Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
16 ABC OPINIÓN MARTES 6- 10- 87 f Cuaderno de notas ZIGZAG Zurbarán, en el MET Una vez más, la obra de uno de nuestros grandes maestros de la pintura atraviesa las fronteras para presentarse en un gran museo: el Metropolitano de Nueva York. En colaboración con el Louvre, ha reunido 71 telas de Zurbarán que se encontraban dispersas en América, Francia, Gran Bretaña y España, para el deleite de. los neoyorquinos. El pintor extremeño, como no ocurre con Velázquez o Murillo, no es suficientemente conocido en Estados Unidos. Sólo una docena de sus obras, como el Cordero pascual o el San Francisco, habían posado hasta ahora ante los ojos de los norteamericanos. en el constante estado de ansiedad que provoca entre la población. Aunque algunos, acostumbrados a la sangre, contemplen con indiferencia los asesinatos. Pero la inmensa mayoría siente horror ante la muerte: en cierto modo las balas de ETA nos matan un poco a todos. NO ENCERRAR AL GATO A detención del número dos de ETA, Santiago Arróspide, alias Santi Potros ha servido eminentemente para dos objetivos: limitar las posibilidades operativas de la organización terrorista vasca y poner en ciaro que Francia reduce las proporciones de su antigua neutralidad en la lucha entablada. Las noticias que oficialmente se han y hecho circular a partir de las revelaciones de un periódico francés resultan elocuentes. Ha sobrevenido la dispersión. Una dispersión que se mantendrá entre la militancia huida de sus madrigueras hasta que París demuestre el alcance de sus intenciones, es decir, o completar el ciclo de detenciones que dejen a la ETA prácticamente acéfala o simplemente darse por contento con lo efectuado. Lo razonable es pensar que, corno en el boxeo, los terroristas han encajado un golpe y necesitan varios asaltos de transición para recuperarse. Lo irracional es poner o depositar excesiva fe en una Francia subsidiaria dispuesta a realizar todo aquello que España no esté en condiciones de hacer. Es de justicia reconocer que ¡as autoridades españolas han sido prudentes. No se han dejado deslumhrar por el tamaño de la operación concluida en estos últimos días y han preferido dar por probable, o al menos por posible, una reincidencia de ETA en sus antiguas y lamentables actividades. Actividades que, precisamente por tener que ser menos perfectas, acaso lleguen a resultar más brutales. El riesgo de ¡ndiscriminación, puesto de relieve en episodios recientes, puede acentuarse. Ya no se trataría- y ello con perfecto descaro- de seleccionar víctimas, sino de practicar el terrorismo ciego y libanizado del qué tuvimos pruebas en el doloroso atentado de Hipercor. Esto no es un augurio de pesimista. Es una cautela ba- L sada en la propia prudencia del Gobierno. Es sensato considerar que a la ETA le quedan algunos proyectos en pie. Imaginar lo contrario es ponerse en condiciones de sostener que la documentación aprehendida a Santi Potros en su propio domicilio es toda la docu m e n t a c i ó n existente. Esto significaría que la infraestructura de ETA es débil y encima muy personalista. Se da por evaporado al comando Madrid en su nueva edición dirigida por Urrusolo Sistiaga. Sin embargo, conviene distinguir entre evaporación y una cierta entrada en período de abstinencia. Una abstinencia que no puede estar reñida con la decisión de abandonar una carga explosiva en el Metro o en otro lugar de parecida resonancia. La alerta, por consiguiente, tiene que ser máxima entre los efectivos policiales. El golpe sufrido por ETA ocurre precisamente cuando más intensa parecía la presión terrorista en pro de negociaciones que favorecían sus planes. Es decir, se trataba de negociar ¿por qué utilizar otra palabra? desde una posición de ventaja. Con Santi Potros en la cárcel la negociación cambia momentáneamente de signo. Nos referimos, por supuesto, a una negociación hipotética que el Gobierno pregona sin la menor inhibición. Sólo que ahora el Gobierno tiene cartas de las que no disponía en los iniciales contactos de Argel. Cartas que habría que jugar con rapidez en la medida que, con una parte de la dirección encarcelada, ETA se siente más urgida y más necesitada de conversaciones, transacciones y fórmulas de acuerdo. Téngase en cuenta que no conviene encerrar al gato. En las presentes circunstancias es la más vitanda de las tentaciones. Lorenzo CONTRERAS Vidrio y Transparencia La Asociación Nacional de empresas- de fabricación automática de envases de vidrio ha patrocinado los dos premios a la transparencia: buscan reconocer a instituciones y personalidades, nacionales y extranjeras, que hayan aunado la ética a una brillante carrera profesional. ¿Será para algún político? El político que quiera mantenerse- dejó dicho Maquiavelo- deberá aprender a no ser siempre bueno, a serlo o a no serlo, según la necesidad. ¿Es eso transparencia? Multas y protección En una céntrica calle de Madrid roban un coche; unos metros más arriba, un vigilante municipal pone multas. En esa misma calle, una semana después, rompen el cristal trasero de un coche y sustraen la radio; unos metros más arriba, un vigilante pone multas. En el mismo escenario, esa misma semana, unos delincuentes desvalijan un coche; unos metros más arriba el vigilante de turno, impertérrito, pone multas: Los vecinos pagan impuestos para recibir protección pero sólo reciben multas. Alcoholismo Según los últimos datos, referidos a la Comunidad de Madrid, 800.000 personas están consideradas como alcohólicas; hace doce años esa cifra era la mitad. Y cada año mueren 2.000 alcohólicos en el mismo ámbito geográfico. La gravedad de estos datos, puestos de relieve en las V Jornadas de Información sobre el. problema del alcoholismo y sus consecuencias, deben inducir a reflexión. Problemas familiares y de educación, problemas de entorno y problemas asociados a la crisis socioeconómica arrojan a muchos madrileños a esta perniciosa dependencia del alcohol. El alcoholismo es esta otra de las graves toxicomanías de nuestro tiempo, oscurecida por el drama de la adicción a los estupefacientes. Una enfermedad que exige atención sanitaria en lugar de una cómoda justificación social. Estados de ansiedad Parece que la política de Danton de mantener un permanente estado de terror entre los franceses después de su revolución tiene una exacta réplica en la crispada sociedad española. Bastó que unos petardos hicieran explosión en el centro de Madrid para que ia ciudadanía se echara a temblar. Los logros del terrorismo no sólo se cifran en el doloroso número de viudas y huérfanos, sino también