Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
SÁBADO 10- 10- 87- OPINION -ABC, pág. 15 A oposición de UGT, personalizada en su líder, Nicolás Redondo, a la política hacendística o presupuestaria del Gobierno que preside Felipe González, marca la cota más alta de confrontación entre el sindicalismo socialista y el partido de- este mismo s i g n o cuya fuerza electoral depende en buena parte de la dócil adhesión de su sindicato. Para entender tan anómala situación es preciso considerar, ante todo, la competencia que mantienen, en cuanto a la captación de afiliados y de votos sindicales, UGT y CC OO. Lucha que se riñe en ámbito sindical y en la que parece llevar la mejor parte, hasta ahora, CC OO. De otro lado, también se debe tener presente la divergencia ideológica, comenzada hace algún tiempo y de creciente acritud, entre el socialismo entendido al viejo estilo obrerista, posición de UGT, y un socialismo de definición interclasista, amplitud sócialdemócrata y gestión pragmática de corte tecnocrático, posición hacia la que se decanta el PSOE. Solamente si se tienen en cuenta ambos datos- -la competencia UGT- CC OO y la ruptura del paralelismo ideológico- se puede llegar a comprender que una central sindical socialista, beneficiada con cuantiosas dotaciones económicas decididas por un Gobierno socialista, y que además tiene numerosos diputados que son parte de la mayoría parlamentaria socialista, se coloque en posición polémica contra el socialismo gobernante. Dura oposición y muy peligrosa maniobra si se recuerda la experiencia inglesa. Porque la presión de UGT sobre el Gobierno- l a disputa entre Redondo y el presidente González- -reproduce, con casi veinte años de retraso, las coacciones que ejercieron las Trade Unions sobre los Gobiernos laboristas con el negativo resultado del descrédito político del laborismo, el empobrecimiento del país y el despeje del camino para el afianzamiento electoral de los conservadores y su rotundo predominio actual. Es posible, por todo cuanto queda dicho y sugerido, que l a s r e s o l u c i o n e s o acuerdos del Comité Confederal de UGT no resulten ser tan drásticos, en definitiva, como sé han anuncia- L CRISIS SOCIALISTA do. Es posible que sin dono alguno de actas de dip u t a d o s sin r u p t u r a realmente cierta entre UGT y PSOE, todo se reduzca a algún voto en contra de los presupuestos y quizás alguna significativa abstención o ausencia. Porque está a la espera, y dispuesta a obtener del enfrentamiento el máximo beneficio, Comisiones Obreras. Y sin duda, sería evidentemente inferior la renta de prestigio que ganase UGT en la ruptura, de cara a la afiliación sindical, que el incremento de potencia que experimentaría CC OO. En último término, y en plano distinto, estas grietas que empiezan a abrirse en el socialismo- -en la izquierda en general- -son hechos que vienen a compensar, por modo inesperado, las divisiones y disputas que se registran en el amplio espectro de las fuerzas políticas de centro- derecha. NTRE el alud de noticias que llega sobre las acciones conjuntas de Francia y España contra ETA, vuelven a mezclarse algunas informaciones inquietantes por su equivocidad. Por ejemplo, la actitud de algunos sacerdotes vascos que han dado cobertura a terroristas o sus enlaces, a uno u otro lado de la frontera. Nos parecen injustas las simplificaciones y amalgamas que quieren comprometer a la Iglesia vasca con el separatismo. Pero hay hechos ciertos en las conductas ambiguas o abiertamente delictivas de algunos clérigos españoles o franceses sorprendidos en plena complicidad. Las manifestaciones recientes de algunos sacerdotes franceses en Bayona son un ejemplo más. El testimonio y la doctrina de la Iglesia católica ante el terrorismo está bien lejos de todo equivoco: Juan Pablo II fue tajante en su alocución E LA IGLESIA VASCA SENTENCIA SOBRE TVE A sentencia que acaba de dictar la Audiencia Territorial de Madrid debe ser leída con atención por los periodistas españoles. El responsable de los Servicios Informativos de TVE, Julio de Benito, demandó a ABC por considerar que este periódico había cometido una agresión contra su honor el 18 de septiembre de 1985, al calificar de vergüenza nacional la gestión política en TVE de José María Cal vino y su equipo. El señor De Benito demandó a ABC y perdió su demanda en primera instancia. Recurrió el señor De Benito y ahora la Audiencia confirma el primer fallo y establece que no resultó afectado el honor del reclamante en su faceta personal Un periódico tiene derecho a juzgar la actividad de otros medios, en este caso TVE, y eso forma parte del derecho a informar y a expresar las propias ideas. Nunca pusimos en duda la rectitud personal ni la calidad profesional de Julio de Benito. Nos limitamos entonces a hacernos eco de las numerosas y cualificadas denuncias sobre las manipulaciones de TVE y ahora los jueces vuelven a darnos la razón. de Loyola, en el corazón del País Vasco, y ha vuelto a hablar en términos rotundos durante la audiencia concedida en Roma al Orfeón Donostiarra. La Iglesia tiene el deber moral de mantenerse al lado de las justas reivindicaciones de los pueblos y de sus demandas de libertad. Pero hay una frontera infranqueable: ninguna reivindicación, justa o errónea, puede ser sustentada por la violencia. La Iglesia vasca tiene ante el futuro una responsabilidad histórica que no puede soslayar: en un momento en que ETA se encuentra acorralada- pero no neutralizada- la Iglesia vasca ha de ser un elemento pacificador y clarificador, frente a los malentendidos que la desinformación y el fanatismo han instalado en algún seminario. Ningúnclérigo puede ser autorizado a mantener relaciones de co- laboración activa con Herri Batasuna ni con n i n g ú n otro grupo político. La situación resulta especialmente grave ante una coalición, como HB, que puede caer en la ilegalidad cualquier día. L Presidente- Editor GUILLERMO LUCA DE TENA Director LUIS MARÍA ANSON Director de ABC de Sevilla Francisco Giménez- Alemán Subdirector: Antonio Burgos ABC Subdirectores Darío Valcárcel. Joaquín Vila, José Javaloyes, Manuel Adrto, Joaquín Amado i Redacción: J A Gundín (Continuidad) J. C. Azcue (E. Especiales) B. Berasáteoui (ABC Literario) A. Fernández (Economía) J. I. G. a Garzón (Cultura) A. A. González (Continuidad) R. Gutiérrez (Continuidad) L Lz. Nicolás (Recortaies) C Mantona (Continuidad) J. L. Martín Descalzo (Sociedad) J. Olmo (Edición) L. I. Parada (Suplementos Econórricos) L Prados de la Plaza (Continuidad) C. Prat (DorinicaO. SaniiarpCasteto (Cc (atoraciones) Secciones: J Rubio (Arte) J M. Fdez. -Rúa (Ciencia) A. Garrido y J Espejo (Confección) J C Diez (Deportes) A. Yáñez (Edición Aérea) J. Badía (Educación) E. R. Marchante (Espectáculos) J. Pato (Gráfica) M. A. Flores. (Huecograbado) F. Rubio (Ilustración) M. Salvatierra (Internacional) C. Navascués (Madrid) J A. Sentís (Nacional) M. A. Martín (Sanidad) D, Martín e z- U j á n (Sociedad) R. Domínguez (Sucesos) V. Zabala (Toros) E. Yebra (Vida Social) Director General de Prensa Española, S. A. JUAN MANUEL GONZALEZ- UBEDA Producción: S, Barreno. Personal: C. Conde. Financiero: I. Laguna, P. Datos: V. Peña R. Externas: J. Saiz. Comercial y Distribución: Enrique Gil- Casares. Publicidad: L Escolar, Teléfonos: Centralita (todos los servicios) 435 84 45. 435 60 25 y 435 31 00 Télex: 27682 ABCMDE. Publicidad: 43518 90. Suscripciones: 435 02 25: Apartado 43 Prensa Española, S. A. Lo que el problema de HB plantea no es un asunto de restricción de la libertad de asociarse para constituir un partido político; lo que suscita es otra cosa: el de su probada ejecutoria de complicidad, orgánica y funcional, con el terrorismo de ETA. Por esto, si él terrorismo de ETA es la más cualificada amenaza contra las libertades, no es un debate sobre la libertad política lo que se abre en torno a HB. Lo que se plantea es la necesidad de una revisión del sistema de garantías que las libertades demandan. Tampoco por razones de conveniencia se puede sostener la continuidad de HB en su estatuto de legalidad y respetabilidad. La experiencia ha demostrado que HB no ha servido para reconvertir posturas, llevándolas al debate político civilizado, sino para potenciar la confusión conceptual en torno a ETA y para servir al terrorismo de portavoz y cobertura. Todo este entramado de complicidades y crímenes es el que coloca a la Iglesia en una comprometida situación. Porque la Iglesia vasca no puede ser confundida con la torpeza o el fanatismo de algún aislado colaborador de los, terroristas.