Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
bcJktJMTS Pero se alcanzi ci ohjctivo y comcnn la constnicdún (k- A avdAÓ de Don fcii Se diíípusíi que rc naves rerevaran a E píiñi en demand i c socOTT 4 ft. 0 (n seria varada en Li zana de Nombre de Jesús, para que sirviera de vivienda a rs pohladorci- Y la quinla, c i i n s l i l u i m el medro de citmuniueií n enire las dos ciudades macalláni as. Con h u i n c n l e n o Andreas de V i c d m j l u p a r i e n i e n í c di- Sarm i c n l o riescnlo por este cpm. manceho de fuerzas- buioO h- icía el norte un surgidero y ono via fluvial csiahle. Razonen de índole eeonomica y esiralégjea aconsejaban csti proyecartn: el agua paratitizarí, un. i necesaria- -y hasla u r í e n i e- e p l o l a c i o n aplicóla do a nicl Te m i o n o p o i o í r j p a n e de nada s e m r í a noblai y fortificar las onllas del E i trecho, si aJ norte de él podían los corsarios encontrar un puerto y seguir una vía óe penetración desde la que cacf sobre las ciudades españolas. La ria y eí cuiy del TÍO Gallegos fueron reconoddfTí por (os hombres que Vicdma dcsl- icó, señalando csla exploración el limite- piL- nTríonal de la zona a ci nl rolar por los pobladores. Cuantío esiaha a punió de fofmalL arv. un plan de ocupaoon, la única nave de que estos djspo- S mnuih U b e n d o meses más lar de. cuando atravesaba Frirnaa, fue nuevamcnic apresado, c i t a VC 7 por ios hupfmnies, quienes e Tc: u neíon durünle lies anos. Por fin. en septiembre de ISSít Pedro Sarmiento de Ciamboa, -envcjceído y agotado- -d i c e Laitdin. uno de sus biógrafos- Ikguba a Espana para moflí A n l e s habían sucumbido los infelices pobladores del Eislrccho de MiipaLlanes. cuva c i u d j i l mas importante- D o n t e l i p e pasó a la bistona con un nombre l e m blc. ací del diama beroitv que vmú ha ia su extinción: Puerto del Hambre. Cual rocíen f O cuatro S arios mas (arde Los c a m i n a n t e s un úia cualquiera en u n p u n t o c u a l q u r a del recorrido. Al fondo, el rio Gallegos man. surta con Siumiemo a bordo frcnie a Nomt rc de Jesús, fue arrancada del Estrecho por las c T c c i c n i c s P e r d i ó eJ a n c l a y rompió el único cable SÍUC le quedaba, de modo que lesultabíi múfil el r e i o m o a las turbulentas a uas del paso. Hubo el descubridor de poner rumbo a Kio de Janeiro, donde esperta socoiTt s de España c miento por si remediar a sus desamparados pobladores. Pero Mis afanes se c s i r e l l a r o n c o n i r a los c l c m e n l O i mientra aquellos nunca arribaron al puerl o brasdeno. Sarmiento, empobrecido y i n s t e acabó p ir embarcar con destii o a IÜ J eninsula a fin de suplicar al Res avuda para ¡as gentes que habían qucdadv. jislacti en el nnci. m a u s i n l lanceóle ci n lo descont ctdo. El resto de csia hisEona es Irag i c o el d c s c n l u r a d o m a r i n o c a w prisionero de pirales inítleses. q u e le c o n d u j e r o n a l lvLas crónicas, suelen reservar sus págLUiis mas doradas para los I r i u n f a d o i c s o i o r j j n d o a h s que, aunque perseveran les, fracasaron, una d o n a crepuscular v desvaida. Tai es el caso de Pedro Sarmienlo de Gamboa v de su iu aríemenlc Andrés de Viedma. mucrlo en algún lufiar de la cosía magaliánica. V para extraer de la penumbra a ambos personajes, n- ició. p r iniaitiva de un gni w de jefes, oficiales y suboficiales de nuesiras Fuerzas A r m a d a s- -i n s l i t u c m n a l m e n l e respaldad o s- un proveció, que, tomando