Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
58 A B C ABC DE LA EDUCACIÓN Enseñanzas musicales- MARTES 6- 10- 87 El Conservatorio de Madrid desconoce la fecha del comienzo de las clases Pese a la masificación de las aulas, faltan músicos en España Madrid. María del Mar Rodríguez Graves problemas administrativos amenazan la apertura de curso del Conservatorio Superior de Música de Madrid; e incluso de comenzar las clases, lo harán con serios defectos de organización y bajo la amenaza de desalojo que pesa sobre el centro de la plaza de la Opera antes del final de curso. Hasta ayer los alumnos habían decidido no matricularse, por considerar absurdas las normas que ha impuesto el Ministerio de Educación. Si el inicio de las clases es todavía una incógnita, existe el agravante de que profesores y alumnos serán desalojados de uno de los centros a principios de junio, cuando empiecen las obras que convertirán el Conservatorio en Teatro de la Opera, sin siquiera saber donde realizarán los exámenes de septiembre. Se teme que éste pueda ser el curso más breve de cuantos se han realizado en el centro, lo que no es fácil teniendo en cuenta que hace varios años las clases comenzaron a mediados de enero. Fuentes del Conservatorio creen que, en el mejor de los casos, a finales de mes podrán empezar a llenarse las aulas, y no falta quien opina que de empezar así mejor es que permanezca cerrado. Los estudiantes de música, según han declarado algunos de sus representantes, se encuentran totalmente desatendidos por parte del Ministerio de Educación pues creen que éste no conoce bien sus problemas, y lo que es más grave, dicen, es que no les interesan A su juicio, el desorden administrativo impera en el centro: el proceso de informatización de expedientes no se ha puesto en marcha y parece que un alumno nunca logra enterarse de las asignaturas que lleva aprobadas, a no ser que él- Heve su cuenta particular. No se expiden títulos Desde hace cuatro años, por otro lado, no se otorgan títulos en el Conservatorio, pues el Ministerio paralizó la expedición por diversas irregularidades que se estaban produciendo. El presidente de la Asociación de Padres de Alumnos habla de un auténtico mercado negro de títulos y los estudiantes recuerdan cómo grupos de extranjeros que venían un año al Conservatorio de Madrid se volvían a su país acreditando que habían cursado la carrera de algún instrumento, cuya duración oscila entre los cinco y diez años. El desdoblamiento del Conservatorio Superior de Música de la plaza de la Opera en los centros de Amaniel y de la plaza del Perú, ha provocado el retraso del periodo de matriculación de los alumnos este año. El centro de Amaniel, donde podrá cursarse el grado Medio y Profesional, funcionará con total independencia y en él ejercerán la docencia profesores que estaban en Opera. Pero lo que en principio suponía una mayor oferta de plazas, está causando el retraso del curso. La elaboración de horarios y distribución de profesores está todavía realizándose y el nuevo centro no cuenta todavía con el nombramiento del director. Cuando parecía que estos problemas iban camino de resolverse, fueron los propios alumnos los que decidieron no formalizar la matrícula, a la vista de unas normas que con- sideran absurdas y que según ellos les impedirán estudiar con normalidad. Ayer fueron recibidos por Antonio Malo, subdirector general de Enseñanzas Artísticas, quien explicó a los alumnos que la exigencia de enviar instancias previas a la matriculación a esta Subdirección General, a lo que se negaban los alumnos, había sido un malentendido entre el Conservatorio y el Ministerio. Pero según los estudiantes esto no va a acelerar el inicio de las clases y tampoco modifica su opinión de que otras normas son injustas y contra las que piensan tomar alguna medida de presión. Aunque la entrada en el centro está muy restringida y, por falta de medios, no hay plazas para todos (el pasado año se presentaron 1.289 solicitudes, pero sólo 500 aspirantes pudieron- matricularse) las aulas, en determinadas disciplinas, están sumamente masificadas. Esta masificación, sin embargo, no evita una consecuencia paradógica: no sa len los suficientes especialistas para atender las necesidades musicales del país, especialmente en determinados instrumentos de cuerda, como violín, viola, violonchelo y contraba- jo. Hace tiempo se cambiaron los estatutos de las orquestas nacionales para que pudieran formar parte de ellas más profesionales extranjeros, dado que número de músicos españoles no era suficiente. Todos los expertos consultados por este periódico coinciden en afirmar que el sistema hace agua y califican de totalmente obsoleta la legislación que se aplica a las enseñanzas musicales, que data de 1966. Cristóbal Halffter ve totalmente necesaria la reforma de las enseñanzas musicales y considera urgente partir de una nueva legislación Según este director de orquesta y compositor, las enseñanzas musicales en España no están ni siquiera orientadas, se limitan a cumplir un expediente De esta situación culpa a las clases rectoras de la sociedad, pero no sólo las de ámbito político Desde el punto de vista profesional, las enseñanzas no cumplen la función que debieran, dice, porque en Madrid tendría que haber un Conservatorio para profesionales que no pasara de doscientos alumnos en lugar del que hay ahora, con más de 8.000. La reforma del Ministerio Profesores, estudiantes y profesionales de la música coinciden en afirmar que la mala situación de los estudios musicales en España se debe a la falta de una legislación adecuada. El Ministerio de Educación aprobó el año pasado un anteproyecto, pero se retrasa la entrada en vigor definitiva de una ley que sustituya a la ya anticuada de 1966. La política de parcheo ha sido la práctica común del Ministerio, según una opinión extendida, a la hora de tratar las cuestiones que afectan a las enseñanza de la música. El ambicioso proyecto que se maneja y que regulará todos los niveles de enseñanza musical, desde su consideración como asignatura obligatoria en los colegios e institutos hasta la destinada a formar profesionales, se caracteriza por su vaguedad, según han señalado profesores consultados por ABC. Las prioridades de cualquier reforma que se pretenda aplicar, según los expertos, consisten en la necesidad de dignificar la enseñanza de la música en la escuela, no sólo por medio de audiciones, como ahora se realiza, sino también a través de la práctica con instrumentos. Esto supondría un gran desahogo de los Conservatorios, que ahora tienen el problema de acoger por igual a estudiantes con cierto interés por la música, dada la carencia de una enseñanza seria en el colegio, y a futuros profesionales, pero que no forman adecuadamente ni a unos ni a otros. Serviría, al fin y al cabo, para profesionalizar los centros superiores de música. El anteproyecto que se maneja recoge parte de estas líneas, incluso se prevé la posibilidad de establecer un Bachillerato Musical. El problema que se plantea, a juicio de los profesores, es si se contará o no con los medios necesarios para aplicarla.