Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
En 1979, un infonne de ps Naciones Unktes aludía al ruido como a uño de los problemas más graves que afectan a la capital de España. Una encuesta realizada en 1984 por el Ayuntamiento 4 (io oomo resultado que la contaminación sonora ocupato el segundo luoar entre las mayorfes preocupaciones de b s madrileños, sólo superada f fx la inseguridad ciudadana. Se n el Institutofcie Acústica, son muchas las zonas (te la ciudad donde se duplica él nivel de decibelios aceptados intemacionalniente. Y hay vrás, como la Castellana y María de Molina, en las que el ruido rpza, si no penetra, el umbral del dolor físico. A esta situación ha contritHJido el rápido crecimiento áé parque automovilístico, que de ciento S eíenta mil vehfeuios en 1965 ha pasado a un millón en la actualidad, sin que se haya dotado a Madrid de una infraestructura adepuada para hacer más fluida la circulación. El Ayuntarraénto, en lugar de dedicar sus esfuerzos y el dinero de los contribuyentes a gastos suntuarios y a crear t puestos de tratojo innecesarios para simpatizantes y afiliados, está en la obligación de resolver problemas como el de la suciedad y el ruido, que acercan a Madrid a niveles. teroermundistas. Viene a nuestra portada, con Madrid de fondo, el cuadro cte Eduard Muncb El grito como símk) olo de la angustia tte vida en 1 grandes urbes. (Reportaje en páginas int lores) M; W J Mw i -absüiiBaE WjJÉa;