Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
94 ABC ESPECTÁCULOS VIERNES 16- 10- 87 Crítica de cine La versión mexicana de Bodas de sangre llega a Madrid Madrid. C. Galindo El Laboratorio de Teatro Campesino e Indígena dei Estado de Tabasco llega a Madrid con su montaje de Bodas de sangre la obra de García Lorca con la que triunfaron el pasado domingo en Fuentevaqueros, y que se ofrecerá mañana y el domingo, a las doce de la mañana, en la Casa de Campo. A la presentación de la compañía en Madrid asistió doña Julieta Campos de González Pedrero, presidenta de Planificación Familiar y esposa del gobernador de Tabasco, principal impulsora y alma del Laboratorio de Teatro, quien se ha trasladado a España para asistir a las representaciones de esta obra, que se ofrecerá en la versión oxoloteca. La señora de González Pedrero manifestó que el nacimiento del Laboratorio de Teatro Campesino e Indígena surgió como una necesidad de modernización e integración del pueblo campesino e indígena de Tabasco en las nuevas tendencias, acercando el teatro a los pueblos, a la vez que recuperar la cultura de los pueblos indígenas. En la actualidad, el Laboratorio de Teatro, repartido por siete comunidades del Estado, imparte enseñanzas teatrales a cerca de dos mil cuatrocientos alumnos. La ¡dea del Laboratorio surgió- dijo Julieta Campos- como una integración de los medios rurales, ya que no solamente se miraba la recuperación económica, sino la educación y la cultura de los pueblos. Al mismo tiempo, Bodas de sangre es una de las comedias más logradas del Laboratorio pues parece que Lorca la escribió para nuestros campesinos, que la han asimilado de tal forma, que muchos de ellos dicen que Lorca debió conocerlos para escribir Bodas de sangre comentó la directora de la obra, María Alicia Martínez Medrano. Laura de Gonzalo Herralde Producción: Enrique Viciano. Director: Gonzalo Herralde. Guión: Gustavo Hernández, Gonzalo Herralde, Enrique Viciano. Fotografía: Xabier Aguirresarobe. Color. Música: Jordi Cervello. Principales intérpretes: Angela Molina, Juan Diego, Terete Pávez, Sergi Mateu. Duración: Ciento cinco minutos. Salas de estreno: Lucharía 1 y Rex. Melodrama que no se atreve a decir su nombre, que pudo lindar con e) romanticismo gótico y se quedó en tímida historia de amor con final trágico. Nada hay más difícil que el cine de género Sobre todo cuando éste no se anima a definirse como tal. Y tal es el caso de Laura -subtitulada pomposamente Del cielo llega la noche el filme de Gonzalo Herralde que, al no atreverse a ser el. melodrama poco menos que desmadrado que debió ser, se queda en producto híbrido, pasablemente desangelado, en el que las pasiones desatadas el ¡r a por todas apenas si- de cuando en cuando, tímidamente y cuando ya ha transcurrido casi una, hora de proyección, empiezan a hacer acto de presencia. La historia de mujer de ciudad que, casada por interés, se encuentra a disgusto en el cerrado mundo en que ha ido a parar, es, además de en demasía previsible, tópica y, de hecho, aparte de que, desde las primeras imágenes, sabemos lo que va a ocurrir en la pantalla durante cerca de dos horas, lo que sucede de hecho, tal como se nos presenta, dista de apasionarnos. Es, en definitiva, Gonzalo Herralde un realizador al que parecen ir mejor los tratamientos semidocumentales de la realidad que las grandes ficciones y aunque en su obra, en este último apartado, quepa destacar el interés de una película lamentablemente muy poco vista, Jet Lag Vértigo en Manhat- tan uno se queda con títulos como El asesino de Pedralbes o Raza, el espíritu de Franco Y que aquí parece más preocupado- como ya le sucedía, en parte, en Ultimas tardes con Teresa -por la reconstrucción de Una época que por la creación de personajes vivos, lo que da como resultado un filme más esteticista que visceral, cuando debió, en virtud del tema elegido, suceder lo contrario. Sin contar con que, a la postre, el laberinto de pasiones que la película quiere ser no llega, siquiera, tal como está planteado, a ser un enredo aceptable. Poco apasionan, en efecto, los personajes, unidimensionales, de la película, cada uno con su rol marcado desde el inicio de la misma, y poco conmueve lo que les pueda suceder, en consecuencia. Quedan, sí, aciertos parciales- como la muerte de la niña, dada por elipsis- y ciertas notas de buen gusto en la ambientación, pero ello no es suficiente. Como tampoco es suficiente el intento de los intérpretes por dotar a los muñecos a los que les ha tocado dar vida de palpito humano. El reproche se hace extensivo a todo el cuadro de actores, a comenzar por la habitualmente maravillosa Angela Molina, que aquí parece perdida en la bruma, lo mismo que sus dos galanes, mientras la casi siempre estupenda Terele Pávez hace lo que puede- que no es demasiado- por salvar su tipo No basta, en suma, con querer. ser. romántico, hay que demostrarlo. César SANTOS FONTENLA