Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
LUNES 5- 10- 8 LA FIESTA NACIONAL En la Monumental de las Ventas -ABC, póg 87 Juan Cuéllar, otro que viene dispuesto a dar guerra Emotiva ovación a la afición de S. A. R. la Condesa de Barcelona Decíamos el otro día que este año la empresa ha entrado en el terreno de la lógica. Llevábamos muchas temporadas predicando en el desierto del taurinismo. Los carteles no se pueden confeccionar con antelación de meses. Eso es un tremendo disparate, en el que han caído los sucesivos arrendatarios de la Monumental, incluido el propio Chopera hasta el año pasado. Ha bastado en esta ocasión con un mano a mano de dos chavales- Julio Norte y Juan Cuéllar- con prometedoras actuaciones en recientes novilladas para que la plaza registrara una estupenda entrada, cuando ya no hay turismo. Sorprendió que Doña María de las Mercedes, madre de nuestro Monarca, honrara el interesante pero modesto festejo con su presencia. Demostró, una vez más, su gran afición, que nace de su niñez y adolescencia sevillana, pese a nacer en los Madriles, de su amor al toro y al caballo. No es la espectadora de corrida isidril de lujo, sino la aficionada que asiste a los toros con asiduidad. Así lo ha reconocido la afición no sólo con las distinciones que le han hecho en forma de pergaminos como el estimable de Los de José y Juan sino la plaza entera, que el domingo prorrumpió en una larga y sostenida ovación cuando el joven Juan Cuéllar le brin- dó la muerte del último toro de la tarde. La egregia señora merecía la cerrada ovación que le dedicó el público. Ella sabe mejor que nadie que no basta con presenciar una corrida al año para darse de bruces con la gran tarde de toros. Esto es cuestión de paciencia, de esperar. Y de eso sabe más que nadie la Condesa de Barcelona, aunque en política no se haga siempre realidad la frase de Rousseau de que la paciencia es amarga, aunque de fruto dulce... pena, porque Julio interpreta las suertes fundamentales con la difícil facilidad del que sabe torear, sin preocuparse de otra cosa que no sea embarcar a los toros por delante Ficha de la corrida Plaza Monumental de las Ventas. Buena entrada. Seis novillos portugueses de Santa María, bien presentados. Quinto y sexto, con problemas; los restantes, nobles, pero apagados en el último tercio. El segundo, retirado por su poca tuerza, fue sustituido por otro de la misma divisa. Julio Norte, de blanco y oro. En el primero, cuatro pinchazos y dos descabellos (silencio) En el tercero, cuatro pinchazos y un descabello (silencio) En el quinto, cinco pinchazos y dos descabellos (silencio) Juan Cuéllar, de grana y oro. En el segundo, pinchazo y media delanterilla (ovación, oreja y vuelta al ruedo) En el cuarto, pinchazo y estocada arriba (unánime petición de oreja, que el presidente no atiende. Ovación para el torero, que se negó a dar la vuelta ai ruedo) En el sexto, pinchazo y estocada. Fue despedido con una fuerte ovación. Entretenida La novillada resultó de lo más entretenida. Los astados portugueses de Santa María procedencia de Antonio Ürquijo, lucieron, además de una impecable presencia, excelente estilo, a excepción del sexto, que resultó francamente difícil. También los astados portugueses flojean de remos- ¿por. qué? desluciendo la actuación de los toreros con sus arrancadas cortas, frenándose en el centro de las suertes por falta de fuerzas para llegar hasta el final del último tramo del muletazo. Juan Cuéllar en un precioso detalle al toro que cortó la oreja y llevarlos hasta atrás, buscando que cada pase sea consecuencia del anterior. Pero mientras mate usted así, caballerete, ya puede torear mejor que Pepe Luis Vázquez, que estropeará todo lo anterior. Premio Al llegar al periódico me encuentro con una carta de Miguel García de Lujan, de los exportadores de Jerez, que han tenido el detalle de crear un premio para lo más destacado de la feria de Otoño. Lo hermoso es que le han puesto el nombre de Gonzalo Carvajal, aquel cronista de Pueblo que vivió una de las épocas, más difíciles de la crítica taurina, pues el hombre, gran escritor y excelente aficionado, tenía que pagar por trabajar. Algo que sólo los que le tratamos en sus últimas horas conocíamos bien de su propio verbo. ¡Los equilibrios que tenía que hacer para sacar adelante tan difícil situación! El mismo decía que no había nada más duro que no poder decir lo que se siente. Fue una víctima del juego sucio de determinadas administraciones periodísticas. Me alegro que ahora estas buenas gentes de Jerez le hagan justicia. El primer trofeo Gonzalo Carvajal es para Paula, y una distinción especial para Domínguez. Enhorabuena a todos. Vicente ZABALA Valiente de verdad anduvo Juan Cuéllar. Ha progresado mucho desde la primera vez que le vimos en la Venta de Reyes del doctor Narciso García Ortego. Parece otro torero. El hombre, que tiene valor, se da muy buena maña para bajar la mano, templar, soLos chavales hicieron gala de unos gran- meter. Luce un estilo sobrio, muy castellano, des deseos de agradar. Mas es una lástima pero no carente de cierta chispa qué llega que el astorgano Julio Norte, que sabe torear con facilidad al público. Le cortó la oreja al con naturalidad, sea un pinchaúvas consuma- primero. Le debieron conceder la del segundo do. Si no tuviéramos en la retina recientes novillo, que el público pedía unánimemente, y actuaciones con el acero de otros matadores estuvo heroico con el pajarraco que brindó a de mayor renombre, diríamos que es difícil la Reina madre. No entendemos cómo se manejar el acero con tanta torpeza. Se perfila negó a dar la vuelta al ruedo después de la con la manó a la altura del flequillo, muy de que había formado en el que no le concedielargo, pretende matar a capón, de arriba aba- i ron el trofeo. Esas pataletas, muchacho, no jo, y, claro, los toros le esperan con la cara! son de torero. Hay que dar la vuelta, que pro! bablemente hubieran sido dos o tres a petialta, tapándole la salida, saliendo rebotado y deslucido de los embroques. Una verdadera ción del propio público. Esos detalles...