Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
MARTES 6- 10- 87 ESPECTÁCULOS ABC 85 Tintín, Milu y Victoria Abril, en lo primero de Berlanga hijo Barcelona. Marcos Ordóñez José Luis García Berlanga no es ningún guayabito volatinero. A tenor de las referencias que han rodeado el rodaje de Barrios altos, su opera prima que se estrenó la pasada semana en Barcelona y hoy lo hace en Madrid- comic de aventuras en imágenes uno le suponía el perfil de un Tintín onomatopéyico, con jopo tricolor, cámara al hombro y speed en las entretelas. Lo cierto es que al natural resulta un tipo serio como un paraguas, irónico como un inglés zumbón y endiabladamente parecido, en lo físico, a su progenitor; de sus treinta y dos años, doce ios ha pasado inmerso en el mundo del cine, ya como productor ejecutivo de Fernando Colomo, ayudante de realizadores patrios- desde Berlanga sénior a Carlos Saura- o extranjeros que eligieron nuestro terruño para rodar, destacando entre ellos a John Conan Milius y Stephen The Hit Frears. Lo del comic -puntualiza el novel- lo comenté en una ocasión como una pura referencia. He crecido en la cultura de la imagen y, a la hora de planificar Barrios altos, hablaba de Hergé, de viñetas y de línea clara como otro hubiera hablado de Aldrich o de Spielberg, nada más. La heroína de Barrios altos es Verónica, una burguesita barcelonesa de tan buena presencia y ánimo como relativas entendederas, la cual, rodeada por un ex marido turbio, un hijo que ríanse de! de Jack Nicholson en El resplandor, un amante displicente y una amiga periodista y metomentodo, se ve metida en Un zipizape de mucha consideración: oro en barras, un húngaro que no es lo que parece y un masajista cadáver que tampoco; palizas, chanchullos multinacionales y un inspector ligón y filósofo. Claro, contado es un follón, pero no veas lo que fue rodarlo, casi todo en exteriores: Victoria con anemia, noches incurrientes en el puerto... Fue un encargo. Alfredo Matas me llamó porque quería rodar una comedia de acción con Victoria. Verónica sólo podía ser Victoria, eso es evidente. Así que me pasó el guión que había escrito Lola Salvador y Joan Potau... Hombre, pues, un lujo, no abundan esas oportunidades en el cine español. Victoria Abril, radiante tras su Premio de Interpretación en San Sebastián, como compañera de El Lute, en el filme de Aranda, también habla de lujo al calificar su personaje en Barrios altos, porque tampoco es frecuente que te escriban un papel a la medida, que te permita estar continuamente en pantalla, y, además, un papel de comedia, algo que me apetecía muchísimo. No, no he hecho tantas: Caperucita y Roja, de Revenga, con dieciséis añitos; La noche más hermosa, y, este año, dos de golpe. Está a punto El juego más divertido, de Martínez Lázaro, que fue más tranquila que ésta; no tenía que correr de un lado a otro y sin entender nada Victoria Abril es, no hace falta decirlo, motor y alma mater de esta película, que fluye con ligereza, sin tropiezos, acaso carente de bombeo interno en determinadas secuencias, pero francamente fresca y simpática. Lo que le sobra en humor le falta en inquietud: uno desearía que los peligros que ciernen a Verónica fuesen amenazas reales y no villanías de guión. El resto de los personajes son arquetípicos pero creíbles. Crítica de cine El bosque animado de José Luis Cuerda Producción: Eduardo Ducay para Classic Film (1987) Director: José Luis Cuerda. Guión: Rafael Azcona, según la obra homónima de Wenceslao Fernández FIórez. Fotografía: Javier Aguirresarobe. Color. Música: Pepe Nieto. Duración: ciento nueve minutos. Principales intérpretes: Alfredo Landa, Fernando Valverde, Alejandra Grepi, Encarna Paso, Miguel Relian, María Isbert, Luma Gómez, Amparo Baró, Alicia Hermida, Laura Cisneros, José Esteban, Jr. Paca Gabaldón, Francisco Vidal, Antonio Gamero, Luis Ciges, Manuel Alexandre y Fernando Rey. Sala de estreno: Avenida. todo, hay una tierna ironía, un humor tan ácido como dulce, que se derrama sobre las criaturas que aparecen en el bosque y sobre sus actos. El acierto de Rafael Azcona estriba en haber seleccionado inteligentemente los capítulos, las estancias o historias de El bosque animado tendiendo desde el hecho físico del bosque, una línea argumental que no admite soluciones de continuidad. Luego, la frescura de los diálogos, rescatados unos de las páginas del libro, recreados los otros siguiendo un clima literario y existencial similar, y la caracterización de los personajes, más inmediatos que en el original, completan la Laura Cisneros y Alfredo Landa base literaria con la que ha contado el realizador José Luis Cuerda. Una base indudablemente rica y sólida, ante la cual no desmereComedia costumbrista y coral, adaptace en absoluto su labor como responsable de ción inteligente y divertida de la famosa las imágenes y del ritmo narrativo de éstas, novela de Fernández FIórez sobre la con sus personajes concretamente encama fraga de Cecebre. dos por un reparto homogéneo y bien elegiAcaso fuese El bosque animado entre do. toda la producción de Wenceslao Fernández Cuerda ha sabido- con la inestimable ayuFIórez, La más fragante, entrañada, poética da del director de fotografía, Aguirresarobe- -y humana de sus obras y también la más fabricar un clima dramático, propenso a la querida. Una serie de historias entrecruzadas, carcajada tanto o más que al golpe de ternua modo de estancias sobre los pobladores ra; creíble, cercano y vital. A sus órdenes, Alde la fraga de San Salvador de Cecebre, fredo Landa vuelve a demostrar que es uno un pueblecito gallego a quinde kilómetros de de los mejores actores europeos, como MalLa Coruña. En la fraga en el bosque in- vis Fendetestas mientras Fernando Valculto, entregado a sí mismo, donde se mezverde- Geraldo, el pocero- y Alejandra Greclan varias especies de árboles aparecen, pi- Hermelinda- componen con eficacia a la el bandido franciscano Malvís Fendetes- original pareja romántica, verosímiles ambos tas el pocero cojo Geraldo, enamorado de y muy hermosa ella. Miguel Relian compone, Hermelinda, la hermosa muchacha a quien por su parte, un entrañable fantasma el de esclaviza su tía, la tirana Juanita Arruallo, y Fiz de Cotovelo. Mención especial merecen también el alma en pena de Fiz de Cotovelo, la veterana María Isbert, como Mouxa, la bruy la miserabilísima Marica da Fame, con sus ja, y Luma Gómez, que incorpora a la infeliz hijos: la dispuesta y trabajadora Pilara y el Marica da Fame. Los niños Laura Cisneros y asalta- cepos aprendiz de bandido, Fuco, y el José Esteban, Jr. sacan adelante con gracia cabo de la Guardia Civil, y el cura, y el rico y eficacia sus personajes, los de la malograseñor D Abondo, con su gran mansión y su da Pilara y el rebelde Fuco. Encarna Paso, familia... Hay amor, codicia, generosidad, Amparo Baró y Alicia Hermida, logran, como muerte y lluvia, miedo y primavera. Y, sobre en ellas es habitual, lucirse pese a la brevedad de sus cometidos. Y, al final de un reparto sin fisuras, donde todos los actores cumplen con su cometido, como una colaboración especial encontramos a nuestro SE V E N D E E D I F I C I O perenne y perennemente sobrio y ajustado SÁNCHEZ PACHECO, N. 83 Fernando Rey, dando empaque y apostura, Se compone de: planta baja, destinada a nave sin esfuerzo apreciable, al señor D Abondo industrial y recepción de oficinas y resto edificio. Plantas 1 y 2, edificación ¡ipo industrial. Plantas el terrateniente de Cecebre. 3 y 4 dedicadas a oficinas, exposición y ventas (divididas con mamparas) El edificio, salvo en su planta baja, está dotado de aire acondicionado central. Existe una centralita telefónica con servicio a todas las plantas y despachos, asimismo ascensor montacargas a todas las plantas. Superficie aproximada 2.200 metros. Para visitarlo, de 4,30 a 7 horas Tels. 441 1970, 441 8629 (concertar entrevistas) Fernández FIórez no ha sido traicionado, el jugosos libro original ha dado lugar a una tierna, irónica y divertida película. Cabe resaltarlo porque no es cosa que suceda todos los días, ni siquiera todas las temporadas. Pedro CRESPO