Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
DOMINGO 18- 10- 87- CULTURA -ABC, pág. 63 Unesco: una semana contra todo pronóstico Los pronósticos de la víspera de la primera votación concedían a Federico Mayor Zaragoza seis votos de los cincuenta que componen el Consejo Ejecutivo, con lo que se colocaba en tercera posición, detrás de M Bow, que partía con veinte votos, pertenecientes a los países árabes y africanos, y del paquistaní Yakoub Khan, a quien se le pronosticaban quince votos de naciones europeas y asiáticas. Por su parte, los países del Este presentaban su propio candidato, e Iberoamérica presumiblemente apoyaría al candidato español. Las posibilidades de Mayor Zaragoza entonces eran escasas; su única probabilidad residía en el empate de los dos máximos aspirantes y en la comprensión de su figura como una candidatura de consenso. Después de ásperos enfrentamientos entre representantes del Tercer Mundo y del grupo occidental, que paralizaron el primer día de votaciones, el día 8 de octubre se procedía a la primera votación, en la que M Bow aparecía como favorito con dieciocho votos. Tras él, Yakoub Khan, con dieciséis, mientras que Mayor Zaragoza obtenía seis, misma cifra que el búlgaro Todorov, el candidato de los países de la órbita soviética. El viernes día 9, en la segunda vuelta, Mayor Zaragoza emerge como alternativa de consenso, con nueve votos de los países iberoamericanos y europeos; se desmarcaba así del búlgaro Todorov, que continuaba con seis, y se situaba más próximo a Khan, que mantiene los doce votos, detrás de M Bow, con dieciocho. Con la marcha de Khan y eí súbito apoyo de Francia a M Bow se produce un vuelco de la situación. En la tercera votación, celebrada el miércoles día 14, Mayor Zaragoza obtiene dieciocho votos; cinco votos le separaban del director saliente, que consigue veintitrés. La posición de Francia y de los países africanos francófonos era decisiva para el triunfo de M Bow y un obstáculo para el candidato español. El jueves 15 VTBow pierde dos votos de los veintitrés, y Mayor Zaragoza sube un punto, hasta los diecinueve. Paralelamente se anuncia el probable apoyo de la URSS al candidato español M Bow desencadena una dura campaña para impedir la candidatura de Mayor Zaragoza Golpes de mano y votaciones fallidas en la cúpula de la Unesco París. Juan Pedro Quiñonero M Bow y los países del Tercer Mundo asiáticos y africanos han lanzando una campaña política que muchas fuentes califican de miserable contra la candidatura oficial de Mayor Zaragoza al cargo de director general de la Unesco, que ha desembocado en una crisis fratricida, potencialmente explosiva y catastrófica. Ayer a las 18.30, M Bow anunciaba el proyecto de su retirada a la relección como director general saliente. Apenas sesenta minutos mas tarde, M Bow dio a conocer una carta dirigida al CE denunciando a los países occidentales que apoyan a Federico Mayor Zaragoza de chantajes presiones desinformación pidiendo que la Conferencia General (CG, suerte del parlamento multinacional de la Unesco) reflexione con serenidad sobre el futuro de la organización y el futuro director general. Las fuentes más diversas califican esa carta como una operación miserable y maquiavélica destinada a abrir un proceso de putrefacción destinado a tumbar la posible candidatura de Federico Mayor Zaragoza, lanzando contra el apoyo de las democracias occidentales un proceso políticamente empantanado destinado a cargarse la candidatura española en la CG que debe aprobar el nombramiento del candidato designado por el CE. A la hora de cerrar esta crónica de urgencia, el CE hacía varias horas que continuaba sus discusiones a puerta cerrada. Un portavoz oficial de la Unesco confirmó a ABC la noche pasada que el CE estaba dispuesto a votar a lo largo de la madrugada, para zanjar el problema sensible de la votación, siquiera provisionalmente. En términos numéricos, nadie dudaba ayer noche que el candidato español contaba con una mayoría evidente que podía darle la victoria. Tras la ambigua retirada de M Bow, sin embargo, el servicio jurídico del director general saliente intentó lanzar contra Federico Mayor Zaragoza otro proceso pseudo- jurídico pantanoso, evocando la ilegalidad de una votación en la que se presentaba un candidato único (tras la retirada voluntaria del propio M Bow) Esa ilegalidad evocada por la guardia pretoriana de M Bow tenía una misma finalidad política: extender la putrefacción política A la hora de cerrar esta- crónica, Federico Mayor Zaragoza parecía contar con la promesa formal de apoyo de los países occidentales (exceptuando Francia) Hispanoamérica y (veladamente) de los países socialistas. Desde las seis de la tarde hasta la madrugada pasada, los representantes occidentales en el CE estuvieron luchando política, psicológica y dialécticamente contra una marabunta de maniobras dilatorias, protagonizadas por la guardia pretoriana del director general saliente y los países del Tercer Mundo, dispuestos a cargarse (adjetivo utilizado por fuentes muy diversas) incluso la victoria potencial del candidato español- occidental. En efecto, según informó Efe, algunos miembros del CE, constatando la ambigüedad del reglamento de nominación en las circunstancias actuales, dijeron que se sortearía entre el búlgaro Nikolai Todorov y el indonesioSoedjatmoko para que hubiese un rival de Mayor Zaragoza en la ronda final, mientras que otros negaban tal posibilidad. Poco antes de medianoche, los países africanos todavía impusieron una segunda suspensión de la sesión del CE, dispuestos a paralizar el mecanismo democrático de una votación en la que, aparentemente, el candidato español- occidental podía salir victorioso. La violencia demagógica de la carta de pseudo- dimisión de M Bow, la violencia política de los países del Tercer Mundo negándose a aceptar los mecanismos establecidos para la elección, pusieron de manifiesto la noche- madrugada pasada que incluso la victoria posible de Federico Mayor Zaragoza en la batalla de la designación como candidato del CE parecía ayer noche llamada a convertirse en un simple prólogo de una guerra de posiciones y maniobras de la más baja catadura, que pudieran prolongarse a partir de la apertura de la CG, el próximo martes día 20. El día más largo A las 1830 Las agencias informativas difunden la noticia de que M Bow retira su candidatura. Alas 19 00 El hasta ahora director general del organismo presenta su dimisión oficialmente ante el Consejo Ejecutivo (CE) Alas 19 30 M Bow dirige una carta al CE con graves acusaciones contra las naciones occidentales. Se decide un receso en la reunión con la promesa de reanudarla para realizar una votación definitiva. A las 21 45 Comienzan de nuevo las deliberaciones en un clima de alta tensión y con fuertes enfrentamientos verbales. A las 22 00 Un responsable de los países del Este afirma (sin confirmación oficial) que apoyan la candidatura de Mayor Zaragoza por aclamación A las 22 30 A propuesta de China se realiza una votación para poner fin al debate sobre los procedimientos de votación y a la posibilidad de répescar al candidato indonesio o al búlgaro. 24 miembros del consejo se pronunciaron a favor de concluir las discusiones y 15 en contra. Las discusiones prosiguieron a pesar de todo. A las 23 40 Las naciones asiáticas y africanas imponen una nueva pausa. Mayor Zaragoza dispone de una evidente mayoría, pero se trata de dinamitar su candidatura. UNA DELICIA DE GENTE Quienes buscamos el poder que da el dinero por conducto de la lotería primitiva somos la sal del mundo secular. Julio CERÓN