Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
fose: TOiaf en ocasiones los vemlícinco ü treinta años el hombre comienza n vivir la llamada primí- T 3 mailun: z hasta aproximaJ mente los cuarenta v antt o tincuenlj, A ejira cilaJ comenían. T la- segunda m duíCi que es ci penodo que ntrs ocupa durante el L u; il L I humhíe vive una poca de ir msición. de replanieamienio de ÍÜ piisíurii viíal. incluso en d ámhjto familiar y laboral Di spuús surge la juhtlación iniomcnto en el que pueden aparecer p r o b l e m a s de todo tipo: blolúgicos. S (x 4 ales v psin lúgieos, porque no eniste loüaV íy una plena coiieiend di n de que las persunas jubiladas pueden disfrutar de veinte añns fantásticos de su vida y muchos hombres llegan a esta etapa en naalas eondicmneíi lísieas y psíquicai La tcrccia edad y la d e n u m i n a d a cuarta edad- pnr algunos autores, al haber aumenladu la expcetaiiva media de vida, compietarian dichas minución de la libido o apcliío sexual pijr lo lanto. a una menor írocueniia en sus relaciones intimas. Asi, a partir de los cuarenta añíH, s! va apreciando una paulaiinu disminución hormonal, más ieusada en unos individuos que en otros, dependiendo de diversos tactores: genéticos, de la propia constitución, de la alimentación- y lambAén, y muy especialmente, del consumo que se halla hecho del tabacij, el alcohol v de su í rado de stress Esta disminución de la icstoslerona (hormoñas masculinas) es paralela Ü un aumento de estrogenoi (hormonas lemcninab) que a partir de estd i dad se aprecian en mayot pronorcidn que en el organismo de los hombres mis jóvenes Por otra parte, y al margen de los cambios hormonales, el doctor Obeira apunta que durante esta etapa suelen ser muy frecuentes las enfermedades psicosonuUicas, üue llegan a su culmen en esta edad acompañadas por otro tipo de sintom ato logia depresiva. Puede decirse que si a los cuarenta años es cuando el índice de enfermedades mentales es mus bajo en el hombre, a partir de los cincuenta suelen producirse más depresiones, TambiCn es dcstacable el número de ingresos por causa del alcoholismo. A esta edad aproximad imente un seis fKir ciento de nuestros pacientes sufren sus contenencias. con irtifndose en la mayor proporción de hospiíalizacirtn. Tamtién los problemas coronarios suelen tener cierta incidcnaa a esta edad, -muchas veces provocados por el stress V un ritmo de vida poco saludable: el llevar o haber llevado una vida ordenada es una de las mejorCE prevenciones para afrontar bien esta etapa de U vida, EsiOt unido al hecho de que sm un provecto el hombre nunea estará satisfecho ni higiénicamente sano, es clave a esta edad. Ls ilusn n en la vida e la piedra de toque para una buena salud mental, rodemos afirmar- concluye el doctor Cibeir a- que en las distintas etapas de l3 propia existencia y especialmente en Ésta, caracterizada por un replantcamiento de tipo vital, la capacidad de jjulocrftiicaH el poder relacionarse con los t emí ¿y eJ aceptar lo que se es y tiene son las bases para una buena salud mental y, por t a n t o para una vida mucho más plena Pesan u sueños, no los años Pero centrándnnoi ya en el periodo denominado- segunda madurez el doctor Aurelio Usón, a n d r ó l o g o afirma que en esta etapa una de IÜS cuestiones tund a m e n t a l e s q u t se p l a n t e a el hombre es la disyuntiva entre lo que quería o pensaba ser y la realidad, En este momenio de la existencia, si una persona no ha alcanzado La cima profesional, por ejemplo, o no ha conseguido llegar a realizar sus sueños en este sentido dificilmentc lo va a lograr. Por ello, en este periodo cuenta mucho el estado anímico: el ansia de superacü n. Hay que tener en cuenla que el hombre empieía a envejecer cuando pierd e ilusión. No es una euestión tanto de anos como de sueños. Asimismo, el ductor Usón añrma que entre los cuarenta y los cincuenta años, e íneluso durante asía decada hasta la de los sesenla. el varón- ¡vive una de sus etapas de mayor capaeitaeiín intelectual Primeramente, poique la experiencia adquirida hasta ese momento es muy importante en todos los terrenos, tamo personales como profesionales, hasta tal punto que incluso me atrevería a decir que hasta los cuarenta el hombre lleva una vida sosa en la que no suele tener la posibilidad de enfrentarse con la realidad de sus propios sueños, es decir, con la puesta en práctica o reali aeii n tle sus aspiraciones, A de ei. a edad la po- iibidad de vivir una de épocas Earlirinteresantes y lie misus bn una más plenas, palabra, el hombre puede empeMT a disíiuiar mas prolundümente de la vidíL a los cuarenta o cuarenta y cinco años. No obstante, exisie una ten 12 Manolo Summers: Ahora tengo mas p a t a s de gallo y unas bolsas en los ojos como Jas de Felipe González dencia contraria que se manifiesta a partir de estas edades, en la que muchos hombres hacen un planteamiento, digamos, negativo sobre lo que ha sido su vida y lo que sera su futuro mí s o menos próximo, acompañado por una rdida, como afirn iha el doctor son, de dusioncs, de sueños de cara al mañana. En este sentido, la idea d t la jubilación anticipada mlluvc negauvamcnle en algunos hombres. Saber que se está en el culmen de una earrera y que en unos años no ie va a ser nadie a nivel profesional puede producir serios problemas en di terminadas G suelen er mjiyorcs y empiezan a hacer y vivir su propia vida, con todos ios cambios que ello conlleva en la estructura fanjiliar. existen una serie de alteraciones endocrino lógicas, de transformacion e s e n el o r g a n i s m o d e l o s varones, no tan drásticas o significativas como las que se desarrollan en Ja mujer a esta edad, pero también importantes. i Es dil icil aplicar una regla ri a. pero efectivamente, aunque el periodo de aparición es muy variable, a partir de los cincuenta años el hombre suele entrar en una etapa de disminución de su i or tísico y sexual, aunque existen muchas excepeioncs, lo que demuestra el hecho de que algunos hombres, superada la barrera de los setenta años, tienen hijos- -afirma Aurelio Ust n- Sm embargOn es cieno que a nivel general cuelen apreciaric cambios lenticulares que conllevan a una dis- personas, H Cambios en el organismo Pero al margen de los factores puramente psicolúgicos o sociocullurak como es ia Transformación generada por el hecho de la independencia de los hijos, que Manolo Summers: Palas de gaJIo SS, claro que he notado cambios al cumplir los cincuenta. Ahora tengo muchas mas patas de gallo y unas bolsas en los ojos como las de Fchpe Gonzale ¿Además, me salen michehnes y no hay manera de rebaiar estó- E n la s e g u n d a madurez, el varón puede vivir u n a de las épocas más interesantes y plenas de su vida