Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
FcrnariíJo Díar Plaja: Me parece absolutamente cierto que la gente solo envejece cuando se emperna en ellO Antonio Garrígues Waiker: Creo que en esta época existe una especie d e barrera psicológica cimentada en a idea d e que difícilmente se puede ya doblar o duplicar la edad rayas en la víd- i. Sonará muy tópico pero me parece absüluljimente cierto que I gente sólo envejece cuando st empeña en ello: si re obsesionas, está cJaro que acabas E: ons ¡gui Eidnlo, Hay hombres a los v c i r i e años que son viejísimos y otros que a ios sesenia están como pipiólos. B- so, c l a r o SI no existen problemas reales de salud. Porque también hay quien dice qu manÍLÍlicü v viejo eslá f u l a t i i l o iodo el dlá nejándose y pued ¿que i l. d ilanito (o que íenga es d Jiigado hecho puré. Eso por un lado, y p o r o i r t) esiá que t a m p o c o se ueden liacei estupideces: homres que a los sesenta años quieren coTTer con sus hijos, cosa que a los hijos, por cierto, no suele hacerles ninguna gracia, p o r q u t preHcren mil veces irse con í u amigo Pepe y que a los padres le- deja, por su parte, destrozados. Entonces se prct cupjn muchisirno y piensan ¡Me estoy haciendo viejo! Hombre, no. Hay que hacer d e p o r t e pero en m e n o i cantidad. V o por ejemplo, ya no puedo monliir a caballo, porque me lo ba p r o h i b i d o el m t d i c o peto ahora pr ictico lodos los dias la naiadún y me encuentro muy bien. Si me empen; if- i en correr t o n un chaval esiaria hecho p ilVo, ¿Que si esta es b i poca de mayor plenitud? No s e r i sexuáU porque eso est i clanaimo que no, aunque algiunos. para engañarle J mismos, dicen que disminuye la ¡actividad, pero que se mejora en b rcciuca EiiupiJcce Lo único por lo que puedes que le lo p, ises mejor es poique como sabes que hav menos oca -iones. Las iprovcchas al m a M m o las sacas e l mayor p a r t i d o Sin eiiih; irgo, J esTü cdnid, un fenómeno que si sude ocurnr muy a menudo es el que ios m lescs llaman i n l j i u i cion e decir, que en determinados s i a l u s p r o f e s i o n a l e s como es el d i los ejecutivos, ios profesores o los médicos, se m i cian relaciones presuntamente amorosas entre las chicas jóvenes que trabajan o csludiLin hajo su tutela y eslt s hombres ya maduritos. No es verdadero amor, sino una confuiiion de éste con la jidmiraciónr Pero como ellos se Jo creen, abandonan a sus esposas de lodü la Vida para, a os pocos años, voKer a llamar a la puerta de su ex porque la hií. (oiiri se ha acabado. Es algo que ocuíre iodos oí. úisi, cimentada en la idea de que va difícilmente se puede dupbcar La edadr Ello, esta sensjuOn, provtv ca unos sentimienfos s y una forma diferente de enfrentarse a la V K I I aunque cada cual lo asuma a su manera. En cujnto a problemas espeeifitos en esie periodo, como depresiones, hipocondrías, etcétera, pienso Tjmbién que cada cual puede desarrollarlos o no dependiendo de su propia forma de ser. Personalmente pienso que en este m o m e n i o vic il. c o m o en t a n t o s oíros, ciislen problemas y ventajas, pero también estov convenadn i e que puede convertirse en la época lie mayor plenitud t n lo vida del hombre por mucha: rabones. Y o poi e emplo. no me cambiaría de ningún modo por los veinte años. Me siento muy bien ahora y es una utopia que no me interesaría realizar- S E ÁDlonio Garrigues Waiker: Pros y conlrasw Sí, efeetiv iiience creo c ue en esta época exi ie una especie de barrerü psicohSgica producida o le