Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Hombres G, en busca de Eldorado americano ORREN y vuelan a la conquista- más bien reconquista- -de América. Se comportan como hombres, aunque parecen adolescentes. Acumulan discos de oro, aunque no buscan Eldorado. Son, por ahora, cuatro jóvenes madrileños, considerados, eso sí, Hombres G- eniales. David- -el líder- Rafa, Javi y Daniel componen el poker más generoso del pop nacional. Ellos lo han dejado todo por la música- excepto a sus novias- Comenzaron su andadura musical en el verano del 84, y, aunque ha llovido mucho desde entonces- hay que tener en cuenta el ritmo trepidante al que los buitres de la industria MARTES 6- 10- 87 C someten a sus gallinas de oro continúan siendo fieles a un estilo. Su tercer elepé, que vino a renovar el éxito de los primeros, se lanzó al mercado hace tan sólo un par de meses, y supuso su consolidación. Las más de doscientas mil copias de su primer disco abrieron al segundo, La cagaste... Burt Lancaster con el que, no sólo las ventas, sino también la popularidad, se dispararon disparatadamente. Ahora, consagrados definitivamente con ¿Estamos locos, o qué? han conseguido pulverizar el récord de ventas en la discografía peruana, pero el Potosí no sería completo si a esta simpática cuadrilla- he ahí una de las claves de su espectacular éxito, la simpatíano la hubieran embarcado en la aventura cinematográfica, donde algo más que la suerte los acompañó, pues la película, Sufre, mamón emocionó de tal manera a los sufridores espectadores adolescentes que a las taquilleras les faltaban dedos para cortar boletos. De los Hombres G se dice, en fin, que provocan tanta histeria como locura. Desde luego, el éxito se lo han trabajado, y en las respuestas se ha demostrado. Con una precoz y fulgurante carrera, tenaz en la escalada, han levantado provisionalmente la tienda, y se abren con la música a otra parte. Mes y medio durará su au- sencia- q u e no habrá olvido- que es el tiempo que se han impuesto para hacerse con el favor y el punto del público americano. Genuinos, Guasones, Galanes. Para evitar errores o caerles gordos a los vecinos de menos suerte, aseguran que no van de nada ni se creen nada. Acaso por eso no les falte cuando se preguntan, sin cesar, si están locos, o qué. Ellos, ya sabemos que no. En cuanto a ellas, y más si son de allá, acostumbradas a emocionarse al escuchar el dulce caramillo de Enmanuel, ya es otra historia que pronto se podrá contar. Rosaura DIEZ FUERTES ABC