Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC, pág. 66 TRIBUNA ABIERTA VIERNES 16- 10- 87 RAMA es la segunda novela del escritor y periodista Carlos Alberto Montaner (La Habana, 1943) Su primera obra, Perromundo tuvo gran éxito, varias ediciones y una- desafortunada- versión cinematográfica. Montaner es un columnista conocido en toda Iberoamérica, un luchador incansable por la libertad de su país y de todos los países, y un escritor seguro, que maneja el idioma con exactitud y sin excesos tropicales. O mucho me equivoco o Traman será también un gran éxito editorial. Tiene todos los ingredientes lícitos y razonables para que así sea. T MONTANER Y LA TRAMA La segunda incursión narrativa de Montaner es lo que suele denominarse una novela histórica Con una matización: la historia que cuenta es probablemente rea! y si no lo fuese merecería serlo, lo que viene a ser lo mismo. La historia se desarrolla durante veinte años, entre 1878 y 1898, en Alemania, Estados Unidos y Cuba. Alrededor de un trío amoroso (dos hombres y una mujer) se ordena el proceso de la independencia de Cuba, la primera guerra de los mambises, la segunda sublevación, el mandato de Weyler y, finalmente, en las últimas páginas, la voladura del Maine Eso explica tal vez que la novela originariamente tuviera un título significativo, ¡Acordaos del Maine una expresión común en Estados Unidos durante bastantes años. No estoy seguro de que la segunda titulación- Trama -sea más afortunada. Montaner ha escrito una obra de extraña perfección, lineal, contenida, que no malgasta palabras. ni se pierde en. perífrasis estilísticas, planificada hasta en los menores detalles. Lo da con flash literarios de clara influencia cinematográfica, no está en su veracidad, Por Alberto MIGUEZ sino en su verosimilitud. Lo verosímil fanque al autor le interesa es contar una historia tástico es lo que hace a una novela soportatan verosímil y trabada que al final el lector ble en medio dei inmenso y tedioso griterío saca la conclusión inevitable de que fue cier- de las vanguardias y los experimentos que la literatura española ha sufrido en los últimos ta, y si no lo fue podría serlo. veinte años con más pena que gloria. En muCualquier historiador profesional puede re- chos casos estas incursiones eran subterfubatir tal vez algunos de los extremos de la gios o máscaras para ocultar la incapacidad narración. Por ejemplo, el asesinato de Cáno- narrativa de! autor o, lo que es lo mismo, su vas del Castillo por el anarquista italiano An- insolvencia para contar historias. Reducir la giolillo, fruto- según la novela de Montanernovela a una narración verosímil y accesible de una conspiración de los independentistas a la inmensa mayoría puede seguramente én cubanos a través de una red anarquista inter- algunos casos degradar el género, pero connacional. O la propia voladura del Maine vertirla en un juego de palabras que carecen que en Trama ejecuta el personaje princide contenidos y de... lectores me parece infipal, con la ayuda de un mulato independentista y una bomba artesanal. La verdad es nitamente peor. La crítica profesional suele rezongar y malque ninguno de estos hechos ha podido ser dilucidado documentalmente. Sobre el hundi- humorarse cuando una determinada obra obmiento del Maine se han publicado más de tiene éxito público, como si se tratara de un un centenar de obras en España y Estados estigma. Hace muchos años, afortunadamenUnidos, fantásticas algunas, irreprochables te, que no formo parte de esa tribu, de modo científicamente otras. Pero en ninguna hay que tengo libertad suficiente para opinar sin corsés ideológicos y estéticos sobre los libros una explicación coherente y global de lo ocurrido, sino simples hipótesis. En Trama la que leo. No estoy seguro de que algunos inexplicación es tan sencilla, ingeniosa y lógica telectuales orgánicos al servicio del Poder puedan hacer lo mismo y de hecho lo hagan que dan ganas de creerla a pie juntillas. Que sea cierta es harina de otro costal. Un nove- cuando juzgan la obra del otro es decir, de quién consideran un adversario de sus tesis lista es un inventor de mundos, no un erudito actuales y naturalmente unánimes. En este o un científico. En cuanto al asesinato de Cásentido lo que suceda con Trama será panovas, la tesis de que tras la acción aparenradigmático. He aquí una obra de calidad intemente solitaria de un anarquista extranjero discutible, interés intrínseco, fascinante y se hallaban los independentistas puertorriqueños y cubanos, sin ser definitiva, tampoco ejemplar escritura y atractivo mayoritario. Vepuede rehusarse sin más. remos ahora- será un test ejemplar- qué dicen de ella los mandarines y gurús de la Pero la importancia de esta obra, construi- cultura. Cuanto peoría pongan, mejor será. todos los días también, venga el Papa a vernos, asesinen a un presidente de los Estados Unidos, se hunda un Titanic en directo y llegue el hombre a la Por Miguel PÉREZ CALDERÓN Luna, milagro elaborar calidades depuradas en canComo, naturalmente, todo eso no es alcantidades bastante más que industriales. zable, le invade y le desborda la cólera- la cólera del español sentado de la que hablaHollywood, la más poderosa y quizá la más ba Lope en el Arte nuevo de hacer comefértil, más inteligente y mejor organizada indias que ahora sería y es la cólera del esdustria cinematográfica del mundo, produce pañol sentado ante el receptor más violenta seis o siete películas extraordinarias cada temporada- más o menos coincidentes con todavía- y grita, insulta, escribe, llama por teléfono y hasta pone telegramas a quien colas premiadas con los Osear- es decir, nuerresponda, o sea, a todos y a cualquiera, sin ve o diez horas de buen cine ak año, y algudarse cuenta de que ni la emisora más y menas docenas. de horas más- pese a los mijor dotada de talentos y de presupuestos puellones de dólares y de medios y de la reconode tener a Goethe, Cervantes, Shakespeare, cida valía de guionistas, directores e Verdi, Beethoven, Chaplin, Walter Cronkyte, intérpretes- de cine regular, malo y hasta Juan Pablo II y John Ford, entre otros, en su deleznable. El exigente espectador de la panrelación de empleados fijos y colaboradores, talla electrónica pretenderen cambio, que le n aunque los tuviera éstos podrían producir den a diario dieciocho horas de espectáculo, una obra cada veinticuatro horas y además información y cultura pcw la Primera Cadena y genial. cinco por la Segunda que no sólo sean de irreprochable e insuperable calidad artística, Por todo esto, la programación de televilúdica y técnica, sino que además entusiassión- de cualquier televisión, repito, de aquí men. o de allá, pública o privada- tiene que ser y es, en general, por necesidad y con toda proEs decir, pide, o mejor exige, que todos los babilidad, absoluta y relativamente mala, y días se le programe un Hamlet un Quijopor mucho que clamen sus destinatarios y te un Fausto una Tosca un Lo que pretendan sus dirigentes, manifiestamente el viento se llevó y una Quinta sinfonía inmejorable distintos y que en los espacios informativos, H ACE años, el Min i s t e r i o de Agricultura creó la categoría- que no sé si todavía permanece vigente- de fincas manifiestamente mejorables en la que, como la expresión claramente indica, incluí, a las explotaciones agrícolas a las que, por las razones que fuera, no se sacaba el rendimiento que podía y debía sacárseles, para a continuación- supongo- disponer lo necesario para que se les sacase. La programación de televisión- -de cualquier televisión, en cualquier tiempo- me parece que es, en cambio, manifiestamente inmejorable y no por muy buena, sino por muy mala que sea. Lo que quiere decir que siempre puede ser peor, pero que no es susceptible de mejora alguna, por la misma especial y compleja naturaleza del medio. Las gentes, todas las gentes, claman, de continuo, contra la mala calidad del producto, sin darse cuenta, en primer lugar, de que resulta absolutamente imposible que algo complazca, y mucho menos entusiasme, a una audiencia vastísima y mayoritariamente bastísima, formada por espectadores de gustos, edades, inteligencias, culturas y procedencias sociales y hasta geográficas absolutamente distintas, cuando no contrapuestas. En segundo lugar, y sobre todo, las gentes protestan sin comprender que entraría dentro del TELEVISIÓN: LA PROGRAMACIÓN MANIFIESTAMENTE INMEJORABLE