Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
50 ABC RELIGIÓN MARTES 6- 10- 87 El secretario deJuan Pablo I desmiente que el Papa muriera envenenado Horas antes de su fallecimiento sintió dolores en el pecho Ciudad del Vaticano. Míguel CastelIví Una revelación de su secretario ha tirado por tierra el montaje de! presunto envenenamiento de Juan Pablo I. Ante las cámaras de la RAS, don Diego Lorenzi, secretario personal del Papa Luciani, ha revelado que la tarde de su muerte Jusrs Pabio í sufrió fuertes dolores, probablemente un preaviso de infarto, Lorenzi afirma que existen testigos de este hecho y cita a monseñor flagee, que entonces trabajaba en ia secretaría papal. 1 rumor de que el Papa de la sonrisa había muerto envenenado fue difundido en un primer momento por un grupo de ultras de Roma. Seis años más tarde, David Yallop, un escritor sensacionalista, escribió un panfleto en el que sostiene que fue asesinado con una sustancia mortal que una vez suministrada no deja traza, como la digitalina Para Yallop, la muerte del Papa benefició a una serie de personas, como los cardenales Viilot y Cody, monseñor Marcinkus y- cómo noSindona, Calvi y Gelli. Nueve años después de la muerte de Papa Luciani, ocurrida en la noche del 28 al 29 de septiembre de 1978, el padre Lorenzi, secretario de Juan Pablo I, ha hecho unas declaraciones a la televisión italiana en las que ha desvelado circunstancias hasta ahora desconocidas sobre las últimas horas del Papa. Hacia las ocho de la tarde de aquel día- h a explicado en un programa especial dedicado al misterio del fallecimiento del Papa Luciani- el Santo Padre se detuvo en el umbral de la puerta que comunicaba con el estudio donde yo trabajaba con el padre Magee, mi colega de la secretaría papal, y dijo: Es extraño, siento pinchazos y dolores en el pecho, con- una sensación de opresión. Las palabras del Papa nos llamaron la atención, a mí y al padre Magee. Si un médico hubiese estado presente, habría dicho: aquí hay un infarto en acecho Yo no soy médico, mis conocimientos científicos eran modestos. Pero todo está documentado. Después de decirnos aquello, el Papa fue a cenar, y hacia las nueve menos cuarto mantuvo una conversación telefónica con el cardenal Colombo, arzobispo de Milán. Cuando terminó, apareció de nuevo en nuestra habitación, y el padre Magee le dijo: Si tiene necesidad de nosotros, pulse el timbre y vendremos enseguida. En realidad, ya nadie volvió a ver vivo al Papa. Por la mañana, monseñor Magee lo encontró muerto en la cama. Algunos afirman que tenía en la mano unos folios con unos nombramientos: Benellí como secretario de Estado, Casaroli- entonces secretario del Consejo para Asuntos Públicos de la Iglesia- como arzobispo de Milán, Felici para vicario de Roma y Poletti como arzobispo de Florencia. En realidad, no hay confirmaciones de este La hermana del Papa señala que lia habido otras muertes repentinas es su familia Hay que celebrar con ilusión el Domund afirma Suquía Madrid. S. R. El cardenal Suquía, arzobispo de Madrid, ha hecho pública una carta pastoral en la que pide de todos los fieles diocesanos que celebren y vivan con ilusión y sentido de responsabilidad el próximo Domund Comenta el cardenal arzobispo que la Iglesia, a través de los siglos, ha ejercido la misión liberalizadora del hombre y que este cometido aparece hoy con caracteres de urgencia. Respecto a los misioneros, Suquía afirma que son un claro y heroico testimonio de esta liberalización que da luz a Cristo en el corazón y en la vida de los hombres y de los pueblos, generando así una humanidad nueva, entregando su vida por los más pobres punto y parece difícil que el Papa Luciani, que cuando estaba en Venecía meditaba mucho sus decisiones, estuviese a punto de realizar unos cambios tan importantes sólo un mes después de su elección. El diagnóstico oficial fue de paro cardiaco, y no se hizo la autopsia para no romper la costumbre del Vaticano en la muerte de un Papa. Antonia Luciani, la hermana del Papa, ha desmentido también la truculenta versión del envenenamiento: No padecía del corazón, pero su muerte, aparte del gran dolor que nos produjo, nunca nos pareció extraña o sospechosa. Había llegado su hora, el Señor lo llamó. En nuestra familia, por parte de nuestra madre, ha habido otras muertes repentinas como la de mi hermano. Ese Yallop ha escrito el libro por afán de lucro, y ha hecho mucho daño. Yo no lo he visto nunca Según Antonia Luciani, su hermano pudo morir de trombosis, y no de infarto, como se dijo oficialmente. Un especialista en medicina legal, Perluigi Bima, intervino ayer desde el prestigioso periódico turinés La Stampa rebatiendo las tesis de Yallop. No tiene sentido decir qué la muerte de una ilustre personalidad es sospechosa sólo porque ha muerto sin testigos. El Papa Luciani no era un hombre de buena salud. Tenía graves precedentes pulmonares, había sido operado varias veces y recibía tratamiento farmacológico por una hipotensión que le provocó colapsos y trombosis. Tres años antes de su muerte superó una trombosis retínica y se lamentaba de que se le hinchaban los tobillos, señal de un problema cardiocirculatorio. Estos elementos avalan el diagnóstico oficial Bima descarta absolutamente la tesis del envenamiento con digital- una dosis masiva de esta medicina produce manifestaciones gastroentéricas muy llamativas con diarrea, vómitos y convulsiones, y de todo esto no hay ninguna traza pero dice que sería interesante un estudio científico sobre el fallecimiento de Juan Pablo I que deje de una vez las cosas claras. ÜÍÜB A Sito Ponsporsu remontada final. Por barrer en Argentinay porsu 3. puesto en e Munt íá Y a Carlos Cardús por su coraje y valentía, i y a Luis Miguel Reyes por convertirse en una dé nuestras mejores promesas. í A todo el equipo Carnpsa, ¡Enhorabuena! i ÍMoiórÜé futuro