Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
LUNES 5- 10- 87- ESPECTÁCULOS -ABC, póg. 89 Tres poemas de la lírica española para abrir el Festival de Otoño de la Comunidad Éxito de Cristóbal Halffter al frente de la Sinfónica de Madrid Ha sido motivo de satisfacción que el Festival de Otoño abra su ciclo orquestal con un programa dedicado a música española, de cronología que abarca cerca de cuarenta años, que la dirección se confiara a uno de nuestros compositores más cualificados y que la convocatoria, en el Real, haya registrado magnífica entrada. Con voluntad de homenaje a table carrera como tal, tuvo en la memoria de Andrés Segovia, sus manos a concertista y profepara quien la escribió el autor, sores para el mejor resultado. Alirio Díaz, discípulo del insigne Se esperaba con vivo interés y querido guitarrista, interpretó el estreno en nuestro país de Fantasía para un gentilhombre. sus Tres poemas de la lírica esVolvimos a gustar la inspiración pañola, después del gran éxito original en los temas de Gaspar alcanzado al presentarlos con la Sanz, sabiamente aderezados Fiiarmónica de Berlín, por él diripor Joaquín Rodrigo, destinatagidos y con el mismo solista que rio, al ser descubierto en un ahora, Roland Hermann: proscenio, de calurosas ovacioSiempre hay en la obra de nes. Dos casticismos se hermaCristóbal Halffter una sensación nan al cabo de los siglos y la de firmeza y que el autor sabe lo distinción y el garbo, el protagoque quiere y cómo lograr el clinismo guitarrísíico se arropa con ma que desea. Advierto en estos la orquesta leve y refinada. Sonó tres poemas la doble unidad tecon calidad y pulcritud, justa exmática de los ojos, como punto presión lógica, el discurso de Alide partida, y la permanente origirio Díaz, tanto como la colaboranalidad de la curva musical que ción prestada por el grupo de sirve los versos, en una tesitura profesores de la Sinfónica- ¿inmuy extensa, incluso tirante y cisivo en exceso el timbre del que llega a ser peligrosa para flautín? ¿poco redondo el tromuna voz baritonal que arrostra peta circunstanciaimente? zonas tenoriles agudas. Halffter guiada por Halffter. Divertido: la se permite sólo una libertad: la continuidad hacia los canarios repetición de algún verso, de aldesde el número anterior, marcaguna palabra. Los textos se oyen da por el maestro, mientras el sin dificultad y la orquesta sugiesolista revisaba, como si con él re, como busca el músico, un clino fuese la cosa, la afinación. ma sonoro adecuado: en el MaTiene ya diez años el Concier- drigal de Gutierre de Cetina, to para violonchelo de Tomás Ojos claros, serenos, la cuerda Marco, ahora estrenado en Masola; violines y violas con notas drid, en ocasión de un viaje a sostenidas, cambiantes en los Norteamérica de su autor, que cellos. En Aquestos mis enojos, hubiese podido recoger las ovade Jorge Manrique, el viento, la ciones rendidas al concluir su obra. Busca en ella un discurrir fluido y variado. Emplea una completísima orquesta, incluido piano y familia de saxofones, que sirve cortejo, subrayado, apoyo al solista en sus intervenSólo faltaba Doña Sofía en el ciones. Recuerdo, muy especialacontecimiento artístico que sumente, la del arpa y una percuponen las lecciones magistrales sión delicada y, ya en los finales, de Rostropovich, porque no en la de oboe y corno inglés. Quizá balde nuestra Reina preside lo más feliz, lo más acertado en cualquier llamada musical imporel Concierto sea el tratamiento tante, fiel a su probada filarmodel solista, porque en ningún insnía. Y, en efecto, aún a costa de tante se distorsionaba la calidad anticipar el regreso de Norteadel instrumento cuyos soliloquios mérica, su Majestad, como una son muy gratos y de cierto signo oyente más ha seguido con admiespañol, hasta desembocar en la rada ilusión las clases dominicareproducción entrecortada rítmiles de mañana y tarde que Roscamente de Lo cant deis ocells, tropovich ofreció en la Escuela la bellísima melodía catalana. Superior de Canto, rodeado por su directora, Isabel Penagos, y Christian Florea fue un solista el musical del INAEM, entidad de alto rango, con un sonido cáorganizadora, Francisco Marco. lido, igual y de suma pereza. Cristóbal Halffter, cuyos progreMe comentaba después la sos de director son cada vez Reina, con sencilla espontaneimás firmes y justifican su ya nodad y modestia, que las leciones percusión, sin cuerda, en un despliegue poderoso, con sostenido fondo de la celesta y restantes instrumentos de percusión, expresiva, (vibráfono, xilófono... creadores de atmósfera. En Amor constante más allá de la muerte, de Francisco de Quevedo, la orquesta plena, como plena fue la tensión vocal. Destaca mucho, en este último número, un seductor solo de viola que tocó muy bien Humberto Oran. Es de gran efecto la explosión en las postrimerías del tutti polvo serán, más polvo enamorado -que se diluye en la viola y en alguna intervención complementaria sutil. Roland Hermann fue un excelente solista, -de amplias facultades e irreprochable línea. En la Sinfónica hubo notable calidad, como corresponde ai prestigio de Entre alegrías y tanguillos, Valie- Inclán se llega a Cádiz CádizPedro Narváez env especial Un Valle- Inclán de pura cepa, el de las Galas del Difunto, reconvertido por la compañía Producciones 2000 a la tragicómica blancura de un Cádiz esperpéntico, inauguró ayer el II Festival Iberoamericano de Teatro. De la pluviosidad alarmante y el cielo cerrado de Galicia, Gerardo Malla, director del nuevo drama, trasladó las barbas canas de don Ramón a un escenario pletórico de estrellas y lunas redondas. En el nuevo y caluroso espacio, alegrías colombianas y tanguillos impulsan dramatismos deudores con los de! Norte mientras el blanco se deshace en haz luminoso y cruel colorido de simbólica significación. Joaquín Linares a la guitarra, Silverio Heredia al cante y Luisa Lebrero en las artes del baile, aportan e ¡genuino componente gaditano a una puesta en escena brillante y luminosa donde la sombra del autor gallego se perfila en una mesa del paseo de Recoletos. ¿Por qué en Cádiz? Pura subjetividad primero- dice Gerardo Malla- y el convencimiento después de que este emplazamiento en nada altera el espíritu del t e x t o ¿Acaso no desembarcan en su puerto los empobrecidos sx Jdados de Cuba? ¿Acaso no esperaban a estos daifas pelinegras ejerciendo sus labores en calcetines como la filipina o la jardinera? ¿No tenía Cádiz parte de la resaca que acompañó a la pérdida de las Colonias, y preludiaba el advenimiento de una nueva conciencia del ser españo? La última respuesta, no obstante, se encuentra en el claustro público de Ernestina, una prostituta repudiada por su padre, aderezado con la más pura iconografía andaluza, tan de manual como la carta que ella misma escribe a su progenitor y que nunca leerá. La síntesis ambiental de la ciudad sureña del siglo pasado conecta y envuelve la Tacita. de Plata actual, engalanada toda de los colores del Festival. Al verano han sucedido aquí charlas y tertulias de teatro. Desde el Callejón de los Piratas hasta el paseo Marítimo, donde se hospedan los grupos participantes; la escena iberoamericana y su conexión, lingüística se discuten en matices de relación, contradicción e igualdad. Se trata del Festival paralelo, conferencias y exposiciones que miran el ombligo de Talía en ún apunte escenográfico de acento suave. la Orquesta Arbós. Cristóbal Halffter, ovacionado, anunció el regalo, en homenaje a ¡a Comunidad y dentro de un programa que fundía pasado y presente de nuestra música, de su Tiento del primer tono y batalla imperial, estrenado un año atrás por la misma Sinfónica- muy bien dirigida por José Luis Temes, record a m o s- partitura en la que hace filigranas con la base de Cabezón y Cabanilles, y que; ratifico lo escrito en su día, está llamada a ser obra de permanente repertorio y éxito seguro. Como esta vez. Antonio FERNANDEZ- CID La Reina asistió a las lecciones magistrales de Rostropovich lo eran para todos, incluso para los no profesionales como ella. Subrayaba la eficacia, la claridad, la oportunidad y simpatía de los consejos prodigados por Rostropovich, quien por la tarde, luego de brindarlos al violonchelista, Alvaro Campos, y al grupo de metales de la Sinfónica de RTVE, que dejaron a gran altura el pabellón, dedicó palabras de gratitud a la Reina y expresó su satisfacción por estos días españoles en relación con músicos no todos de igual nivel, pero sí equiparables en el amor al arte. Obvio es decir que la sesión se cerró con cariñosos aplausos para su Majestad y para el gran maestro. A. F. -C.