Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
HUMOR LAS PINTADAS HORA que ya terminaron Lis vacaciones veraniegas y el Gobierno parece dispuesto a liincLoníii a partir de octubre debe preocuparse de esa medida esperada p o r m u c h o s c i u d a d a n o s ia aprohaeión de una nueva Lev. No dc conozco la esislencia de múltjples leyes, ufilisimaí algunas, que: nadie se molesta en cumplir. Pero ello no debe motivar que nuestros mini- itros caigan en el pesimismo, se crucen de brai os y dejen de legislar. Voy. por tanlOn a darles una pista para que esa afición no decaiga. Se trata de la ley de Fachadnis. Los múltiples grupos de opinión cíiistcnics en el país llevan años us. indo las paredes como plataforma ideológica a través de las pinradas moderno matiz de la liberfJid de expresión. No todos poseen el capital necesario para íundar un periódico y poner trabas a este pcnodismo popular, al alcance de todos los bolsillos; puede ir contra la Cí nsí ¡rución. I- a pin ada es el periódico del p u e b l o por el p u e b l o y para el pueblo. En su lucha por el establecimiento de una -sociedad democráliea avanzada- Eioaña envan ¿aüa t i o a n a encuéntrase en la etapa ue la deen la etapa ue mcKTada permisivat y por ello se permite ese ensucíainienlo A de paredes y otras cosas mas o menos sucias. C o n s t i t u y e el precio del avance democrático que lealiíamoí, sin prisas pero sm pausas. Ahora nien: estamos llegando a Ea anarquía de las pintadas y uice promulgar la citada ley de Fatbadas. Es preciso que cada grupo, cada sindícalo, cadn fracción política len a legalmente asignada una cierta cantidad de paredes del ámbito nacional, mediante el reparto de fachadas- Una vez realizado íisíe. con el atesoramiento de esperaos de las C C Ü O los A y u n t a mientos ejercerían la oportuna vigilunda para que en el edificio particular templo o monumento donde le corresponda a un sindicato expresar su opinión de no trabajar etcesivas horas a la semana, aunque sin llegar al extremo e! agerado deJ paro integraL venga un grupo ecologista a pintarraícar ijue los lo reros deben dedicarse a otras actividades menos peligrosas. Dediquemos una pared para cada ideología y unj ideologia para cada pared. Sigamos dando lecciones democráticas a Occidente. Puede España continuar, como hasTa ahora, siendo una dc las nutiones más pinlarra eadiis de Europa. Pero dentro de u orden, A través de una norma jurídica, Evaristo ACEVEDO JBK PÍ VM SS 1 mm. La columna de Isidoro PoT Isidoro LOi AMAS DE CASA -D u e r m e bien- q u e r i d a el ixilieia le prejiutiló: ¿Como m í j- üEce la niíidrc acarician- le flamas? t 4 e respondió: dn a su peíjuíña hija, y si ie- -J uan- Crisí óbal- de ja- er. o. ncs n e c e s i d a d de c u a l q u i e r ccisa, llama a nianiú, Pap i vendrá enseguida, N da contraria lanro a tina mujer como que sus amigas al- Ovisitarla i Hespérida mente vean- -La madre reprende a su la caía cu el Jinsnio esiado etí hijo, que rezonga ante la sopa: que se halla de costumbre, -D e aquí a veinle año ocairozaiás us oídos de una po- Obre muchacha elogiando la coAnuncio en periódico: midit de la caía de lu m ¿idre. Jorge. por favor, vuelve a Hoy. por lo tanlo, jcállale y casa: le haces mucha falta a los come! niños: ya pronto habrJ que- Ol. a esp sa fll mando, mien- etirtar el oísped de nut O, y el jardín no prospera sin urj gusaIras jíUL- na el dcspcfiador: -E l cafe eslá lisio... Lo en- no como Tú, Ttt amante e ípocontrará: en un larro, en ta sa. Mabci- alacena- Ü- UConfcsflha una madre: -El diJ que mi hijo se perd i ó en una mulrrrud m e di cuenta que era mu severa Cv n él Tenía cujtro ani v cuando- D o n bidnro. ¿v cuándo un hombre hace alarde que el es quiera lleva los panlaiones en castf, -Lo más probable es que u mujer le dii a cuales pantalones se ponj- a. T ¿n J 35