Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
46 ABC TRIBUNA ABIERTA DOMINGO 18- 10- 87 queríamos cubrir, ya que cubrirlos todos era imposible, si se quería trabajar. A mayor abundamiento, en cada ciudad que visitamos, próximo al hotel se había dispuesto un centro de Prensa, donde había máquinas de escribir, télex y teléfonos. La única objeción fue que en algunos sitios, dado que se trabajaba con líneas locales, no se nos aceptaba la tarjeta internacional de télex y había que pagar esas transmisiones al contado. Pero para los que no quisieran o pudieran hacerlo, había siempre el teléfono, cuyas llamadas a cobro revertido funcionan en los Estados Unidos sin la menor dificultad. Con esta base, pese a los problemas logísticos que representaba cambiar casi cada día de ciudad, seguir el avión real con aviones comerciales y cubrir media docena de actos cada jornada, pudimos realizar nuestra labor. No hubo, eso sí, exclusivas. Y para los periodistas que trabajan a base de ellas, fue un motivo de frustración. La información se nos daba a todos por igual, puntual y abundantemente, como digo, pero sin distingos. Y sin bombas políticas, que parece haberse convertido en la médula del actual periodismo español. Pero pedir exclusivas o información política en este caso era confundir los viajes de un jefe de Gobierno con los del jefe de Estado. El jefe de Gobierno hace política, aborda los problemas diarios y produce este tipo de información. El jefe de Estado aborda sólo las grandes cuestiones, e incluso esas, con enorme tacto. Todo lo que tenía que decirnos Don Juan Carlos a los periodistas estaba en sus discursos. Donde, digamos de paso, había mucho e importante, desde el reconocimiento histórico del error de la expulsión de los judíos a la defensa del español atacado por los anglicistas en los Estados Unidos, pasando por la declaración de principio de la occidentalidad de España. Lo que no había era política diaria, confidencias, exclusivas. Quien las quisiera tenía que inventarlas. ¿Por qué, entonces, el ministro de Asuntos Exteriores a su lado? Pues precisamente para contestar a las preguntas políticas que alguno de sus muchos interlocutores pudiera hacerle en el curso de la gira. Lo que ya tiene menos sentido es que estuviera allí también el director general de Cooperación Informativa, dependiente de la Moncloa. Ese señor venía como turista o como espía, y sobraba en ambos papeles. Pero es otro de esos fallos menores, que no autorizan a tachar el entero viaje. Los mayores errores, tengamos la valentía de decirlo, los cometimos los periodistas, inventando anécdotas de mal gusto sobre el Rey en la cena de Los Angeles y declaraciones de personalidades hispanas que nunca hicieron, en aras de un reporterismo barato. Algo que produce sonrojo profesional. Por lo demás, el viaje tuvo sus luces y sombras, como queda expuesto. Mi impresión personal es que las primeras prevalecieron sobre las segundas, incluso con mucho, pero admito que pude quedar impresionado por la ceremonia en la sinagoga de Los Angeles (que espero dé íntegra Televisión Española) la sencillez de los Reyes en la misión de San Carlos o la emoción con que acudían a verles los españoles de España que aún quedan en los pueblos de Nuevo México. Eso es Historia, pasada y futura. Lo demás, prefiero que lo califiquen ustedes. J. M. C. entrega de bastones de mando a los jefes de tribus indias por parte del Rey de España. En Los Angeles, la mayor oposición a que la estatua de Carlos III se pusiera en la plaza principal del pueblo que fue un día la ciudad, cho- dinero y quieren sacar algo de ellos. partió no de los anglos, sino de los mexicaHubo la falta de previsión de no contar con nos, que hasta levantaron una campaña de ello y el habérsenos dado la lista de invitados Prensa en contra. Sin embargo, la Municipaliantes, lo que hizo concebir esperanzas de dad se mantuvo firme, y la estatua se puso brillantez, que luego no se materializaron. En en el lugar señalado, que para mayor inri de otro caso hubiera sido una cena más con un los que se oponían es frente al Consulado alcalde y algunas personalidades locales. mexicano. Más incluso: para despedir a los Lo que sorprende es que al mismo tiempo Reyes, el alcalde Bradley interrumpió la visita se reprocha a la gira que el Rey almorzara que estaba efectuando a los barrios afecta- con financieros y grandes empresarios. Natudos por el terremoto y se presentó en el aeralmente. Si queremos que haya inversiones ropuerto cuando ya nadie le esperaba y las en España que alivien el paro y remedien puertas del avión Real estaban cerradas. nuestro retraso tecnológico, hay que tratar Hubo que abrirlas de nuevo para la emotiva con las personas que mueven esos capitales despedida. Si esto es un viaje fracasado, no y esa tecnología. Y quien más confianza les sabemos qué es un éxito. ¿Por qué se empe- ofrece hoy en España es el Rey. Esos no ña entonces la Prensa española en hablar de eran almuerzos sociales. Eran almuerzos de fracaso? Parece ser porque fallaron algunas trabajo. cosas, lo que es verdad. Pero vamos a exaLa cena suspendida en San Francisco por minarlas de cerca para evaluarlas en sus haberse programado precisamente para una exactas proporciones. festividad judía siendo la alcaldesa dé la ciuFalta de multitudes y de calor popular. En dad judía ella. Un patinazo. Pero un patinazo efecto, faltaron las primeras, aunque no se tanto o más del protocolo de aquel Ayuntapuede decir el segundo, pues entre los que miento, que debía de conocer esas fechas y acudieron la emoción era manifiesta. Pero ya a la alcaldesa, que del protocolo español. dijimos que se excluyó a Florida, único Esta- Aparte de que la ceremonia prevista para esa do en el que podían haberse movilizado macena, la entrega de las llaves de oro de la sas y en el resto se evitaron por razones ciudad a los Reyes, se celebró con toda socomplejas los barrios mexicanos. Que el al- lemnidad, anteponiéndola al día antes en un calde de San Antonio, como la población, es- hermoso palacio en el curso de una veladatuvo sólo tibio es innegable. Pero también concierto que atrajo a todo el que cuenta algo hay que tener en cuenta que con su minoría en San Francisco. tratan de emerger a la vida política y social Por último, la mala información sobre la tejana saliendo del gueto en que han vivido, y gira. De todos los reproches, éste es el que lo primero que tienen que demostrar es que me deja más perplejo. He cubierto todos los dominan el inglés como un anglo. La reidenti- viajes del Rey a los Estados Unidos, incluido ficación con los hispanos que suponía el Rey el que hizo siendo Príncipe. En ninguno se de España no entra en sus objetivos más in- facilitó a la Prensa tanta y tan puntual informediatos. El hecho de que Cisneros no asis- mación. De entrada, se nos entregó un volutiera a la cena que ofreció el cónsul de Espa- men de información de fondo, el espasa le ña, con los periodistas españoles, la víspera llamamos en seguida los periodistas que cude la llegada de los Reyes puede ser debido bríamos la gira, donde había datos minucioa ello o a que tiene un hijo que se les está sos sobre cada una de las ciudades, monumuriendo. mentos, regiones y personalidades con los En Nuevo México hubo también problemas, que los Reyes iban a tener contacto. El ahopero de signo completamente distintos. Allí lo rro de esfuerzo que eso nos representaba era que pasaba era que había demasiadas per- enorme. Luego, los discursos del Rey, que sonas que querían ver a los Reyes. La rifa ¡legaron a ser hasta siete en un solo día, se que hubo que improvisar para distribuir las in- nos entregaban el día antes, lo que nos pervitaciones no solucionó la cosa, pues hubo mitía analizarlos a fondo y extraer su médula, quien dijo: Yo voy de todas formas, y estoy cosa que no siempre se consigue a la carredispuesto a ver al Rey como sea (palabras ra, dado lo comedidamente que tiene que hatextuales de dos miembros de la familia Mon- blar un Monarca. Era otra ayuda impagable, toya a este corresponsal) y les dejaron pasar que no he visto en ningún otro viaje. Y, por para evitar líos. De hecho, el gobernador dio último, tuvimos siempre dispuestos microbuórdenes de que se favoreciese a los hispanos ses que nos llevaban y traían a los actos que en la distribución, lo que trajo protestas de los anglos. ¿Pero son éstos verdaderos problemas, el que la gente sé dé de bofetadas por saludar a nuestros Reyes? Ya quisiéramos muchos problemas así. Fue lo que convirtió la visita a Nuevo México en uno de los puntos álgidos de la gira. La cena de Los Angeles. En efecto, faltaban casi todas las artistas que habían sido invitadas y apenas había nombres conocidos, lo que la dejó deslucida. Pero hay que advertir: primero, que quien había invitado era el alcalde, por lo que el feo fue, sobre todo, v Entrada 800.000 Ptas. para él. Luego, que las estrellas hoy día se M ComerealKfi: A T J han acostumbrado a ¡r a los sitios sólo si son Promueve: Plaza de Cas a, 3- 7 A f M x Promueve: TeL 3l5 22 44 INMOBILIARIA pagadas por ello. Se sienten elementos decorativos, saben que van a ser fotografiadas Información en la obra, sanados y domingos para reportajes que luego se venden por mu- EL VIAJE DE LOS REYES A EEUU FUE UN ÉXITO CHALETS adosadosyPARCELAS CERCEDUA