Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC pág- 62- RELIGION -DOMINGO 11- 10- 87 Buena nueva DIOS INVITA ATODOS El Señor Dios enjugará las lágrimas de todos los rostros, arrancará el velo que cubre todos los pueblos. La muerte será aniquilada para siempre Isaías Estoy entrenado para todo: la hartura y el hambre. Todo lo puedo en aquel que me conforta Pablo Leemos en San Mateo la parábola de los invitados a las bodas. Ante la disculpa de los amigos, el Rey manda llenar el banquete de la gente que va por los caminos, buenos y malos. Entre los mendigos hay uno sin traje de fiesta. Los primeros son excluidos del banquete para siempre y a éste manda que lo arrojen a la noche. La invitación de Dios es la vocación inherente a la fe cristiana. La fe cristiana no es un depósito sino una tarea, pero una tarea que, además de resultar festiva, ha dexulminar en un banquete que el Hijo ofrece a la humanidad como éxito sobre el dolor, la ignorancia y la muerte. La clave de esta tarea, que puede ser dura y lo es, está en Cristo del que procede la fuerza y la seguridad. Cuando Jesús pronuncia esta parábola los invitados eran los dirigentes religiosos que ostentaban los dos poderes; la muchedumbre de buenos y malos que van a llenar el banquete son las prostitutas y los forasteros de los domingos pasados, que van a escuchar el evangelio y aceptar la invitación. La parábola hoy habría que referirla a la catolicidad, clase y tropa, que andamos ocupadísimos con los asuntos de Manmón o acalorados con los matices del llamado depósito de la fe. ¿Por qué depósito? San Mateo, como es su costumbre, introduce episodios y apostillas finales. En este caso habla de uno de los mendigos que está en la mesa, pero no tiene traje de fiesta: una extraña dureza del Rey (Dios) con un invitado que él mismo arrancó de un camino. La anécdota no es dura sino oportuna y esclarecedora: Todo hombre es capaz de luz suficiente, vaya por los caminos que vaya. No basta ser mendigo o forastero para ser preferido, tampoco es mejor ser prostituta que madre de familia. Hace falta un ropaje mínimo, posible a la prostituta, no infalible en la madre piadosa. Hay que llevar dentro algo de luz e incorrupción, y puede haber alguien que pertenece plenamente a la noche. La luz imprescindible para ser llamado es algo personal, interior y fruto del diálogo directo de cada uno con el Espíritu que, en estado original, sin etiquetas, aborda a cada hombre y le capacita para la boda de Cristo en los lugares y caminos más increíbles. Dios invita a todos y sin mirar a quien. Jaime Ceide Intervención de monseñor Sebastián contra el separatismo en la Iglesia Importante discurso del secretario de la Conferencia episcopal Roma. S. M. El secretario de la Conferencia episcopal española, monseñor Fernando Sebastián, intervino ayer en el aula, sinodal. El prelado español dedicó su discurso a aportar algunos conceptos teológicos que sirvieran de clarificación al concepto de laico, que según él debe estar en la base de las ulteriores discusiones. En esta misma línea se habían pronunciado en días anteriores varios padres conciliares, entre ellos el cardenal Ratzinger. El obispo español comenzó su intervención afirmando que al hablar de los laicos en la Iglesia y en el mundo hay tres tipos de problemas: teológicos, organizativos y prácticos y que él se iba a dedicar a hablar de los de naturaleza teológica. La teología sobre el laicado y la consiguiente espiritualidad- afirmó- hoy muy difusa, nació en épocas y con impostaciones anteriores al Concilio Vaticano II. No tenemos todavía una teología y una espiritualidad del laicado derivadas directamente de la eclesiología y de la espiritualidad conciliar. Esta situación- continuó diciendo- produce dificultades y carencias importantes: teología y espiritualidad laicas excesivamente reivindicativas, condicionamientos excesivos a la dialéctica clerical- laical, teología y espiritualidad laicales centradas en la categoría de la secularidad; omisión de los elementos específicamente cristianos y comunes a todas las vocaciones cristianas. Se refirió después a uno de los problemas eclesiológicos fundamentales, la vocación específica del seglar: No se puede describir la vocación del laico mirando sólo a aquello que los laicos cristianos deben hacer en el mundo. Es también propio de su función participar activamente en la vida interior de la comunidad eclesial, con diversos oficios y servicios. También forma parte de la vocación del laico el poder ser llamado al ministerio apostólico y a la vida religiosa contemplativa y apostólica. Por último, dedicó un apartado de su intervención a aclarar la pretendida división de funciones entre los clérigos y los seglares, según la cual se debería producir una rígida distinción: Iglesia para unos, mundo para los otros. Fernando Sebastián, que calificó esta forma de entender la función de sacerdotes y seglares de precónciliar dijo que el cuadro de las vocaciones cristianas no es un rígido esquema hecho de dos bloques contrapuestos: clero y laicos. Hay una base general y común, la de la vocación cristiana, que es permanente y debe ser cultivada intensamente. De ella nacen y se alimentan las diversas vocaciones. No es verdad que los clérigos deban ocuparse sólo de las cosas santas y los laicos de las profanas Continúa en el aula sinodal la tensión entre los obispos y los movimientos laicales Roma. S. M. La atención se centró en cuatro intervenciones muy esperadas, de las cuales sólo una respondió a las expectativas y dos no se produjeron porque monseñor del Portillo no llegó a hablar, monseñor Ballestrero realizó una intervención completamente teológica que no tocó para nada el punto de los movimientos y monseñor Martini se ausentó del aula. La sorpresa se produjo cuando, después de concluida la sesión, nos entregaron a los periodistas el resumen de la intervención de Martini, como si hubiese estado en el Sínodo y hubiese pronunciado el discurso. Poco después, el portavoz del Vaticano se presentó para aclarar el error y pidió que el contenido de esta intervención fuese sometida a embargo hasta que no se pronunciase en el aula. Respetaremos por ello el contenido de la información, pero creo que podemos decir que se trata de una intervención especialmente crítica frente a algunos de los movimientos laicales surgidos en los últimos años y especialmente ante la distancia que algunos de ellos muestran para con los obispos. Monseñor Cordes, en cambio, sí que intervino y lo hizo de forma contundente. Su discurso fue una defensa clara y abierta de los movimientos y un reconocimiento del enfrentamiento que se está produciendo en Italia entre algunos obispos y algunas asociaciones laicales, especialmente Comunión y Liberación, aunque no sólo ella. La reacción de los pastores ante los movimientos espirituales, no son sólo positivas, sino también negativas- afirmó- Algunos expresan publicamente su escepticismo, pidiendo a grandes voces que se les prohiba Para Cordes, la solución al conflicto se encontrará si se enfoca el problema bajo un doble aspecto: primero, una perspectiva espiritual, no política. Los pastores- d i c e- no pueden dar una respuesta política a los problemas El segundo punto de vista a tener en cuenta hace referencia al antagonismo que a veces se produce, conflicto que, en el asunto de los movimientos y en otros puntos, se presenta entre las iglesias diocesanas y la Iglesia universal. Monseñor Cordes afirma que, en estos casos, el equilibrio sólo es garantizado por la cátedra de Pedro Cordes concluyó su discurso citando una frase de Pascal: La multiplicidad que no se resuelve en la unidad es confusión, y la unidad que no deriva de la multitud es tiranía. FISURA DEL ANO Tratamiento definitivo SIN DOLOR, en sesión ÚNICA ambulatoria. Calle Princesa Teléfono 445 20 57. (Previa petición) Particular vende en Madrid, zona Jerónimos OFICINA DE ALTO STANDING 85 metros. 28.000.000- Teléfono 552 63 08