Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
22 ABC OPINIÓN DOMINGO 11- 10- 87 Prensa extranjera La discreta y eficaz Gendarmería Discretamente, la Policía fronteriza y la Gendarmería francesa interceptaron el pasado 7 de octubre, en el País Vasco francés, a dos supuestos miembros de ETA militar. ¿Coincidencia? Estos dos servicios son, desde hace varios días, los más inclinados a criticar la operación policiaco- periodística desencadenada el 3 de octubre en los Pirineos Atlánticos. Es la Policía fronteriza la que detuvo, por la mañana temprano, a González Valderrama, llamado El Mono en un apartamento de Bayona. Valderrama es considerado como un especialista en artefactos explosivos de relojería. Fue detenido en casa de dos franceses, de identidad todavía no revelada, en compañía de dos refugiados vascoespañoles. Según fuentes policiales, El Mono podría haber sido el autor de la preparación de las bombas para la guerra de las playas de 1986 en España, y habría acumulado una considerable cantidad de material electrónico y de precisión en su apartamento de Bayona. Después de que la Policía española detuviera en enero a la mayor parte de los miembros del comando Madrid de ETA, la policía francesa de fronteras descubrió un camión de la firma Tenaquin, sociedad familiar infiltrada por miembros de ETA, dedicada al material electrónico y utilizada para la fabricación de explosivos accionados a distancia. La Policía francesa estima también que los vehículos de esta firma han podido servir para transportar, ocultos en su interior, a comandos terroristas desde los Pirineos Atlánticos a Madrid. También el miércoles, la Gendarmería de Bayona detuvo a Miguel García Miguel, El Peque considerado en España como el jefe de los comandos en Navarra. Otra actuación de la Gendarmería interceptó ese mismo día, en un control en Arbonne, a Inés Irracabal, vasca española que se encontraba desde hace varios meses buscada por la Policía francesa por tener pendiente un mandato de expulsión. Quizá estos arrestos coincidan involuntariamente en cuanto a su fecha de ejecución, pero demuestran la eficacia y los métodos discretos y coherentes seguidos. La operación del sábado día 3 ha sido de tal amplitud y ha suscitado, desde Bayona a San Juan de Luz, tal conmoción, que en el País Vasco francés abundan las descripciones tragicómicas. La Policía y los gendarmes especializados en problemas vascos no son los últimos en reír o en lamentarse por este excesivo despliegue de fuerzas. Le Monde (París) -Cosas que pasan: LAS BUENAS BRISAS LLÍ se meditó el negocio. Sobre la cubierta del gran barco y con el Mediterráneo azul como testigo. Las velas embarazadas de suave poniente y la proa blanca, cortante y silenciosa, sirviendo de referencia al crespuscular juego de los delfines. En la bañera de popa, amplia y confortable, el magnate caribeño y sus ilustres invitados, tomaban la postrera copa del atardecer de agosto. Pero bueno, bueno, bueno, qué delicia de vida. Setecientos cincuenta millones de pesetas invertidos y treinta mil de ganancia. En medio de ambas cifras, un proceso oscuro de expropiación, otro más oscuro de reprivatización, y un tercero, ya oscurísimo, de tráfico de influencias. Intereses monumentales, ofertas desaprensivas, acuerdos insospechados, complicidades gubernamentales y dádivas de desmayos. Por setecientos cincuenta millones de pesetas y un reconocimiento de deuda a largo plazo, Galerías Preciados, para el buen amigo. O los responsables del grupo financiero inglés Mountleigh son algo tontos o aquí hay gato encerrado. En sólo dos años, lo que tan poco valía, vale ahora tanto. Treinta mil millones de pesetas, que inmensos y extendidos, dan mucho que pensar. Y sobre el gran barco, el comprador y el expropiador. Coincidencias tibias que se dan en la mar por el verano: Y con esos guarismos, ninguna investigación. Ni fiscal, ni política, ni parlamentaria, ni ciudadana a secas. La gran bola compacta de los influjos, impermeable a las lógicas curiosidades. Dentro de ella, las privanzas, A las amistades, las pujanzas y las camarillas cosechando su buen agosto. Y el gran barco, tremendo, que navega. Que ¡vaya si navega! Pero bueno, bueno, bueno, ¡Santo Dios! cómo navega. En proa los marineros y en popa los pensadores. Ellas observando el cielo, ya cubierto de estrellas, distraídas de brillos y anhelantes de nuevas sensaciones. Pero a la hora de la verdad, también favorecidas. Sobre todo, una de ellas. Es decir, ella. Sobre la superficie del mar navegado, volaban los silencios de las sonrisas cómplices. ¡Tierra a la vista! ya la noche caída, con luces de Marbella. No viene mal, después de pensar tanto en compañía de la mar, una fiesta meditada. Al fin y al cabo, el negocio ya está en marcha. En otoño, la bomba. En otoño, el expropiado estará en la cárcel. Entre rejas no se ven las cosas como en la mar. Le quitan unos almacenes, se los regalan a otro, que curiosamente se hace amigo del que se los quita, y de golpe y porrazo, en dos vueltas de año, treinta mil millones al dulce talego. La cárcel, en efecto, distorsiona el entendimiento. Un pequeño cuento de la mar. En él la riqueza y el desánimo se dan la mano, a través del asombro. El asombro de una opinión pública que observa con maravillado estupor, la impecable e implacable navegación- genovés hinchado- del gran barco de las buenas brisas. Pero bueno, bueno, bueno. Alfonso USSIA CICLOS DE CULTURA MUSICAL SERRANO; 104; B Teléf: 2760607 28 clases (martes, 7,30- 8,30) con ejemplos musicales (reproductor discos compactos) Comienzo curso: 20 octubre. Abono curso: 7.000 pesetas. Estudiantes (exclusivamente acreditándolo) 4.000 pesetas. Inscripción: 13, 15 y 20 octubre; 6- 7 tarde. PROFESORES: José María Regueira, S. J. Luis Sagi- Vela y Carlos Murciano