Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
10 octubre- 1987 ABC ÜTcrarío ABC IX la manera más discreta. Yo sólo puedo uí lo que nos interesa son los libros, no servantes no lo sabrán ustedes por mí sí Sáinte- Béuve, un Turguéniev o un XVI estaba invadida de locos del Brandes, y cuatrillones de eruditos mismo tipo (patológico) hombres de pendencieros, han expresado sus una idea fija ideas contradictorias acerca del liImplicaciones morales bro y del hombre que lo escribió. Los hay como Aubrey Bell, que No vamos a seguir por el sendero piensa que no se puede componer polvoriento de estas generalizaciouna gran obra maestra sin el auxilio nes pías o impías, traviesas o sode una iglesia universal, que enco- lemnes. La verdad es que no impormia el espíritu liberal y tolerante de ta mucho que Cervantes fuera buen los censores eclesiásticos de Espa- o mal católico; ni importa siquiera ña y sostiene que Cervantes y su que fuera bueno o malo, ni yo conpersonaje eran buenos católicos en sidero muy importante su. actitud, la el seno de la buena Contrarreforma. que fuera, frente al clima de su époHay otros, protestantes fieros, ca. Personalmente me inclino más a que, al contrario, insinúan que Cer- aceptar la tesis de que esas condivantes pudo estar en contacto con ciones no le preocupaban gran los reformistas. Bell afirma también cosa. Lo que, en cambio, sí nos inque la lección que se saca del libro teresa es el propio libro, un determies la presunción de don Quijote: el nado texto español mejor o peor desatino de proponer el bien gene- traducido al inglés. Nos encontrareral, campo de acción que sólo co- mos, por supuesto, con que del texrresponde a la Iglesia. La misma to brotan ciertas implicaciones moescuela mantiene que a Cervantes rales que hay que considerar bajo la Inquisición le traía tan sin cuida- una luz que quizá trascienda, del do como al dramaturgo Lope de mundo del libro en sí, y no taqueaVega o al pintor Velázquez, de remos cuando lleguemos a esas esmodo que la burla que se hace de pinas. L homme n est ríen, l oeuvre los sacerdotes en el libro es bienhu- est tout (el maestro no es nada, la morada, bromas de familia, cosa obra maestra lo es todo) decía puramente doméstica, pullas de Flaubert. En más de un adepto del claustro, amenidades de rosaleda. arte por el arte habita un moralista Pero otros críticos adoptan severa- frustrado; y algo hay en la ética del mente el punto de vista absoluta- Don Quijote que proyecta una lívida mente opuesto y tratan de demos- luz de laboratorio sobre la flamante trar, sin gran éxito, que en e Quijo- carne de algunos de sus pasajes. te Cervantes expresó- sin miedo su Vamos a hablar de su crueldad. desprecio hacia lo que un severo comentarista protestante, Duffield, denomina el ritual papista (Ro- Clases de novela mish) y la tiranía clerical y el Las novelas se pueden dividir en mismo crítico concluye que el monomaniaco no era sólo don Quijote, novelas monoviales y multiviales: sino que toda España en el siglo Monoviales: aquellas en las que lo importante es la trayectoria de una sola existencia humana. Multiviales: relato picaresco de episodios varioaquellas en que las trayectorias son pintos, puestos unos detrás, de dos o más. otros, apenas hilvanados, y como Esa vida o esas vidas pueden es- tal lo acepta y disfruta el lector sentar continuamente presentes en to- cillo. dos los capítulos, o bien el autor puede utilizar la conmutación, me- La larga sombra de don nor o mayor. Quijote Menor: cuando los capítulos en A lo largo de todas las demás nolos que la vida o las vidas principales están activamente presentes se velas que leamos, el Quijote, en alternan con otros capítulos en los cierto modo, seguirá estando con que los personajes secundarios co- nosotros. Reconoceremos su característica más saliente y memorable, mentan esas vidas principales. la nobleza extravagante, en el quijoMayor: cuando, en una novela tesco propietario de esa casa todo multivial, el autor pasa de contar menos desolada que es John Jarnuna vida a contar otra, y de ésta a dyce, uno de los personajes más aquélla. Las muchas vidas pueden atrayentes y apetecibles de toda la mantenerse separadas durante lar- literatura narrativa. Cuando lleguego trecho, pero uno de los rasgos mos a las Almas muertas de Gogol de la novela multivial como forma li- nos será fácil descubrir, en su esteraria es él de que las muchas vi- quema pseudopicaresco y en la exdas entren en contacto antes o des- traña empresa que su protagonista pués. acomete, un eco grotesco y una parodia morbosa de las aventuras de Madame. Bovary. por ejemplo, es don Quijote. En lo que respecta a la una novela monovial. sin apenas Madame Bovary de Flaubert no sólo conmutaciones. Ana Karénina es nos encontraremos con que la prouna noveJa. multivial con conmutapia dama vive casi tan insensataciones mayores. ¿Qué es el Quijomente inmersa en meandros románte? Yo lo calificaría de novela de ticos como nuestro flaco hidalgo, vía y media, con algunas conmutasino que además descubriremos ciones. Caballero y escudero son otra cosa más interesante, a saber, en realidad una sola cosa, y en que a Flaubert, viendo con qué tecualquier caso el escudero no hace nacidad extrema persigue la seria sino seguirle la corriente al caballeaventura de componer su novela, ro; hay un punto, sin embargo, en la se le podría llamar un verdadero segunda parte, en el que se sepadon Quijote por ese rasgo que es el ran. más revelador de los grandes escriÉl Quijote se encuentra dentro de tores: la sinceridad del arte que no un tipo de novela muy temprano y flaquea ante nada. Y, finalmente, en muy primitivo. Mantiene estrechos la Ana Karénina de Tolstoi volverevínculos con la novela picaresca, un mos a reconocer vagamente al setipo de narración viejo como las vi- rio caballero en uno de los personañas de los montes, que tiene por jes principales, Liovin. protagonista a un truhán, un vagabundo, un embaucador o en general Debemos, pues, imaginarnos a un aventurero más o menos gracio- don Quijote y su escudero como so. Y ese protagonista despliega dos siluetas pequeñas que van cauna carrera más o menos antisocial minando allá a lo lejos, sobre un o asocial, saltando de trabajo en fondo de dilatado crepúsculo encentrabajo o de burla en burla a lo lar- dido, y cuyas negras sombras, go de una serie de episodios pinto- enormes, y una de ellas expecialrescos, poco trabados entre sí, en mente flaca, se extiende sobre el los que el elemento cómico predo- campo abierto de los siglos y llegan mina netamente sobre cualquier in- hasta nosotros. En la segunda lectención lírica o trágica. También es ción contemplaremos esas dos figusignificativo que el autor, al escoger ras a través de unas lentes que yo como protagonista a un vagabundo, he hecho, e in vitro. En la tercera en una época de opresión política examinaremos algunos aspectos de en la que el Gobierno y la Iglesia estructura, componentes estructuraimponen un mensaje moral, es sig- les, en particular la materia de la nificativo, digo, que, con esa elec- Arcadia, la Novela Intercalada y la ción, el autor decline astutamente materia de los libros de Caballerías. toda responsabilidad peligrosa so- La cuarta lección estará dedicada a bre los c o m p o n e n t e s s o c i o- la Crueldad, los Engaños y los Enreligioso- políticos de su héroe, cantamientos. En la quinta lección puesto que el vagabundo, el aven- se tratará lo referente a los Cronisturero, el loco es fundamentalmente tas Fingidos y los Espejos, y tamasocial e irresponsable. bién se hablará de la pequeña Altisidora, de Dulcinea y de ja Muerte. Por supuesto que en las aventu- Mi última lección quijotesca será ras de nuestro visionario caballero una exposición, juego a juego, de vemos mucho más que las tribula- las victorias y derrotas de don Quiciones de dos personajes grotes- jote. cos, uno flaco y otro gordo; pero aun así, el libro se ajusta esencialVladimir NABOKOV mente a una forma primitiva, la del J-