Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
32 ABC INTERNACIONAL Horizonte MARTES 6- 10- 87 Calma y normalidad en Egipto en el referéndum sobre Mubarak El Cairo. Afp, Ap, Dpa, Reuter Cerca de catorce millones y medio de egipcios fueron convocados ayer a las urnas para pronunciarse sobre la reelección- de Hosni Mubarak como presidente del de la República por un segundo período de seis años. El resultado del plebiscito se sabe ya de antemano, el presidente Mubarak resultará elegido de forma aplastante. El actual presidente egipcio era el candidato único designado el 6 de julio pasado por el Parlamento por una abultada mayoría de 420 votos de un total Hosni Mubarak de 458. A las ocho de la mañana de ayer fueron abiertos los 23.000 colegios electorales de todo el país tras un gran despliegue de propaganda realizado durante la semana pasada pidiendo el voto para Mubarak. El interés del escrutinio más que en la reelección del presidente está centrado en el índice de participación del electorado convocado para darle una legitimidad popular. El aparato del Partido Nacional Democrático (PND, gubernamental) y los medios de comunicación del Gobierno han movilizado todos sus medios desde hace más de tres meses para conseguir el mayor número posible de sufragios para el presidente Mubarak. Los mítines se han sucedido sin pausa en todo el país, acompañados de campañas de carteles en la calle y de publicidad a toda página en los diarios, proclamando el apoyo de las distintas organizaciones culturales o socio- profesionales al presidente Mubarak. La incertidumbr in embargo, se mantendrá probablemente hasta hoy, sobre la audiencia popular de las organizaciones islámicas extremistas que han hecho un llamamiento al boicot del plebiscito, sobre todo en las regiones del alto Nilo donde son más activos. En el primer mandato de Mubarak ha destacado su preocupación permanente por la economía de su país. Poco después de asumir la presidencia, en los meses de enero y agosto de 1982, efectuó dos reorganizaciones de su gabinete para dar nueva orientación y mayor impulso a la agricultura, a la industria y al comercio exterior. En noviembre de 1986, tras la dimisión del entonces primer ministro Alí Lufti, Mubarak creó tres nuevos Ministerios relacionados con la dirección de la economía del país. Recientemente, Mubarak anunció que incrementará la lucha contra la burocracia, emprenderá una campaña contra el alto crecimiento de la natalidad, además de nombrar al turismo y el sector agropecuario como los prioritarios de la economía nacional de los próximos años. Mubarak asumió la presidencia de la República en 1981 tras el asesinato del entonces jefe del Estado Anuar el Sadat. LOS PODEROSOS PEQUEÑOS En otros tiempos, los pequeños países no solían amenazar a las grandes potencias; la gente no se creía la ejemplar historia de David y Goliat. Las grandes potencias, a su vez, despreciaban olímpicamente a esas pequeñas potencias. Una vez, la Reina Victoria de Inglaterra pidió un lápiz rojo y un mapa del hemisferio occidental y tachó en él a un país iberoamericano que había tenido la avilantez de pasear en burro por las calles de la capital al embajador británico. Evelyn Waugh ha escrito desternillantes historias sobre este tema. Pero los tiempos han cambiado, y las pequeñas potencias se han subido a las barbas de las grandes, las cuales han descubierto que no hay enemigo pequeño. Quizá esto empezó con la guerra de Corea. Fue la primera de la posguerra grande que no ganó nadie. Los Estados Unidos tuvieron que pasar por las humillaciones de la retirada militar y sobre todo de las negociaciones de paz, en Pan Mun Jon. Con anterioridad, los franceses no pudieron hacer otra cosa que capitular en la rota de Dien Bien Fú La gente, atónita, vio desfilar por las calles de Saigón al mejor Ejército colonial del mundo, seguido de los triunfadores locales, una horda de descamisados, con toda su intendencia abordo: un bolsillo lleno de arroz. Más tarde, vino lo de Cuba, y finalmente lo de Vietnam. En todos esos conflictos la parte mejor la llevaron los pequeños. Resultó en todos los casos que los grandes sólo habrían ganado empleando su armamento nuclear y como éste estaba reservado para el holocausto, pues voilá Teniendo esto en cuenta, los EEUU harían mal echando en saco roto la posibilidad de que cualquier día se encuentre en guerra con Irán, cosa que no parece asustar en lo más mínimo a la gente iraní. Los portavoces de Teherán anuncian casi a diario que va a ser inevitable un conflicto armado con los Estados Unidos; no anuncian esa posibilidad como quien espera el apocalipsis, sino como un lamentable incidente. Naturalmente, no sé lo que anda por dentro de la cabeza de Jomeini, ni de Rafsanjani, pero no dan la impresión de que les paralice el miedo, ni de que esperen otro resultado que no sea una victoria. Añadamos que de momento tienen algunas razones para pensar o sentir así: en 1979 secuestraron durante cuatrocientos cuarenta y cuatro días a cincuenta y dos rehenes, retenidos en la Embajada americana en Teherán, y el único que pagó los platos rotos fue el presidente Cárter. Con anterioridad, una expedición militar organizada para liberar a los rehenes terminó en desastre. Y por último, tenemos la guerra del Golfo, donde más que enfrentarse juegan al escondite lanchas rápidas iraníes y grandes portaaviones, fragatas, destructores, helicópteros y dragaminas de varios países, con una sola pieza iraní cobrada, mientras que los petroleros se van poniendo poco a poco llenos de agujeros. Nada, pues, de bromas con las amenazas iraníes. Un país que lleva siete años combatiendo encarnizadamente a un rival como Irak, y que manda a freír buñuelos a las Naciones Unidas, y que no quiere oír de paz mientras Irak no sea acusado de agresor, reclama algún respeto. No se le puede intimidar porque es evidente que no se deja; es también evidente que no tiene miedo a nadie ni a nada, y que cualesquiera que sean sus recursos militares, sabe cómo utilizarlos. Esta historia de David hondeando a Goliat puede aplicarse también, cómo no, a la URSS. Ahí está Afganistán, casi ocho años después de ser invadida, y Rusia que no sabe cómo salir de ella. Manuel BLANCO TOBIO El Comité delSenado USA se pronunciará hoy sobre el juez Bork para el Supremo Nueva York. José María Carrascal Hoy se vota en el Comité Judicial del Senado norteamericano si el juez Bork es o no el próximo magistrado del Tribunal Supremo. Todo apunta que será un no aunque el candidato tendrá todavía una segunda oportunidad, cuando el asunto pase al Pleno de la Cámara Alta. El hearing o examen, del juez ha sido tan duro como se predecía, y más. Críticos y defensores sacaron todos sus ar- su opinión sobre el aborto, derechos de progumentos, habilidades y trucos para hundirle cesados o libre expresión. Sus defensores, o salvarle, conscientes de lo que estaba en sostienen que es un estricto intérprete de la juego: el equilibrio de la Corte más alta de la Constitución, una mente jurídica excepcional. Los hearings no han logrado saldar la nación- que aquí es también Tribunal Constitucional- dividida en cuatro conservadores controversia. Con una mayoría demócrata en y cuatro liberales. El magistrado que ocupe el el Comité, Bork lo tiene muy mal allí. Sus essillón vacante va a inclinar la balanza y la di- peranzas se cifran en el Pleno de la Cámara, donde los senadores del Sur pueden, aunque rección del país en los próximos años. A Bork, sus enemigos le acusan de extre- demócratas, acudir en su ayuda. Pero no es, mista. No es un simple conservador- -di- ni mucho menos, seguro, y muchos recocen- es un ultra, que dará marcha atrás en miendan a Reagan empezar a buscarse ya los avances realizados en el terreno de las li- otro magistrado. Algo a lo que él se niega, bertades durante los últimos años. Se teme dispuesto a dar la batalla hasta el final.