Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
106 ABC ESPECTÁCULOS DOMINGO 18- 10- 87 -Música- El Coro de RTVE recordó a La Filarmónica de Bucarest, Halffter y Mompou en su programa con un muy joven director español Cáü GralMIH 11 ComuriicQ r del próximo 1 1 deiQetnfeee msertlnuevamenter: imprescindible el uso americana como vestí menta gdecugda para entrarerr tas- -salas lejueg Teatro Real. 15- X- 37. Tarde. Coro de RTVE. Director: Jordi Casas. Obras de Debussy. Ravel, Milhaud. Híndemilh, Villa- Lobos y Mompou. Buen concierto, feliz programa el del Coro de RTVE, en actuación a capella menos en el apoyo del órgano para dos de las páginas de Mompou. Ocasión de comprobar resultados bastante más felices que los de oportunidades anteriores. Anotación, por ello, muy positiva en el haber del actual maestro, Jordi Casas, cuya labor se ve eficiente. Aplausos, también, para el criterio selecti 1 vo, con sólo una reserva: en algún momento quizá pudo reducirse algo el amplio contingente de voces, las del coro en su totalidad, empleado. Eso. y que no debería ser necesario en coro profesional que el maestro les afirme el tono, de forma audible, antes de las obras, o pida, para ello, un acorde al órgano. La sesión, pensada con especial voluntad de recuerdo a Villa- Lobos, en su centenario, Ravel. con motivo de los cincuenta años de su muerte, y Federico Mompou, en memoria del gran músico fallecido en junio último, completado el repertorio con páginas de Claudio Debussy, Darius Milhaud y Paul Hindemith, tuvo un prólogo tan oportuno como justo: en el día de su muerte, Jordi Casas pidió un minuto de silencio en homenaje a Rodolfo Halffter y brindó, preciosamente cantada por cierto, una bella muestra de su calidad de compositor. Trois chansons debússyanas, única herencia suya para voces a capella tienen, sí. calidad cierta, pero no son muy representativas de su estilo. Quedan, por el contrario, muy en el de Maunce Ravel las tres, también aportación única al género, en las que Nicolette La Ronde muestran un sutil humor y la central, con solistas, un clima lírico. De las seis, tran atrayentes. de Paúl Hindemith. cabría destacar Puisque tout passe por su fugaz viveza. Las cuatro de Darios Milhaud dedicadas a cantar el paisaje del Valais suizo, son tan breves como sugestivas. La Bachimana Brasileira 9 de Heitor- ViHa- Lobos. el excelente compositor de dicha procedencia, mezcla una manifiesta conexión a la tierra de origen y una voluntad de continuar sendas contrapuntísticas bachianas. en las que hubo algún esporádico desequilibrio y desajuste de la que el autor designaba como orquesta de voces ¡Qué admirable, sensible, exquisito músico fue Federico Mompou! Si su Cantiga 100 de Santa Mana es buena muestra y La vaca cega tiene una línea de suma originalidad armónica bien subrayada por el órgano. Cantar del alma es un fragmento antológico, de emoción, pureza, encantamiento y espiritualidad trascendida. Muy bien cantada, lució en él ¡a me ¡or voz de los solistas empleados, la de Teresa Bordoy, soprano, de calidad y linea musical, pese a cierta tirantez en el registro agudo. Por la clase natural, eficaz, sin afectaciones de la dirección y la respuesta muy atenta del coro, han de considerarse justas las ovaciones, correspondidas con un regalo. fAh! Perfecto el programa de mano. En presentación y contenido. A. F. -C. Teatro Real. 15- 1 f 87. Noche. Orquesta Filarmónica de Bucarest. Dirección: Ramón Torre- Lledo. Obras de Weber, Sibelius Nuevas etiquetas y nombre nuevos en el concierto nocturno del Real: desde la organización de la Asociación Internacional de Música y Cultura, a la dirección del programa por un maestro español, Ramón Torre- Lledo, nacido en 1956, con estudios en Bilbao, donde dirige el Conservatorio Juan Antxieta, y Madrid, en cuyo curriculum figura la condición de director asistente del maestro Jesús López Cobos, y sobre el que confieso no haber tenido hasta el momento noticias. Viene al frente de la centenaria Orquesta Filarmónica de Bucarest, que a lo largo de su historia fue dirigida por muy grandes maestros- ¡qué impresionante colección de errores ar reproducir én el programa sus nombres! -y con la que colaboraron excelentes solistas. Tal y como la escuchamos ahora, y a juzgar por la primera parte- figuraba después El pájaro de fuego el conjunto sinfónico puede situarse en una zona media, lejos de ios de talla. Su formación, apenas ochenta instrumentistas, es más limitada de lo habitual en la cuerda en la que, sin embargo, los catorce primeros y once segundos tienen brillantez sonora, y salvo algún esporádico ataque a destiempo- arranque del Allegro después de la introducción de Oberón con violinista anticipado- resultan muy válidos. En el viento fue lo menos encomiable la desigualdad de los flautas en el tiempo último de la Primera sinfonía de Jean Sibelius. En ambas obras se produjo de forma discreta, correcta, sin, todavía, reflejar una personalidad con marcado signo diferencial, Ramón Torre- Lledo, pero su trabajo distó de lo mediocre tanto como de lo arrebatador. Coincidencia curiosa, extraña y no beneficiosa ni para él ni para la orquesta misma: tocar la sinfonía del compositor finlandés veinticuatro horas más tarde y en el mismo lugar en que una orquesta de jerarquía reconocida, con joven director de especialización y calidad ya probada en muchas singladuras, ofreciesen la número dos, quizá la más directa y agradecida entre las de Sibelius. Madrid, a los efectos sinfónicos, se ha convertido en ciudad de vida muy rica, sin nada que envidiar a centros musicales de campanillas. En el plazo de cinco días, abstracción hecha de nuestros propios conjuntos, han sido huéspedes de la capital la Sinfónica de Baviera, la Philharmonia de Londres, la Filarmónica de Bucarest. Y para el critico es forzoso señalar diferenciaciones de calidad que le parecen indudables. No sin, de una parte, informar sobre los muchos aplausos que subrayaron las versiones, y de otra, sobre este joven director español cuyo futuro aguardamos expectantes. A. F. -C. Torrelodones, Octubre 1987 HIBEB mi lü ü HAL 0 GEN LUZ ESPACIO GENERAL ORA A. SO TEL. 26218 28 MADRID AYALA, 64- T léts. 276 80 00- 276 99 59 SE VENDE LOCAL DE OFICINAS 2 750 m Calle Zurbano, 76 Tel. 441 05 00. Señor Tenorio SE VENDEN 200 CABRAS 200 44 49. Llamar noches. 734 02 70. Horas de comercio