuentros políticos de esta etapa. Los gestos iniciales parecen corresponder a uno de aquellos tratados de Urbanidad que estudiaban los colegiales de comienzos del siglo. Pero los resultados no se ajustan luego a! las prometedoras sonrisas. Se asemejan más bien a una oscura pelea en la que a veces relumbran las navajas. No hubo sonrisas amistosas, sin embargo, en la reunión de Felipe González con Gerardo 1 Iglesias. Las imágenes mostraban rostros, serios, concentrados, tan atentos a imaginar el inminente diálogo que no disponían de un mínimo suplemento de tranquilidad para el deseable fingimiento. El presidente esperaba, sin duda, las duras condiciones propuestas por el jefe comunista para un pacto contra el terrorismo. Condiciones que están muy cerca de las que se conocen como Alternativa Kas y que constituyen el programa que anima a la ETA. No hay que ser muy inteligente para deducir ciertas afinidades en ambas propuestas, aunque las palabras quieran desmentirlas. En realidad, todos los grupos políticos protestan enérgicamente contra los atentados terroristas, pero no podemos creer en la sinceridad de algunas de estas públicas condenas. Si todos dijeran la verdad, hace tiempo que habrían concluido los asesinatos. Por lo visto, el juego político tiene que ser así. Te sonrío al comienzo y te clavo la espada al final. Te digo blanco hoy y negro mañana. Te prometo ochocientos mil y te quito un millón. Aunque la televisión nos acerque al rostro de los protagonistas, no puede descubrirnos lo que existe detrás de la imagen. Tenemos que conformarnos con la estampa que quieran ofrecernos, malhumorada o risueña, vaya lo que vaya por debajo. A veces sospechamos que cuando los capitostes aparecen muertos de risa en la pequeña pantalla es que alguien ha contado un chiste para abrir el camino de la discusión. En general, las cosas no están para reírse, sino más bien para ponerse ante las cámaras vestidos de luto y con caras de pésame. E! santo JOB Kim Basinger y Jeff Bridges una actriz que tanto puede servir a la comedia como al drama. Basinger muestra, tal vez sin toda la madurez previsible, que puede ser una buena intérprete además de una hermosa mujer, como Nadine. Jeff Bridges, a su lado, compone de forma aceptable el personaje de su marido, a punto de divorcio, subrayando sus condiciones de soñador y antihéroe forzado a realizar acciones arriesgadas. Rip Torn, por su parte, concede la suficiente verosimilitud al peronajé del gángster especulador. Película decididamente menor, divertida en grado suficiente, que se deja contemplar sin complicaciones. Pedro CRESPO Mastroianni y Michalkov, una cita en el escenario de Roma Roma. Alejandro Pistolesi A partir del primero de noviembre, Marcello Mastroianni vuelve al cabo de dieciséis años al escenario de un teatro italiano, exactamente al teatro Argentina de Roma, para interpretar como protagonista la nueva obra Pianola mecánica inspirada en varias narraciones de Antón Chejov, sobre todo en Platonov La idea la sugirió Maurizio Scaparro, que lehabía pedido al director ruso Nikita Michalkov, un trabajo original para inaugurar la próxima temporada del teatro de Roma. La adaptación teatral de los textos de Chejov es del mismo Michalkov, que se ha valido de la colaboración de su colega ruso Alexandre Adabascian. La última vez que Mastroianni pisó el tablado de un teatro en Italia fue en 1971, cuando interpretó la comedia musical Ciao Rudy de Garínei y Giovannini, conocidos autores de revistas. Michalkov, al empezar a trabajar con Mastroianni para preparar la Pianola mecánica no sabía una palabra en italiano. Ambos se entendían... hablando español, lo cual no deja de ser interesante. Ahora, al preguntarle a Mastroianni por qué ha vuelto al teatro, Marcello contesta que es un acto de humildad, porque en el teatro no valen los trucos: si un actor no sabe recitar, no hay posibilidad alguna de esconderlo