Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
20 ABC OPINIÓN- -Comentarios liberalesZIGZAG Grande Covián Punto de meditación nos brinda el doctor Grande Covián invitándonos a considerar: primero, que mientras existe actualmente una sobreproducción de 400 millones de toneladas de cereales, la insuficiente nutrición e incluso el hambre son endémicos en nuestro planeta. Segundo, 12 Ó. 000 millones de dólares utilizan anualmente los Gobiernos de las democracias de Occidente en subvencionar esa producción excesiva, en garantizar que no disminuya; pero sólo llega a los agricultores menos de la mitad; la mayor parte se emplea en burocracia y en premiar a los productores menos eficientes Si esto no equivale a un aldabonazo en toda conciencia no anestesiada por el egoísmo, pocas esperanzas quedarán de que el mundo pueda recobrarse de situación tan atroz. VIERNES 16- 10- 87 ¿DIMITIR? ¡JAMAS! E S muy comprensible el empeño del presidente manchego señor Bono de no dimitir, como anunció en las p- asadas elecciones, si el Ministerio de Defensa cometía la intolerable felonía de comprar unas fincas en Cabañeros para entrenar a sus aviadores. El señor Serra t ha comprado, sin embargo, el terreno, y el señor Bono, tras incomodarse con los periodistas que le recordaban su promesa electoral, se ha limitado a ratificar que cada vez está más cerca su sueño del Parque Natural de Cabañeros, en donde especies tan menguadas como la del buitre negro disfrutarían de paz y sosiego. Con esta perspectiva es natural que Bono siga conservando la poltrona manchega. Contra lo que piensan algunos socialistas, es además necesario para el partido del Gobierno y para el Gobierno mismo que un alto cargo del PSOE no dimita por incumplir una promesa electoral. Si se sentara tan nefasto precedente, la estabilidad del Nuevo Régimen sería similar a la de un castillo de naipes junto a una ventana abierta en el faro de Finisterre. Al revés: basta que a Bono le hayan cogido en fuera de juego político para que se niegue a aceptar el silbato de la opinión pública. ¿Adonde iríamos a parar si a un político del PSOE pudiera echarlo de su cargo la mera presión popular, canalizada además a través de los siempre deleznables medios de comunicación? Imaginemos que los ministros incombustibles del Gobierno felípista incurrieran en el grotesco error europeo de dimitir cuando su gestión se muestra equivocada o cuando su programa electoral tropieza con una realidad coriácea e insobornable. ¿Qué sería, por ejemplo, del Ministerio de Justicia si el relumbrante señor Ledesma hubiera tenido que dimitir cuando hizo la reforma penitenciaria? ¿Cómo hubiera podido hacer la contrarreforma, la reforma contra sí mismo, si de su error hubiera emanado alguna responsabilidad? El ministro Ledesma es seguramente el caso más conseguido de reinserción social: fracasado como ministro tras la suelta masiva de cacos, pudo purgar su falta haciendo lo contrario de lo que haw. bía hecho, que es lo que se pretende con los huéspedes de Carabanchel. Lo dicho de Ledesma vale para el ministro de Educación, que se regeneró a sí mismo pactando con los colegas del Cojo Manteca. ¿Quién hubiera pactado si el ministro, antes de desmentir todo lo que había dicho, presenta la dimisión como si de un vulgar político gabacho se tratara? Nadie. Y el Estado hubiera dejado sin destino cuarenta mil millones de pesetas ¡Qué despilfarro! Lo mismo que de Ledesma y Maravall podría decirse de ia mayor parte de los ministros, y, por supuesto, del presidente del Gobierno. ¿Cómo hubiera podido mantenernos a medias en la OTAN el siempre sincero González si antes no hubiera prometido sacarnos? La dimisión es una costumbre nórdica y bárbara que de ningún modo debe entrar a formar parte de nuestra vida política. Es además muy posible que Bono tenga razón y el Ministerio de Defensa pueda emprender la construcción de parques naturales en toda la geografía nacional. Podían ir creando parques a medida que van cesando generales, de ese modo iríamos acercándonos al ideal del pleno empleo, que es otro de los asuntos en los que el Gobierno ha mantenido una y mil y ochocientas mil veces su admirable decisión de no dimitir jamás. En el próximo congreso del PSOE pueden poner a la entrada esta divisa: Antes morir que cesar Federico JIMÉNEZ LOSANTOS tiempo, refinada por largos siglos de civilización, enemiga irreconciliable de la ostentación y la cursilería. El alcalde Albistur quiere lograr tarifas especiales en trenes y en hoteles para aumentar la presencia de donostiarras en Madrid y de madrileños en San Sebastián. Ese contacto puede arreglar algunos de los problemas pendientes con mayor eficacia que ciertos decretos del BOE. Patinar en Madrid Circular por Madrid a media noche puede entrañar varios contratiempos: desde padecer la avería de algunos semáforos en peligrosos cruces, hasta sufrir la imposibilidad de atravesar algunas calles por la afluencia de coches estacionados en segunda fila. La noche del pasado domingo, 11 de octubre, se superaron éstas y otras marcas: en plena Gran Vía varios jóvenes se divertían patinando en el centro del asfalto tomando a los vehículos como inusitados obstáculos para sus acrobacias. Y no es la primera vez. Madrid- San Sebastián Hay que restablecer, con el esfuerzo de todos, la comunicación entre San Sebastián y Madrid, dañada en los últimos veinte años. Poco a poco se consigue: Javier Albistur, actual alcalde de San Sebastián, ha organizado inteligentemente algunos encuentros para promover un entendimiento mejor entre las dos ciudades. San Sebastián fue corte de España durante cincuenta veranos, los últimos del XIX y los 31 primeros de nuestro siglo. Pero por encima de eso, hubo siempre una tortísima corriente de cordialidad, de cultura compartida, de intereses comunes que hicieron muy viva la presencia de los donostiarras en Madrid. No puede pretenderse que Madrid piense en la admirable ciudad vasca para recordar solo las cocochas en salsa verde y las bañistas de la Concha. San Sebastián es una prodigiosa ciudad, abierta y recogida a un En Cartagena Los taxistas de Cartagena no estarán obligados, por motivos de seguridad, a trasladar a los usuarios al barrio de Los Mateos. Representantes del gremio se entrevistaron con el concejal del Ayuntamiento para discutir el grave problema que padecen con los viajeros que recogen o conducen a dichas barriadas: agresiones, insultos y atracos por bajar la bandera. Van a aumentar las medidas de vigilancia. No obstante: el derecho de admisión de pasajeros queda reservado para el taxista. La violen- cia campa a sus anchas como un pequeño Harlem que ha encaramado a los cartageneros. PUNTOS DE VENTA DE A B C EN GRECIA OLYMPIA: Kosmopoulos Apostólos Co. 4, P. Kondili Str. ATENAS: Blbas Andreas, 44, Panepistimiou; Skaltsa Brothers, 5, Panepistimiou; Plakopoulou- P. Pras G. and CO O, 18, Omonia Square; Giannakoulopoulos Idannis, 71, Panepistimiou; S. Pirpinia- A. Mantzouratou, 11, Metaxa Str; Binikou Despina, 10, I. Metaxa; Papadakos George, 7, I. Metaxa; Alexandra Andriopoulou, 127, Akti Miaouli; Silver City, S. A. International Airport; Koutrakos P. -Drakoulakos G. West Airport; Duty Free Shop SA, West Airport; Liakos Anastassios, International Airport; Duty Free Shop SA, International Airport; Hilton Hotel, 41, Vas. Sofias; Fkiaras Panayotis Holiday INN HO, 50, Michalakopoulou; Hellenic Newstands Caravel Hotel, 1, Meg. Alexandou; Manikas Stavros, 1, Kolokotroni; Tzouma Brothers OE, 3, Kassaveti; Giannakos N. -Polyzos A. CO. 6, Kolonaki Square; Porfiris Thomas, 1, Kolonaki Square; Lagiou Chryssoula, 4, Patr. loakim; Voyatzis Vas. and CO, Karneadou 7; Samouhos Anastassios, 24, Ath. Diakou- Royal Olympic; Tsigganos Charalambos, 2, Dorilatou; Dimitriadis loanb s,