Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
64 ABC RELIGIÓN DOMINGO 11- 10- 87 Se cumplen hoy los veinticinco años de la apertura del Concilio Vaticano í! la gran asamblea ecuménica que ha llenado los últimos lustros de la vida religiosa del catolicismo y ha condicionado el de- los demás grupos cristianos. Aquella mañana él Papa Juan XXII! rodeado por dos mil quinieníos obispos llegados de todo el mundo, abría Cuando en 1958 el colegio de cardenales, tras la muerte de Pió XII, eligió para ocupar la silla de Pedro al anciano cardenal Roncalli, que tomaría el nombre de Juan XXIII, nadie hubiera podido imaginarse que aquel Papa que todos consideraban como de transición fuera a ser, poco tiempo después, el verdadero Papa de la transición de la Iglesia, atreviéndose a realizar lo que habían soñado, pero no realizado sus predecesores. Efectivamente, ya Pió XI había encargado algunos trabajos preliminares para un posible Concilio. Y también Pió XII lo tuvo entre sus proyectos. Pero en ambos casos los dos Papas fueron desaconsejados de una aventura que a muchos parecía peligrosa. Era más cómodo y simple gobernar por decreto. Había, incluso, quienes pensaban que, una vez definida la infalibilidad pontificia, se habían vuelto innecesarios los concilios. Pero Juan XXIII, en su ancianidad, se atrevió a lo que a otros atemorizaba. El Papa Roncalli creía en la fuerza de la- libertad creativa. Y no sólo convocó a los obispos del mundo entero, sino que puso en sus manos la más amplia libertad para rehacer o reformar los textos que previamente habían sido preparados por la Curia Romana en una dirección prevalentemente conser- reno ad 0 ra está at vadora y de reafirmación del pasado. Pronto se vio la. fecundidad de aquel espíritu de libertad. La asamblea modificó los viejos planteamientos y, guiada por los dos famosos discursos de Juan XXIII el 11 de septiembre y el 11 de octubre de 1962, planteó los caminos conciliares no como una simple reafirmación de la doctrina del pasado, sino que, partiendo y confirmando lo sustancial de esa tradición, convertirla en una tradición creadora abierta al pensamiento del mundo contemporáneo. Dos fueron los grandes ejes del Vaticano II: rejuvenecimiento interior de la Iglesia católica y apertura de la misma hacia las demás confesiones cristianas, hacia las religiones no cristianas y hacia el mundo y la cultura de hoy. En él primer apartado la reforma más visible fue la litúrgica. El Vaticano II comprendió que el culto cristiano no podía encerrarse en un planteamineto puramente mistérico al que los fieles asistieran sin comprender lo que los sacerdotes hacían y sin participar activamente en él. Quiso, por ello, el Concilio que, sin perderse los aspectos esencia- 7 Juan XXIII -Oanlenal primado: Los trillos de! Cooolüo- Ciudad del Vaticano. M. C. La reflexión sobre ta Iglesia, el ecumenismo y la mayor participación de los fieles en la liturgia son algunos de los frutos del Concilio que el cardenal primado, monseñor Marcelo González, destacó en unas declaraciones a Radio Vaticana con motivo del XXV aniversario del Vaticano II. Como consecuencia del Concilio se ha ganado mucho en la reflexión sobre la Iglesia y en el concepto mismo de Iglesia así como en el amor a la misma. Aunque este amor hayatenidc turbulencias y manifestaciones muchas veces muy desenfocadas. Es muy importante- dijo también el Primado- lo que se ha conseguido en el ecumenismo. Se puede decir que el encuntro de Asís del año pasado es un fruto del espíritu del Vaticano II El arzobispo de Toledo subrayó la mayor participación de los fieles en la liturgia: Hemos ganado mucho en la liturgia y el pueblo se siente gozoso de esta participación afirmó. Refiriéndose después a la nueva situación de la Iglesia española puso de relieve que se ha ganado en libertad: Libres ahora de los condicionamientos que podían derivarse de ciertas situaciones políticas o de una confianza excesiva en la ayuda que podía venir de tos poderes temporales, lógicamente se ha ganado en el deseo de evangelizar El mundo se sorprendió, gozosamente, al descubrir con el Concilio un nuevo rostro de la Iglesia que desconocía, un mensaje nuevo. Pero pienso que. se ha quedado sólo con lo mas externo y superficial, del Concilio, sin prestar atención a la radicalidad evangélica que el Concilio quiso poner de relieve dijo por último el cárdena! primado. cr Primera etapa conciliar (del 11 de octubre al 8 de diciembre de 1962) 11- X- 1962 Acto inaugural del Concilio y discurso del Papa. 13 20- X- 62 Constitución de las Comisiones conciliares. 20- X- 1962 Mensaje de los padres conciliares al mundo. 20- X al 7 XII Se discuten los esquemas sobre la liturgia, la revelación, los medios de comunicación social, la unidad de los cristianos y la Iglesia. 8- XÍI- 1962 Clausura de la primera etapa del Concilio sin haber promulgado documento alguno. Constitución de una Comisión coordinadora encargada de rehacer los esquemas. 3- VI- 1963 Muere Juan XXIII. 21- VI- 1963 Es elegido Pablo VI. 27- VI- 1963 Pablo VI anuncia que la segunda etapa- de! Concilio se abrirá el 29 de septiembre. 14- IX- 1963 Convocación de los padres conciliares. Nombramiento de cuatro cardenales delegados, encargados de dirigir los trabajos de! Concilio: Agagianian, Lercaro, Doepfner y Suenens. 5- XI al 2- XII- 1963 4- XII- 1963 2- V 1I- 1964 Segunda eta (del 29 de septiembre al Discusión de los esqu de las diócesis y sobn Clausura solemne. Ve tución sobre la sagrac dios de comunicación Reforma del reglamen tes. Tercera eta 15- IXai 20- XI 1964 (del 14 de septiembre al; 21- XM 964 Discusión de los text oficio pastoral de los dios y las religiones r lado de los laicos, los Iglesia en el mundo r los seminarios, la edu Clausura de la tercera