Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Aunque nació en el madrileño paseo de La Florida, nunca se acercó a la ermita del Santo a llevarle los alfileres, porque le sobran pretendientes. Decía Quevedo que para que una chica vaya detrás de ti tienes que ponerte delante de ella. Así van los chicos, delante de María Elena. M Su cara, tan conocida para todos a través de la publicidad, donde tan pronto nos aconseja una leche como una lata de calamares o un adelgazante, es tan pizpireta, tan sonr i e n t e y c o n e sa chispa de ingenuidad q ii e dan los veintiún años, que no es extraño que haya copado todos los anuncios de la televisión. María Elena Hernández, que estudió hasta quinto curso de Ballet Clásico en la escuela de Ana Lázaro y más tarde con el profesor Granero, soñó desde pequeña con ser bailarina, pero harta de darle a la zapatilla ocho horas diarias se subió un día a la pasarela y de puntillas comenzó un I desfile de éxitos continuos. Tenía entonces diecisiete años, y un publicista al verla comentó: Será una gran modelo, su cara tiene chispa. Y a pesar de que la WEA le ha tirado los tejos para grabar un I disco, la chica del i anuncio tiene sus ojos K puestos en el cine y H estaría dispuesta a cruzar el Atlántico a nado si m Woody Alien, fl JHj HJH vKN 9 í r mientras coge TM H I H IH aire para su clarinete, le ofreciera un papel. Por Carmen FUENTES E metiste en esto de la publicidad de un modo casual. -Pues sí. Y no veas, tuve desde los comienzos la oposición familiar. Mis padres, de origen humilde, querían que yo siguiese est u el i a 1 d o e hiciese unas 1 oposiciones o una carrera... Pero a mí los libros no me ajustaban. I lacia los cursos a trancas y barrancas. Incluso llegaron a ofrecerme un puesto fijo en Telefónica, lo cual llenó de alegría a mi padre, porque eso significaba un trabajo seguro, con un sueldo a final de mes... Pero, la verdad, sólo la idea de verme en una oficina de ocho a tres me horrorizaba. Soy Libra, un signo que representa el aire, la belleza, el arte. ¿Cómo voy a meterme en una oficina? -Y el ballet lo abandonaste por completo... -No del todo. Sigo dando clases de vez en cuando y haciendo aerobio. T -Bueno, pero luego llegas a casa y te tumbas en el sofá a verte en la tele -No, porque tengo que preparar la cena a mi chico. ¿Y no sabes que existen sopas de sobre? -Pero no le gustan. ¿Y qué le cocinas? -Albóndigas. Es mi especial dad. ¿Y el cine no te tienta? -Ya lo creo, pero hasta el mo- ¿Cómo? mento sólo me han ofrecido un- -Sí, sí: sólo mido un. metro se- papel erótico, y la verdad no estenta centímetros v tengo unas tán los tiempos para hacer ese formas muy marcadas, lo cual es tipo de cine. Ni aunque lo exija una desventaja porque las mode- el guión. Me apetecería hacer los tienen que ser planas. Todo algo con calidad, cosa que no veo esto me condiciona y sólo hago en el cine español, que siempre Vida errante pasarela joven; es decir, en va- anda con la típica señora del pueinformal, -Pero tengo entendido que el queros y con ropatoco la altajuve- blo, el cura... nil, divertida. No cos- -Vaya, veo que estás esperanBallet Clásico Español te quiso fi- tura. do la llamada de Woody Alien. char... -Pero el mundo de la publici- -Sería estupendo, pero no cae- Sí, pero mis padres no me dejaron. Era demasiado joven, y dad te dará, en cambio, mucho rá esa breva. Además, no tengo experiencia. se asustaron un poco con la idea dinero. -No tanto como la gente piende tanto viaje y tanta gira. Así Cortísimos que un buen día, por casualidad, sa, pero sí lo suficiente para llevar una vida normal, sin grandes- -Pero sí habrás hecho cortos... me subí a una pasarela a hacer- -Más bien cortísimos con un desfile de ropa juvenil. Allí lujos. Piensa que algunas veces empezó todo. Mi cara les gustó y trabajo dieciséis horas diarias, moraleja incluida, y los hice para que me tengo que levantar a las la televisión. Eran historias sobre en esto estoy. Reportaje gráfico: Gonzalo CRUZ ¿Pero no hay mucha competencia y una invasión de modelos extranjeras? -Ya lo creo que hay competencia. Mira, cuando voy a un casting no sabes lo mal que lo paso viendo la cantidad de chicas monas que acuden, porque las nuevas generaciones están llenas de ente guapa, esbelta, estilosa... y todos quieren ser modelos. Pero hay pocos que viven exclusivamente de esta profesión. Son errantes, van de un país a otro exhibiendo su cara, y a los pocos años están quemados. Ten en cuenta que la vida de un modelo es muy corta y en el mejor de los casos llega a diez años. Con lo que menos te quemas es haciendo pasarela, pero yo no doy la talla. ocho de la mañana para el rodaje y a las diez si tengo sesión de fotos. Que ese mismo día empalmo y a las doce de la noche empiezo otra sesión. Todo esto con tu mejor sonrisa, tu mejor cara, sin gota de cansancio... Albóndigas