Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
DIALOGí LIBRE -E s usted un auTíHÜcia... -N o n o Y o hice, con una beca, d B í i f h í l l e M t o Superior. Mú Uirde, con un i m b u j o do mozo de carga en el mt- rcüdo de Le upi. se uí esTudíando, Recuerdo que en aquel trabajo nos llitmabaíi- ntos liiriüro v a los que íbamos n cargar y descargar camiones sin esiír en la asociación de tos mozos de cargii. En aquella ópue; i irabajaba tambión como soldador, oficio que aprendí por necesidad, porque ya comprenderii que mucha vocación de soldador no Icnia. (E s a raíz ús aquelt i e t a p a cuando A n l o n i o Gutii rrtfz liuní qutí Irasladaise a V j k n c u Es d año lyóM, ireinia y tamos d i l i gentes de C C O O son deienidos. A m o n i o concinúa allí su actividad siniücnl V el azar li- Heva a la Umvefsidfld, donde c marricula en Ciencias ísit a en la r. iwn de Tísica T e ó r i c a carrera que no l uede teimmar debido a la nece idaí! de una nueva cscapadj I- -PeimiT. ime que vuelva al présenle, t- Vee u levl que su imaiien ha conlTíhuido de alguna numera a su n cen o ei el sindicato en que se muere Sonríe por primera vez: -M n Comisiones Obreras no se ew lueiona a biise de imágenes. -v u e l v e a s o n r e í r- y si asi íucsc, aquí hay ix mpañeros y companeras que poi- írLin estar en el mJs al o puesio en esa cseala de valores e leLleo Aquí se ev ilucii na en base a cnLefíos mucho m s senos. -E l hecho de que asred tiene ya la etiqueta de i d c l í í n- J i a s t a dónde llegan sus a. spiracionef. políticas? -E n un sindiciilo, hahrí; i que ser niuv íonto o muv pt brc de espírilu si se tuviesen esas aspiraciones, l- n Todo caso admitiría que tengo, que tenemos, ¡ispiracione de otro lipo es decir aspiramos a ser un j í i u p o con una fucr a st cial que sea reconocida, porque, aunque La enemoSn esta deniixiratia sf resiste aún a reconí ceT- Pary las aspiraciones polilicas a que usied se refiere existen oíros campos, pero no en un sindicain v menos en un sindicato como C C O O eon aspiraciones de cambiar la situación social, esté quien e ie en el Gobierno. (lace una pausa v ajire a: -E n í i s p a ñ a dejarse tcíitar por el poder es verdaderímente p o b r e l ó n Porque el Poder en este pais. a diferneda de otros eslá colocandí siempre a España en la cola del mundn. por deoajo de to que le hubiese i oriespondido en las distmtas etapas de nuestra Ihslijrja. El Poder, aqut, es una especie de Satanás grosero, y hav que ser, por tanto, muy pobre de espíritu para deiarsc tenTar por ese Píwler. Oíra cosa es la ambición por renovar las esiruclüiüs, por conseguir el progreso... -A S I que quedan rdcalislas. Usted renunciaría hoy a una earteru ministerial si se la uíreeiescn? ¿Diría usled que no? -Rotundamente. Diría que no. Entre otras ra 7o nes, porque, muy de acuerdo con Goethe, esas ten iiciones que linal Fausto acaba No me asusta la miseria económica. Me aterroriza la miseria moral mii as. culturales. poliiic- Ls, etcéI L Í I pueden mducir a ciertos sectores del proletariado a posiciones mas a la derecha. -P o r e j e m p l o en su propio Nndicjito. ¿hay militantes de de (ecbnisV- P u e d e haberU- s- Por EIUL noV En nuestros l- sraíutoí; no hay objeciones a l o i credos oliticos. O t r a eoia serán los problemas i ue ellos tengan con sus propios partidos, ¿l: i ¡sten en c ic sindicato afiliados que cobren mas de irescjiíntas mil pesetas mensuales? -T a m b i é n Üsíov seguro. Piense usled que, en las ultimas elecciones, hemos obtenido la mayo- S i n embargo, permítame que ríü en las ingenierías de este país, msista. Lkted tiene otras respí n- y en el Colegio de Técnicos Insabilidades; poi ejemplo, la. s ifco- dustriales hemos avanzado inclunomieas. Usled tiene una hi a y si. 1 mas que cualquier otra fuerza no se hasta qué punto puede, cti- smdical. En Comisiones Obreras camenTe. renunciar a un mejor hay profesionales con puesTos de nivel económico. gestión y dirección en empresas- E n este s e n t i d o tengo dos que esian de acuerdo, no ahora, ideas muy claras. Una, que si yo amo desde siempre, con las posielegí esta vida, ya sabía que no eíones de Comisjones ubreras. era pata vivir en la opulencia ni- Permítame ahora una pregunm u t i l o menos. O t r a es que b ta, hasta cierto punTu suLierHcial, gran responsabilidad con mi hqa Es su mujer militante de Comies la de que, cuando sea m a o r siones Obreras? y en el c iso afirnunca escuche que su padre la mativo, t ue usted quien indujo a ulili o como pretexto p ra hacer su afiliación? cosas en las no creípj. Mire u led: -S I mi mujer es de Comisioyo soporto perfectamente la mise- nes Obreras, pero yo no iniervine ria eamómica, entre otras ra 7o- para nada en ello, V o conocí a nes, porque csloy acostumbrado m i m u j e r en u n a h u e l g a D e a ella desde s i e m p r e Pero no aquella huelga salí despedido y puedik m podrui soportar la míse- casado. Y sigo casado con esa na nioral. En eso que anjficmsa- única mujer... mente se llama la- clase política H o m o r e ya supímgo que el se pasa con demasiada tacihdad sindicato no impondrá la pohgade una a otra miseria. niia... -Dejemos pa. sar ahora un cor- C i a r o- r í e- pero se lo punlo espacio de iiempi (uando us- tualizó porque ahora se llevan a ted tenga cincuenta años, es de- otras cosas. Üuiero decir que ni cir. L n el siglo X X I quien go- en o ni tuve nunca ninguna otra. hemar. i Jíspana Kn ese a. specto, casi sov sin u- l i confian a me dice que un lar, Gobierno que sea tapa? de colóEn é w y en otros muchw ascalla en el lugar que le corres- fieclos, parece siriguhr este oven ponde, Vn Cjohierno de izguier- sindicalista, que. con quince años d; is, pero no como ésle, obvia- escasos, se convertía en pionero ni eme- de un grafiftif i n con I orm isla y- Ustedes siguen un tanto ob- prohibido. sesiondos con términos sempiterEste delfíní -c a s i coronado nos. Dcieeha. izquierda. j, Us- y a- y qUe parece recoger la anted se niega a concebir un prolc- ioichá de laroelino para convertanado de derechas? Mrse en piromano de situaciones- -Db elivamcnte. sí. No lo con- oue el ainsjdera injustas. cibo. Otra cosa muy diferente es Con la antorcha, un arco tenso qiíc influencias procedentes del y un carcajo lleno de inconforpropio sistema, influencian, econó- mista trechas. J l l s t i l i c a n J i Liin i q i i e i t dul- yugí p o r y u g o p r e h e r o el TUVO no merecen la pena. I- s decir, venderá por un poder eonviinrural, V vo i agregar algo, líov por hnv, tampoco efGi bierno lie helipe (ionzalez es capaz de oíreter un Poder Liuli momo. verJaderümemc libre. Si a mí me ha defraudado Felipe G o n j a l e es porque creo que es un hombre que no ha silbido conquistar el Poiler, sinn que ha sido cautivado p o r él De manera q u e re umiendii la rspuesla. nunca aceptaría un puesto en el que tuviese que seguir las direttiices de otras luer as opuestas al ínteres de Ins Ira bajadores, Sería m u y pobre de espíritu sí tuviese ambiciones políticas RepoftaíB gráfico: Gonzalo CRUZ