Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
SÁBADO 10- 10- 87- INTERNACIONAL -ABC, pág. 27 e iraníes a pinito de protagonizar un gran combate Presiones para que Reagan invoque el Acta de Poderes de Guerra Nueva York. José María Carrascal Disipado el humo de! último encontronazo en el golfo Pérsico, lo que vemos no es tranquilizador. No porque los norteamericanos hayan hundido tres torpederas iraníes ni porque los iraníes digan, falsamente, que han derribado un helicóptero norteamericano, sino porque pudo traer la primera batalla aérea entre ellos. Del primer incidente se confirman, con variantes, las primeras informaciones: un helicóptero de observación USA empezó a recibir fuego de cuatro lanchas rápidas iraníes, cuando realizaba un ser provocados y que, al contestar, las lanchas iraníes habían derribado uno de ellos, mientras un misil disparado desde tierra alcanzaba una fragata USA. No sólo el Pentágono, sino los iraníes, que hasta ahora se habían mostrado muy cautelosos, abrieron fuego contra los norteamericanos. ¿Significa un cambio de estrategia o sólo que un guardia revolucionario hizo el mayor error de su vida? Tendremos tiempo de comprobarlo, pues esto, como decimos, no va a acabar aquí. Los mismos iraníes ya amenazan venganza, aunque de momento tienen que contentarse con la de palabra. LUGAR DE LOS ENFRENAMIENTOS Veintisiete muertos en un nuevo atentado terrorista en Kabul Islamabad. Afp, Reuter, Tass Un total de veintisiete personas resultaron muertas y otras treinta y cinco más heridas en un atentado efectuado con un coche- bomba situado cerca de la mezquita de Chirpur, en Kabul, según informaciones de la agencia soviética Tass, citando a la afgana Bakhtar. A pesar de que Tass informaba ayer de este atentado, el hecho se produjo durante la noche del jueves en el barrio de Shahrae Ñau, en el que se halla situada la sede del Partido Democrático del Pueblo Afgano (PDPA, en el Poder) además de numerosos edificios gubernamentales y diplomáticos. La deflagración del cochebomba destruyó casi completamente una mezquita y. seis vehículos que se hallaban estacionados cerca del artefacto, que por la violenta explosión causó daños también a seis tiendas en las cercanías. Por la naturaleza del atentado y el lugar en el que se desarrolló, tanto la agencia afgana como la soviética, antes de haberse realizado reivindicación alguna del hecho, aventuraron la hipótesis de que el suceso fue realizado por contrarrevolucionarios Este nuevo atentado en Kabul, por el elevado número de víctimas, es uno de los más mortíferos que se han realizado en esta ciudad desde la intervención de las tropas soviéticas en Afganistán el año 1979. Las explosiones en el centro de la capital afgana, en particular en el bazar o en los barrios donde viven la mayoría de los soviéticos no son realmente extrañas, pero todas, por lo general, registran un balance escaso de víctimas. Asimismo, diversos establecimientos diplomáticos han informado de otras explosiones, pero son atribuidas a las luchas internas entre las facciones rivales del PDPA. La actividad de la gerrilla afgana se ha recrudecido notablemente durante el pasado verano, en particular gracias a los misiles tierra- aire Stringer y Blowpipe de fabricación norteamericana y británica con que la resistencia afgana se ha armado, y a la que brinda una gran capacidad de acción. Según estimaciones de especialistas occidentales, los contingentes soviéticos que aún permanecen en Afganistán podrían ascender a. 115. 00 Q hombres, CUATRO PATRULLERAS IRANÍES ATACAN A UN HELICÓPTERO USA DE OBSERVACIÓN DOS PATRULLERAS SON TOCADAS, UNA HUNDIDA Y LA CUARTA ESCAPA -AVIONES IRANÍES SALEN EN APOYO DE SUS LANCHAS LOS IRANÍES REGRESAN t i FERNANDO RÚBÍO i frlá? i v- M, íí i r ALERTADOS POR LOS AWACS, DESPEGAN AVIONES DE COMBATE ¡ünÉüír ¡í iei; i: í; i: í ¿íi. MÍ vuelo de rutina en tas proximidades de la isla Farsi, utilizada por esas lanchas y sus tripulantes, guardias revolucionarios, como base de sus excursiones en el Golfo. El helicóptero pidió ayuda e inmediatamente se presentaron varios helicópteros de combate, que abrieron fuego con sus ametralladoras y misiles contra las lanchas. Al parecer, los tripulantes de éstas quedaron sorprendidos de que pudieran verlos en la oscuridad, como ya ocurrió con el buque que plantaba minas, pero los helicópteros usan rayos infrarrojos que les permiten hacerlo. Tres de las lanchas fueron alcanzadas: una se hundió y dos están siendo remolcadas. La cuarta consiguió escapar. Se recogieron seis supervivientes, dos de ellos han muerto, otro está gravemente herido. No se sabe si hay más bajas, pero la tripulación normal de cada una de esas lanchas suele ser dé seis, lo que encaja. Después de varías horas de silencio, Radio Teherán anunció que los helicópteros norteamericanos habían abierto fuego sin corresponsales en el área, que son más de fiar, lo niegan. Se toma como un intento iraní de enmascarar ante su opinión pública el hundimiento de las torpederas, como ya hizo Gadaffi tras los incidentes en el golfo de Sidra. Por parte norteamericana, sería imposible ocultar un hecho así. Así nos enteramos de que el incidente estuvo a punto de provocar un gran combate aéreo. Cuando las lanchas rápidas eran atacadas por los helicópteros USA, los aparatos de observación AWACS detectaron que los reactores iraníes del aeródromo más próximo despegaron, a todas luces para ayudar a los suyos. Ante lo que se dieron, órdenes a los reactores norteamericanos de hacer lo mismo. Pero los iraníes debieron pensárselo mejor y dieron la vuelta justo al llegar a la costa, sin que se produjera el encontronazo. Otra vez será, porque de lo que no hay duda es de que habrá otra. Los expertos discuten si ha habido un cambio de la situación. Fue la primera vez que los Por parte norteamericana se asegura que el incidente se ha acabado, pero que siguen en vigor las mismas normas y volverán a actuar del mismo modo: disparar si son atacados o si se temen acciones hostiles. Esta vez fue fácil, pues se abrió fuego contra ellos. De momento, sin embargo, Reagan tiene que atender al frente doméstico: un bloque de senadores le exige que, invoque la ley de poderes de guerra que dé a las Cámaras la facultad de retirar las tropas en situación de entrar en conflicto a los sesenta días de haber sido despachadas a la zona. El presidente se niega por razón de principio- considera esa ley anticonstitucional- y de práctica: una retirada USA ahora del Golfo sería un desastre político para el país y para Occidente, dice. Pero los senadores insisten, alegando que no intentan traerse esas tropas, sólo retener la posibilidad. Claro que ésta es una vieja guerra entre la Casa Blanca y el Capitolio, que no se decidirá esta vez y puede que nunca.