Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
DOMINGO 18- 10- 87- OPINION -ABC, póg. 31 NUEVA AMENAZA EN EL GOLFO E l desafío que el gobierno iraní ha lanzado a Estados Unidos disparando un cohete contra un barco kuwaití abanderado por los norteamericanos, representa un acto de ofensiva militar, que podía temerse dada la situación en el Golfo, pero que plantea una realidad de incalculables consecuencias. equilibrio militar de una zona militarmente delicada. Las razones que hayan podido tener los dirigentes iraníes, conmovidos por sus arrebatos sentimentales, son rigurosamente indescifrables para un análisis racional, medido con la escala de riesgos que emplea habitualmente el mundo occidental para medir por anticipado este tipo de desafiantes iniciativas. Irán sabe que si Estados Unidos han abanderado los barcos kuwaities, asumían todas las responsabilidades jurídicas y militares que se desprenden de este acto diplomático. Un cohete iraní contra un barco de Estados Unidos equivale a una rigurosa declaración de guerra y no le queda al presidente Ronald Reagan otro recurso que responder de una manera o de otra a la ofensa recibida: El mundo está por lo tanto a la espera de las dimensiones y contundencia que pueda darle el mando militar de Estados Unidos a su represalia. Irán puede atacar con los cohetes chinos de que dispone su arsenal ofensivo cualquier punto del Golfo Pérsico pero semejante decisión reúne todos los peligros de una formal declaración de guerra. El capitán del barco kuwaití atacado, que lucha en estos momentos contra la muerte como consecuencia de las heridas recibidas por el proyectil iraní, es subdito norteamericano, y el barco, al menos jurídicamente era norteamericano. Todas las condiciones que reclama el derecho internacional para considerar una agresión como ofensa militar susceptible de ser respondida con procedimientos militares, quedan reunidos en el penoso bombardeo que Irán acaba de realizar contra el petrolero americano. En estas condiciones el Gobierno de Estados Unidos afronta la más grave cuestión que hasta ahora se había planteado en el conflicto del Golfo Pérsico. Ni Washington puede ignorar el ataque, ni la respuesta de Washington se presenta como asunto fácil. La complicación resulta evidente. Si Estados Unidos responden con un bombardeo de aniquilamiento sobre las bases de cohetes iraníes, perfectamente localizadas en el Golfo, está claro que quedarán mezclados en la contienda entre Irán e Irak, que desde hace siete años azota la región. Un bombardeo norteamericano contra las bases iraníes puede ser la mejor represalia contra la agresión, pero también ofrece una considerable ventaja militar al Ejército irakí que lucha contra Teherán. En ese momento Estados Unidos se convertirían en una tercera fuerza, que por azar de las circunstancias, podría favorecer a uno de los combatientes en detrimento del otro, lo que equivale sin duda alguna, al comienzo de un verdadero terremoto geoestratégico en el difícil L a p l a z a m i e n t o por unos días, de la futura ronda de negociaciones entre España y los Estados Unidos, para continuar la colaboración bilateral de orden militar entre los dos países, puede tener como todas las combinaciones diplomáticas dos lecturas: una optimista, y pesimista la otra. Aunque las declaraciones en el día de ayer del ministro español, Fernández Ordóñez, hayan sido tajantes: España no va a revisar su postura lo que no ofrece muchas esperanzas de flexibilidad negociadora, el hecho cierto es que las posibles soluciones para evitar una ruptura perjudicial a las dos partes tendrían que buscarse en otras direcciones. Podría tratarse de un hábil aprovechamiento del calendario. La fecha prevista en principio para la ronda bilateral hispanonorteamericana era la del 19 y 20 de octubre, 48 horas antes de la tercera ronda España- OTAN, prevista para E ESPAÑA- USA los días 22 y 23 en Bruselas. Si la negociación bilateral entre españoles y americanos se coloca delante de la multilateral entre España y la Alianza Atlántica, está claro que los arreglos resultarían difíciles, pero si se invierte el calendario, discutiéndose en Bruselas los términos de la contribución española a la Alianza, y una vez conocidos éstos, se abre posteriormente la negociación entre americanos y españoles, quizá podrían encontrarse en el arreglo de Bruselas puntos de apoyo razonables para que en Madrid las posturas fuesen menos cortantes. Los americanos han dicho siempre que no verían inconveniente en aceptar la salida de los F- 16 de Torrejón, siempre que España con sus propios aviones estuviese en condicones de cubrir, al menos, una parte de sus funciones militares, dentro del marco estratégico común de la OTAN. Si en Bruselas España el 23 de octubre asume algunas de estas tareas, sería menos difícil llegar a un acuerdo en Madrid. En estos momentos la defensa de Europa sufre una transformación de sus antiguos planteamientos que el acuerdo USA- URSS provocará de modo inevitable, y que los europeos tratan de remediar siguiendo, justamente, caminos contrarios a los emprendidos por el Gobierno del PSOE en su relación con Estados Unidos. Las parroquiales razones electoralistas del Yanquee go home que a veces aflora en nuestra política exterior, resultan sencillamente desfasadas y como lunáticas en relación al momento presente de reajustes en la seguridad de Europa. Si al menos en Bruselas, donde se está derrochando imaginación sobre el modo de entender nuestra relación multilateral con la OTAN, surgiesen las soluciones que resolviesen en parte la absoluta falta de ideas que anima la pobrísima negociación bilateral de Madrid, el cambio de fechas tendría un resultado positivo. Guardemos la esperanza, al menos durante unos días, de que las cosas puedan tener, aunque sea en el último minuto, feliz solución, para los intereses siempre convergentes de dos países aliados y amigos. OS setenta clérigos que en Navarra han protestado por las últimas redadas policiales contra ETA, al sur y al norte de los Pirineos, merecen respuestas variadas. Unas como las del presidente del Gobierno foral de Navarra, señor Urralburu, quien afirma que los principales violadores de los derechos humanos son los terroristas y quienes les apoyan. Otras como las del Papa. Fueron definitivas a estos efectos las palabras del Santo Padre en Loyola, durante la visita que hizo a España; tan definitivas como las alusiones al terrorismo que Juan Pablo II hizo recientemente en Roma, durante la audiencia que concedió a los componentes del Orfeón Donostiarra. Lo dicho por el Papa es tan preciso, y por su autoridad tan contundente, que ahorra cualquier comentario más sobre la protesta de esos sacerdotes navarros. L PROTESTAR PARA ETA Presidente- Editor GUILLERMO LUCA DE TENA Director LUIS MARÍA ANSON Director de ABC de Sevilla Subdirectores Francisco Giménez- Alemán Darío Valcárcel, Joaquín Vila. José Javaloyes, Manuel Adrio, Joaquín Amado Subdirector: Antonio Burgos Jefes de Redacción: J. A Gundin (Continuidad) J. C Azcue E. Especiales) 8. Berasategui (ABC Literario) A. Fernández (Economía) J. I. G. a Garzón (Cultura) A. A. González (Continuidad) R. -Gutiérrez (Continuidad) L, Lz. Nicolás (Reportajes) C. Manbona (Continuidad) J. L Martin Descalzo (Sociedad) J, Olmo (Edición) L. I. Parada (Suplementos Económicos) L. Prados de la Plaza (Continuidad) Ó. Prat (Dominical) Santiago Castelo (Colaboraciones) J. M. Zuloaga (Investigación) Secciones: J, Rubio (Arte) J. M. Fdez. -Rúa (Ciencia) A. Garrido y J. Espejo (Confección) J. C. Diez (Deportes) A. Yáñez (Edición Aérea) J Badía (Educación) E. R. Marchante (Espectáculos) J. Pato (Gráfica) M. A. Flores (Huecograbado) F. Rubio (Ilustración) M. Salvatierra (Internacional) C. Navascués (Madrid) J. A. Sentís (Nacional) M. A. Martín (Sanidad) D Martínez- Luján (Sociedad) R. Domínguez (Sucesos) V. Zabala (Toros) E. Yebra (Vida Social) Director General de Prensa Española, S. A. JUAN MANUEL GONZALEZ- UBEDA Producción: S. Barreno Personal: C. Conde. Financiero: I. Laguna. P. Datos: V. Peña. R. Externas: J. Saiz. Comercial y Distribución: Enrique Gil- Casares. Publicidad: L. Escolar. Teléfonos: Centralita (todos los servicios) 435 84 45. 435 60 25 y 435 31 00 Télex: 27682 ABCMDE. Publicidad: 435 18 90. Suscripciones: 435 02 25. Apartado 43 ABC Prensa Española, S. A.