Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
10 octubre- 1987 ABC ABC XHI Pensamiento y ciencias sociales Andrew Graham- Yooll, A state of fear. Memories of Argentina s nightmare, Eland (Londres, Historia de las ciencias, Antonio Lafuente y 1986) 180 págs. 4,95 libras Juan J. Saldaría, coordinadores. Consejo SuN la España secularmente centrífuga, haber pagado un rescate récord: 60 millones perior de Investigaciones Científicas. (Madrid, doctorada cum laude en emigración, de dólares. Urondo, celebrado escritor, murió 1987) 240 páginas. 2.650 pesetas pero apenas alfabeta en inmigración, en un enfrentamiento a mediados de 1976. ENTRO de la colección Nuevas Tenllamará la atención algo que en la Argentina No es un inocente desaparecido. Era un comdencias, y junto a volúmenes dedicano suscita la menor sorpresa, a saber, que batiente de los montoneros. dos a láseres, inmumnología, ingeexista un influyente periódico en idioma inY así, el lector se ve empujado dentro de niería genética y química teórica, acaba de glés, publicado diariamente desde hace más un mundo enloquecido y letal que va a aboaparecer una selección de quince artículos de un siglo, el Buenos Aires Herald. Durante nar el terreno para una salvaje represión. El dedicados a diversos temas de la historia de los oscuros años de la dictadura militar, y horror de la Argentina no nace en marzo de la ciencia. En tiempos como los actuales, en también durante el caótico período preceden 1976; al pasar, el autor anota que hubo 1.100 los que muchos creen que lo nuevo se res- te; este diario se distinguió por la valentía de muertos por causas políticas en la muy detringe al ámbito tecnológico, es de agradecer mocrática Argentina de 1975. que el CSIC encuentre un hueco en una serie En un momento dado, Graham- Yooll percicuyo punto de mira principal es el hoy y el be que él mismo está peligrosamente próximañana para una disciplina que lleva cerca mo a las fuentes del miedo y, a fines de de veinte años dando muestras de un vigor y 1976, emprende el camino de otros miles y modernidad notables. miles de argentinos: el exilio. El libro aborda El volumen que han coordinado Lafuente y también el problema de la reinserción de los Saldaña es importante. No es fácil encontrar, argentinos en un país normal es decir reunidos en una misma obra a profesionales aquel cuyos habitantes temen más al inspectan competentes como Kuhn, Hahn, Reingold, tor de Hacienda que al policía... Taton, Peset, Vernet, López Pinero, Capel, ¿Por qué? Aunque queda clara su condena Pyenson o MacLeod. El que algunos de estos a la violencia política, el libro es notoriamente artículos hayan sido publicados antes- e n deficitario en respuestas, falencia qu puede otros idiomas- no desmerece el interés del ser atribuida a que dicha condena, con ser libro. Ahora bien, nombres como los anterioplausible, es asimétrica y desenfocada. Por res indican calidad, pero no a qué tipo de hisun lado, es evidente que el autor simpatiza toria de la ciencia se está dando preferencia. menos con la violencia paraestatal que con la Kuhn puede abordar un tema tan internalista violencia guerrillera, y por otro lado, lo que es como la historia de la discontinuidad cuántica más grave, parece enfocar incorrectamente el o escribir sobre cuestiones extemalistas o- problema, al circunscribirlo en exceso al ámmetodológicas como la estructura de las rebito personal. Los guerrilleros, virtualmente voluciones científicas. Análogamente, López sin excepción, son personas agradables que Pinero puede analizar al Cajal más técnico o- no se sabe por qué- son arrebatados en embarcarse en complejos estudios biblioméun torbellino de sangre. Y los militares son tricos. En Historia de las ciencias el enfoque monstruosos asesinos sin escrúpulos. mayoritariamente adoptado es el sociometoEn el último capítulo, en 1983, Grahamdológico. Temas como el oficio de historiador Yooll entrevista a la contracara de la guerrilla: de las ciencias, modelos de investigación hisun militar que actuó en la represión. Y la pretoricomédica, la tensión entre internalismo y gunta que se le ocurre, un interrogante que sus denuncias y la serenidad de su mensaje externalismo o los problemas asociados a la confiesa latía en su corazón desde hacía una político. investigación en historia de la ciencia en codocena de años, es: ¿Disfrutaba usted cuanAndrew Graham- Yooll, proveniente de la munidades alejadas del liderazgo científico do torturaba? Es un error de bulto, que revela comunidad británica porteña, trabajó durante son algunos de los que se pueden encontrar nítidamente el enfoque erróneo a que antes diez años en el Herald y llegó a ser su direcen este libro. El planteamiento es, por consise hizo referencia. La violencia política no tor. Ha escrito numerosos libros sobre la Arguiente, perfectamente consistente con las lídebe ser reducida a una cuestión de perverneas por las que se mueve la investigación gentina; en este aborda el problema de la sión personal. Puede ilustrarse el error conciactual en historia de la ciencia. Existen, sin violencia política desde la perspectiva, muy biendo una situación inversa, en la que se embargo, algunos problemas. No el menor es periodística, del ensayo personal. Y así puepreguntara a un guerrillero si disfruta con un de verse cómo, imperceptiblemente al princila escasa calidad de ciertas contribuciones, asesinato a mansalva, o con la colocación de pio, pero avasalladoramente después, el mieconsecuencia de una excesiva preocupación una bomba que siega la vida de un niño. La do surge y se impone como protagonista inpor cuestiones ideológico- metodológicas, así respuesta, si es de buena fe, sería idéntica a disputable de la historia, ocupa todos sus como de la opción tomada de primar a los la del paramilitar entrevistado: en la represión intersticios y hasta se adueña del título: Un países latinoamericanos a la hora de reflexiohay sádicos, pero el objetivo no es infligir donar acerca de la historia de la ciencia en la estado de miedo. Memorias de la pesadilla lor por placer. Este hombre es un desequili periferia científica una opción justificable, argentina. brado, sí, pero ¿no lo son también los terroEl libro se abre en junio de 1973, con una pero con riesgos evidentes. Lo que ciertaristas? (Obsérvese que el autor se refiere a mente no es justificable es el elevado número conferencia de Prensa del líder del ERP, su entrevistado como el torturador pero al Ejército Revolucionario del Pueblo, Mario Rode erratas existentes en esta, sin duda, magmencionar a algún miembro de la guerrilla jaberto Santucho. Despuntan las primeras clarinífica obra. más lo nombra como el asesino dades del miedo. Graham- Yooll percibe que José Manuel SÁNCHEZ RON hay algo raro en el aparentemente romántico El mensaje de Graham- Yooll es de esceptie idealista mundo de la guerrilla. Trata con cismo y desencanto. Quedan en el sector gente joven, amable, culta, de clase media unos testimonios sobrecogedores y la imagen para arriba, es decir su gente. El hombre que ¿QUIERE PONER UN NEGOCIO? de un angloargentino bienintencionado y acaacude al Buenos Aires Herald a invitarle a la so ingenuo. Y la abrasadora sed de una exBusque local en la conferencia de Prensa es un amigo de la inplicación convincente. ¿Por qué? Sin haberla sección de Anuncios fancia. Y son asesinos. formulado explícitamente, es mérito de este por palabras Encuentra a otro conocido, Francisco Uronlibro el transmitir la perentoriedad de lá predo, en una nueva reunión periodística, esta gunta. Una pregunta desgarradora. vez con Firmenich y sus montoneros en junio de 1975, cuando Jorge Born es liberado tras Carlos RODRÍGUEZ BRAUN Nuevas tendencias e historia de la ciencia Argentina: Autobiografía del miedo D E