Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
EDITADO POR PRENSA ESPAÑOLA SOCIEDAD ANÓNIMA 6 DE OCTUBRE 1987 FUNDADO EN 1905 POR DON TORCUATO LUCA DE TENA N el prólogo de un reciente libro sobre contracción muscular y ejercicio, el profesor Siliprandi cuenta la anécdota con que terminó su última lección Emilio Veratti, uno de sus profesores en Pavia. Contó Veretti cómo una compañía de Infantería encuentra, al regreso de unos ejercicios, a una mujer que al borde del camino buscaba afanosamente algo entre las piedras. Viendo el capitán el estado de ansiedad en que esta mujer se hallaba, le preguntó qué le ocurría, y ella le contestó que había perdido un anillo, lo único valioso que poseía. El capitán distribuyó entonces a cien hombres por la zona, y les ordenó que lo buscasen. Todos los soldados buscaron diligentemente, pero sólo uno de ellos tuvo la suerte de encontrarlo. El profesor Veratti concluyó su anécdota diciendo que él había sido como uno de los noventa y nueve que habían buscado sin éxito, y que era evidente que los esfuerzos bien coordinados producen, generalmente, resultados positivos, mientras que los aislados suelen conducir al fracaso. Hace pocas semanas me reuní en Bruselas con el profesor Paolo Fasella, director general de Investigación Científica y Desarrollo de la Comunidad Europea, una de las personas más generosas, imaginativas, trabajadoras e interesadas en la cooperación internacional, que he tenido la buena suerte de conocer. Fue alumno del profesor Siliprandi, actualmente profesor de bioquímica en Padua, con quien sospecho perfeccionó su excelente sentido del humor. Fasella estaba muy contento porque, como indicaron los medios de comunicación- p o r ejemplo el ABC del 26 de julio- tras una lucha de titanes entre la señora Thatcher y los demás líderes de la CEE, se ha aprobado el programa marco de investigación y desarrollo tecnológico de la Comunidad Europea, por casi un billón de pesetas- m á s de seis mil quinientos millones de ecus- Se calcula que de estos fondos unos cien mil millones de pesetas llegarán a España en el curso de cinco años para el desarrollo tecnológico. Uno de Tos programas de gran interés es et de la necesidad de encontrar alternativas energéticas en un plazo razonable. Problema casi olvidado durante cierto tiempo y ahora resucitado. La más atractiva de estas alternativas es la fusión nuclear, no la fisión hecho que ya se hizo resaltar en el primer Simposio sobre Posibilidades de aprovechamiento de nuevas fuentes de energía en diciembre de 1979 en la Fundación Valenciana de Estudios Avanzados. Un área en la que España podría ocupar un primer puesto sería la del desarrollo de programas de cooperación internacional en biotecnología y biomedicina. En recientes números de Nature y Science recibidos en el Instituto de Investigaciones Citológicas de la Caja de Ahorras de Valencia, se comenta sobre la necesidad- y lo que es más importante, enormes ventajas- de secuenciar el genoma humano. Un artículo de Science de Daniel E. Koshland, que ha visitado España varias veces, insiste en la importancia de este cometido. Es decir, aunque hay interés en algunos laboratorios por secuen- ABC ciar otros genomas, por ejemplo, el de la levadura, sin duda alguna, desde el punto de vista social y ético es rríás importante hacerlo con el humano. El problema es cómo se puede hacer de manera eficaz, ya que supone una gran y costosa labor. Se están ya descubriendo- y se continuaráporciones de genoma humano en diferentes laboratorios, pero esta labor es ineficaz, pues cada laboratorio debe aprender los métodos, desarrollar sus propias bibliotecas de clonaje, y utilizar técnicas y equipos que pueden ser mejorados. No cabe duda de que un ataque masivo en el desarrollo de nuevas técnicas, coordinación de datos, sistematización de bibliotecas, etcétera, producirá resultados mejores y más rápidos. La cuestión es quién activará este proyecto y se encargará de realizarlo. Koshland considera algunas posibilidades. El propone que los Institutos Nacionales de la Sanidad, la Fundación Nacional de la Ciencia, el Howard Hughes Medical Institute, y científicos extranjeros, participen en esta organización. En definitiva, que se haga un esfuerzo internacional en términos económicos, de investigadores y de líderes. Un problema es evitar que la ciencia grande y la pequeña estén en conflicto. Así, el día 10 de julio en EE UU el senador Dominici intentó crear un patronato que tuviera representaciones del Gobierno Federal, las Universidades y la industria, para estudiar la secuencia del genoma humano. Es de notar que con este intento, el senador pretendía también establecer investigación cooperativa en otras áreas. Por una serie de razones políticas y burocráticas el senador abandonó su intento, debido también a que ya estaban en marcha dos estudios sobre el tema: uno a cargo del Consejo Nacional de Investigación de la Academia Nacional de Ciencias, y otro por el Comité del Departamento de Asesoría Tecnológica, dado que se trata de un programa de gran envergadura cuyo principal problema es qué tipo de organización administrativa se le debe dar. En la propuesta del senador se pedía inicialmente, que el Comité estuviera presidido por el secretario de Energía, aunque más tarde, y debido a diversas opiniones, se cambió de idea en favor de que el cargo fuera rotativo. Además REDACCIÓN ADMINISTRACIÓN TALLERES- SERRANO, 61 28006- M ADRID E COOPERACIÓN INTERNACIONAL EN INVESTI 6 ACI 0 N EDICIÓN INTERNACIONAL Un medio publicitario único para transmisión de mensajes comerciales a ciento sesenta naciones del tema del control, el problema es que, como se ha indicado, ya se gasta bastante en proyectos relacionados, y que se quiere evitar que un gran proyecto pueda restar fondos a los ya en marcha. Quiero insistir en que los recientes descubrimientos e identificación de genes, son ejemplos ilustrativos del increíble potencial del conocimiento del genoma humano, como yo decía hace poco en esta página con respecto a la depresión, distrofia muscular, fibrosis cística y enfermedad de Alzheimer; defectos hereditarios que pueden ser diagnosticados, y hasta posiblemente eliminados en un futuro. Además, el desarrollo de ia metodología para secuenciar el genoma humano significa que el conocimiento de otras especies también se acelerará. Como dice Nature muchas colaboraciones en investigación a nivel internacional, incluyendo la del SIDA, languidecen por falta de una estructura eficaz, rápida y tangible, que permita este tipo de interacción. Es decir, el que la investigación sea una actividad internacional, cuyos beneficios son globales, es una verdad de la que nadie duda, aunque, naturalmente, todos intentan obtener ventajas del dinero que se gasta. Es cada vez más evidente que algunos objetivos sólo se pueden obtener a través de una investigación internacional. El reconocimiento de Europa hace unos treinta años de esta colaboración en física de alta energía, ha sido claramente reivindicado por el éxito del laboratorio de física de alta energía CRNE en Ginebra. Lo mismo ha ocurrido con el programa europeo de fusión termonuclear TORUS en Inglaterra. Estas colaboraciones han tenido éxito porque su administración ha estado en manos de técnicos. También es verdad que mucho de su éxito ha dependido de la posibilidad de tener equipos más caros de ¡os que podrían costearse los laboratorios individuales. A mi parecer, la nueva reorganización de política científica en España y el marcado interés por la investigación del Ministerio de Sanidad, por ejemplo, con su potenciación del Fondo de Investigaciones Sanitarias de la Seguridad Social y la creación del Instituto Carlos III, conseguirá que España juegue un papel de liderazgo y quizá ayude en la colaboración en Europa y entre Europa y América. El próximo día 9 de diciembre tendrá lugar una reunión presidida por el ministro de Sanidad sobre Salud e Investigación Biomédica con motivo del centenario de los Institutos Nacionales de la Salud de los EE UU, que servirá, sin duda, para resaltar el papel pionero de estos Institutos en programas intra y extra murales, y en su interés al más alto nivel internacional en la coordinación de esfuerzos para el desarrollo de la investigación biomedica y de la salud. Quizá España, dada la nueva reorganización de cooperación en investigación pueda servir de punto clave para programas internacionales como es el de secuenciar el genoma humano. Santiago GRISOLIA