Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A Y A N por dcliintc Ucs cosíis qui? conviene sahcr: P n m t i a Ouo cuando 1o españoles llegan a Ami ncü. a Tmakí úc sipIoXV, i i no hay cahallos. a pcsax ijf hdhcr sidí Amcricii del N o n c en ciorln modOt la f madrCí- de la r i i í j equina (como qucdi dicho en IJ iniíinJutirion de o I- i sL ne) Secunda: 0 Í S rahallos viajaron pof primera vc ¿ci el secundo viaje de Ct ón. siendo ya e n esc mtiincino dtm Ju; in Rtulrígucz de Fonseea re onsabli- único de la organiíaeiún de los VMJCS colombinos (Morales Padrón escribe OMas iíticas al respcclo: i L o s obMi culos ¡iparecícTon bien pronto, y la laroa se hi u más ardua de lo que IdK impacienies Monaiciis deseaban. Los Rpycs Cjiolieos no cesaban de e nbir para que la escuadra, de 17 barcos y L 5 (X) Iripulanlcs y pasajeros, Ciiuvjeran pronLinienle dispucslos Y añade exprisT- amenic que Cou la prisa, hubo Er udes y engaños: kv cabaltoí fueron camhiados poT unos ¡ameljios infames en un délo de pura picíirev ca. V por vino ie íuminiMrú alc paiefido- Lo que demuestra eiaramt nie cuándo v que elasí de caballos fueron los primeros vn ir a lai A (Ti e ricas J. V LOS CIBB CABAim K LA IHTOKIA LOS CABALLOS DE LA CONQUISTA DE AMERICA (46) VJ que eslübjmos a punto para pa irnns embarcar- Dicho eslo, V tomo introducción a Los caballos de la Conquista lie Amencü- no hav más r e m e d i o que puntu ilizar a eo muy importante: que el caballo, ciertamente, fue decisivo en los primeíos, niomenios v qui a durante el primer cuntió de si U) de la prestancia española en el Nuevo Mundo Estos faniosos amm; iles- escribe Morales P a d r ó n- que galoparon or casi todas lav calzadas de uropa ye iranspiirtaron a Indias crmio factor bélico o como meto semi nia 1. padre de toda unii ¡i eneraeion acreditada. L o s servicios q u e en la lucha prestaron fueron considerables; se les cuidaba cím mimo y se les mataba con dok r cuando era necesario, bien ptuquc estaban heridos o par: i seivn de alimentos. El tudesco F e d e r n i a m v e n d o de Coro n I3o golá, los aJzaba con euer las por los precipicios. Si naeíJ un potrillo lo urropaban y metían en un. i hamaca que cargaban los hombres. El cruce de k i ríos lo hacían alando las canoas de d s en dos, de rtioilo íjue los cab ilkis llevaM- R los rem s delantcri s en una v los tra. ros en oira. En un principio, el indígena ereviV que caballo y caballero formaban una soln pie a Bernal. Eslete. Ileireran Aguado) de ahí su estupor cuando le veía dcsnimpíiner en dt s. Cortís supo aprovechar con astucia la admiración V temor que causaban las l esTias para el logro de sus objetivos. Oviedo, reeoí- icnda esta siirpre ia j enetal. estaribé: -E assi como kís ginetes dieron en la delantera o pnmera batalla de los mdio los pusieron en huida, porque ovieron mucho espanto de 1; i novedad, e nunta avian visto cst i manera de hombres a cjballo pelear eon ellos tií con olrtiS Tercera; Oue la primera n- ia- 01 cinn con nombres y apell ¡do de a los c. 1 baJks que llegan a América a procedentes de Esplmíi la da Ber- J! nal Día 7 del Casiillo en- lU famo- sa -Histona verdailcra de la quista de la Nueva E s p n aI- El o Eran cronista de l ¡i eonquisl i de a Mé? tico dio: en su obra; U do í esto ordenado, nos mandó aperci- 5 bir pura embarcar, y que los ca- i hallos fuesen repartidos en todos k njv s: hicieron una pesebrera y meliL- ton niueht maií e hicrha wca. u Quiero aquí poner por m mo- ria lodos los eab, illos e yeguas que pasaron: -Capitün Corles, un caballo easlaño iíaino, que lucíO se le murió en San iuan de Ulüa. L üslaiio cseuru, gran Corredor y Pedru de Alvarado y Hernán revuelto, í. ópeí üe Avila una yejLua ala 7 aJoan de Escalante, un cubalUí na. muy buena, de mego y de cacastaño r r e r a v d e s q u e líc iimos a la bueno. elaro tresulbo: no fue Nueva España el Pedio de AKaDiego de Orda? H una yegua turadt le compró la milüd de I yed a machorra. pa iílera, y aunque gua o se la lomo por fuerz. i. Alon! ri) llernan lez l uerlo Ca- corría píxro. Gonzalo Dominjiue un muv rrero, una yegua ruda de buena carrera, que le euniptó Curtes CLttemado jinete, un CLiballo eas diíu escuro muy bueno e gian por las lazadas de oro. corredor, Joan VelJíí uez de León, otra vegua rucia muy poderosa, que Pedro íion ález de Truiillo, un llamábamos- l- a Rabona- muy buen caballo ca iiaño. perfecto revuelta v de buena carreta. vaslaño, que eorrui muv bien. Cristóbal Lie O l í un caballo Morón- vetmo del Üay imo. un castaño et uro, h- iito bueno. eahalio overo, labrado J -h maFrancisco de Muntejo y Ak nso nos V era bien jt- vuelto de Avila, un cabjljo alazán tostaB: iena, vecino de hi Trinidad, do; no lúe bueno para cosa de un caballo ovtro, ali- o s br morguerra. cillo: ní. sidio bueno patJ cosa Francisco de Moría, un e: ihalU ninguna. 70 Uíres. el nuiy bunitn imete. un cabnilo muv bueno, de color castaño a k o eíaro. e buen corredor. OrlLz. el Músico, V un Bartolijme GardLi. oue W Í. tener minas de oro. un buen caballo o ícuro que decían el Arriero. Este fue uno de los buenos ciballos que pasamos en 1 armada. Jo; m Sedeño, vecino de Ui Habana, una yegua cantaría, y evia yegua p a ñ o en el navio. Íi re Joan Sedeño paso el mas rico S 1 dado que hubo en t Kia la armadii, piirquL iru o n; iv ¡ii uvo, v la vejLua. y un negro, e eaíabe, e loa no. piirque en aquc! lla sazón no se p dia hallm caballos ni negros si no era a peso de oro. v a e i; i eau i TU pasaron más caliallo porque no los hahia ni de que eonififLillos, Y dejallo he aqui. diré lo tiue allí nos avjno. Pero, de entre iodos esto anim a l e s d e s t a c a r o n el f a m o s o Arriero- el- Romo- el- Villano- el vZaimlIo etccTcra. y en espoeiiil aquel que Corte montaba el día de la mareh: i a las llibueras. el que dejó al cuidado del cacique de Tayasal, cerca del lago Pelen donde hoy está la pobiación guateiijallecii de Rores, Sobre este caballo llegó it crearse Uxla una leyenda, pues los mdios le levantaron un nonumenio de piedra y le adoraron con el n mibre de- Tziunehan- -o dios del trueno v del ravo. N, Lluralmenie de lodos y cada uno de tstos caballos habkiremoí en capjiulos sucesivos. Basle por hov dccii que Contra los caballos enínleó el mdio la liainpahoyo. y la luíleadora y que después se hizo su amigo, lo dominó v utilizo lan cfica menie como eí español Julio MERINO Próvimo capiíulo: -Arriero- eJ caballo de Hern n Cor e