Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
XIV ABC 10 octubre- 1987 -EscaparateMi Fausto Paul Valéry Icaria Literaria. Barcelona, 1987. 188 páginas La perla y otros cuentos Yukio Mishima Ediciones Símela Madrid, 1987 Peregrinaciones argentinas Witold Gombrowlcz Alianza Tres, 1987. 164 páginas Valéry, por arte y parte de El cementerio Una vez más, el misterio Mishima se remarino uno de los grandes poemas de la li- pite en sus libros. La perla y otros cuentos teratura francesa moderna y de su papel de es como un juego de espejos de la hipersengran dios de la- poesía pura quedó eclipsa- sibilidad japonesa aplicada a los volúmenes do y bloqueado para todos los demás. Y ciernarrativos. Las pasiotamente se trata de un escritor de varia lecnes de sus personajes ción, poeta y cronista, autor de sus famosos surgen al borde de lo Cahiers entre otros ensayos. A partir del imposible, en la pasivi Fausto de Goethe, el lírico francés esboza dad del Nirvana. Lleun tercer Fausto avanzando aquí en dos gan a nuestra mentaliobras sin acabar, pero enormemente interedad por su buido refisantes: Lust, la señorita de cristal y El sonamiento; Mishima es litario o las maldiciones del Universo Comeun gran escritor de una dia la una y fantasía dramática la otra, en literatura que, en OccieHas, los conocidos protagonistas del drama dente, choca por su goethiano surgen vivos y especulativamente deshicencia. Pero una deslumbrantes. Mi Fausto incluye también vez dentro de sus cliel discurso pronunciado por Valéry en honor mas- l a muerte de Yade Goethe con motivo del centenario de su sue en la playa, las muerte. dos geishas de la Casa Yukio Mishima Yonei, el cumpleaños de la señora Azuma, las tribulaciones del sacerdote del templo de Shiga o el amor del actor de kabuki apenas Carta abierta insinuado, etcétera- su fascinación supera (Antología poética) toda debilidad argumental. Buena traducción, Félix Grande Biblioteca de Autores Manchegos. C. Real. 198 págs. respetando el lirismo sobreañadido que hará crecer la fama de Yukio con cuentos como Con título feliz en cuanto a su generaliza- Onnagata Dojoji y Los siete puentes ción abarcadora de la poesía de Félix Gran- No sólo por su moral ambigua, sino también de, la Diputación de Ciudad Real publica esta por su estilo, a veces propio de la parábola, a antología del poeta extremeño- manchego. Un veces sin solución de continuidad con el poeprólogo minucioso y rico de Concha Zardoya ma. Esa es la razón por la que no defrauda, introduce en la lectura del poeta testimonial por la que siempre hechiza. más desnudo de nuestro tiempo: la generación del 60. Grande, autor de Las piedras Música amenazada -espléndido poemario Iibros recibidos de gran fuerza onírica- Blanco Spirituals con su revés de la lírica continuista de los Alfaguara: Marguerite Yourcenar: A cincuenta, o Las rubayaitas ofrece una líribeneficio de inventario Robert Saladrica existencial, corpórea, de alcance histórico, gas: Memorial de Claudi M. Broch que no por aparentemente indecorosa es meJ. M. Coetzee: Vida y época de Michel nos humana; Poeta de barroca dicción y diK. Aidan Higgins: Escenas de un parecto contenido, biográfico hasta el límite, al sado que se aleja Miguel Barnet: igual que Neruda- y ahí está la clave Canción de Rachel Erwin Moser: cuenta lo que le pasa Tierno hasta el deli Las tres pequeñas lechuzas y otras rio y sarcástico hasta la crueldad, su vulnerasiete historias Francois- Regis Bastide: bilidad queda traspasada por un escalofrío Alexis en la ciudad del bosque George MacDonald: La llave de oro Paul Maar: El sueño de Lippel Desterrado a la fuerza por la segunda guerra mundial, Witold Gombrowicz marca la difencia en estas veinticinco crónicas, en una visión personalísima de la vida argentina. Son crónicas radiofónicas, y por ello, resultan relativamente directas, aun cuando no descargan la mirada de ironía y acuidad, contrastando el nacionalismo exacerbado del polaco y el imperialismo vagoroso del argentino. Es un viaje al cuerpo y al alma del país donde el cronista asiste a un asado en la hacienda, al carnaval de Mendoza, sube el Aconcagua, y no escapa al viaje turístico a Iguazú... Sin embargo, su interpretación es puntual sobre la traición de Fróndizi, el urbanismo hasta la médula de Argentina, su mal concepto de la cocina porteña, o la colonización del fútbol sobre la política, la metafísica o los juegos florales. Inimitable es el capítulo- magistralmente montado- en que retrata a Neruda. Tres chicas y un forastero Emilio Romero Premio Ateneo de Sevilla. Planeta Inspirada en una obra teatral del propio autor, estrenada hace años, Emilio Romero desarrolla in extenso un asunto de epidermis actualísima con la presencia de este Tenorio de la calle Velázquez, por nombre Patricio y cuya fuente de aventuras es la lectura de la sección Contactos de los periódicos. Lógicamente, el personaje queda enriquecido con respecto a la obra teatral. El mordiente del libro está en comprobar a Emilio Romero en forma, dicaz e irónico, trufando la trama del libro (Fanny, Agripina, Candi, y la residencia de doña Cristina) con sus opiniones y admoniciones sobre la España de hoy, el Gobierno socialista, Boyer y Tamames, Chirac y una cierta sociología madrileña de los ochenta. Con estilo fácil y bien coloreado, el autor se entromete entre los personajes, en una novela escrita con buena voluntad y acierto. Mi corazón se llama Cudillero Jesús López Pacheco Fundación Dolores Medio. Mieres. 90 páginas Poeta un tanto olvidado de la generación del 50, por aparecer como un chivo emisario del socialrealismo, la verdad es que tal acusación es inapropiada. Aquí está en una nueva edición: Mi corazón se llama Cudillero libro tncurso en la poesía social, pero con una sencillez de lenguaje eficaz, capaz de desvanecer las alineaciones estúpidas. Para fortuna, se le añade Los peces del ayer un brevísimo poemario escrito en Gijón y en Londres, en 1983, en una vuelta a los viejos lugares. El resultado es bueno: el compromiso de López Pacheco no es de pega. Y se forma compromiso de amor. Bastaría leer La barca tiene algo de tálamo sin novia del primero de los libros citados, y todo el segundo libro para creer en una poesía rehumanizada, Seix Barral: Joachim Fernau: Safo Horst Stern: El hombre de Apulia Planeta: Miguel de Cervantes: Teatro completo Rubén Darío: Poesía Nikos Kazantzakis: El palacio de Cnosos Luis Diez Jiménez: Historia de este país Peter Scholl- Latour: Asesinato en el país del gran río Edward E. Una gran potencia mundial. The Wall Street Journal Moncho: ¡Pobres míos! Ariel: Raman Selden: La teoría literaria contemporánea Hiperión: Gabriel Albiac: La sinagoga vacía Jorge Riechmann: Cántico de la erosión Leopoldo María Panero: Poemas del manicomio de Mondragón Dionisio Cañas: El fin de las razas felices Miguel Casado: Inventario Inventario Poesía en Valencia. Ultimas propuestas Mestral Libros. Valencia, 1987 Como colofón a las jornadas de Poesía en Valencia se publica un libro que, según nota del editor, no es una antología, sino un inventario Memoria escrita de siete días, que fue el tiempo de las jornadas y trabajo de muchos meses y años, con una nómina importante de poetas. El primer inventario agrupa a José Luis Falcó, Juan José Romero Cortés, José María Izquierdo, José Miguel Arnal y Miguel Romaguera. Poetas del segundo son Amparo Amores, Juan de Dios Leal, Juan Pablo Zapater, Rosa A. Fernández, Fernando G. Roméu, J. L. Martínez Rodríguez, X. Ricardo Trigo, Miguel Argayá, J. L. V. Ferris, Carlos Marzal y Vicente Gallego. Se trata del último proyecto lírico valenciano, apoyado por las poéticas de cada autor, insuficiente para un estudio definitorio, pero válido.