Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
60 A B C EN LA MUERTE DE JEAN ANOUILH LUNES 5- 10- 87 Una vida consagrada j S. de Documentación 23 junio 1910: Nace en Burdeos Jean Anouilh. Muy joven se traslada a París, donde estudia en la Escuela primaria superior Colbert y más tarde en ia Facultad de Derecho, aunque no terminó sus estudios. o 1929: Mientras trabaja en una agencia de Publicidad, Anouilh se inicia como autor dramático ai escribir, en colaboración con Jean Aurenche, una obra titulada Humulus le rnuet (Húmulo el mudo) Se publicaría en 1345. 1932: Su primer estreno corresponde a Hermine, representada por Paulette Pax en el teatro de L Oeuvre. Ese mismo año presenta también Le bal des voleurs (El baile de los ladrones) y Jézabel. 1934: Se estrena La sauvage (La salvaje) una de sus obras maestras, que comienza a atraerle la atención del público. e 21 marzo 1935: El estreno de J avait un prisonnier (Yo tenía un prisionero) le granjea éxito en los ambientes del teatro de bulevar la obra sería adaptada más tarde al cine. 16 junio 1937: El estreno de Le voyageur sans bagages (E 1 viajero sin equipaje) representa su primer gran éxito y su lanzamiento como. dramaturgo. A partir de entonces, Georges Pitoeff lo consagrará como autor de vanguardia. 1938: Estreno de La sauvage (La salvaje) una de las obras que forman su ciclo de obras negras 1939: Se presenta en los escenarios Leocadia, con Pierre Fresnay e Yvonne Printemps. 1940- 44: Durante la ocupación alemana de Francia, André Barsacq monta, en el teatro L Atelier, Le Rendez- vous ríe Senlis (La cita de Senlis) Eurydice (1941) y, sobre todo, a comienzos de 1944, Antigone, otra de sus obras negras que pese a las graves dificultades del momento obtiene un clamoroso éxito. í 1947: También en L Atelier estrena Romeo et Jeannette y L. invitation au chateau (Invita- ción al castillo) Con esta última obra, según los críticos, Anouilh adopta un tono más sombrío en su producción. n Con motivó de la reposición en el Palais- Royal de París, de L Hurluberlu, Jean Anouilh publicaba, hace unos días, en Le Fígaro este artículo, posiblemente el último de los que haya escrito el dramaturgo. w A L acercarse la fecha fatídica del estreno, el. director del teatro, encantador y gourmand me telefonea y sugiere, empleando la voz suave de un maitre de hotel que propone un postre inesperado: ¿Y si usted hiciese un bello artículo en Le Fígaro (No se atreve a confesarlo, pero en el fondo de su corazón, desearía que me subiese al trapecio de un circo o que atravesase sobre un cable sin balancín desde la Torre de NotreDame al Hotel- Dieu) Mientras que los actores se afanaban alrededor de los micros del escenario como un equipo de rugby detrás del balón ovalado para expresar ante todo el mundo el carácter de sus personajes, el director finge ignorar que a mi no me gusta nada ese tipo de publicidades. ¡1959! Creación de L Hurluberlu en el teatro de ChampsElysées... ¡Qué lejos queda aquello! ¿Cuándo sucedió exactamente? ¿En tiempos de- Luis XV? El montaje, la creación y las re- presentaciones de una obra no se consiguen sin episodios grotescos y una o dos traiciones; yo puedo confesarlo puesto que en esta sombría historia, el traidor soy yo. Después de un ensayo con un actor de talento- y siempre jovenpero que no daba justamente el retrato del personaje, nos encontramos ambos en la más profunda perplejidad. Se nos había dicho que en Madame de... Le leí la obra y el Teatro Francés trabajaba un ac- ella aceptó mi adaptación teatral sin tor, Paul Meurisse, que encarnaría titubear. Se la propuse al Teatro el papel a la perfección. Francés con un complemento de Fuimos a verlo en una obra programa que era mi obra La Foire d Achard, creo que era Dominó y d empoigne nos pusimos inmediatamente de Lectura solemne en el comité del acuerdo. Era quien nos hacía falta. Teatro Francés; ansiosa espera, Lo malo es que se trataba de un como es de rigor, en un despacho actor fijo del Teatro Francés y le cercano. Al rato el administrador enquedaban todavía seis meses de tra y nos anuncia solemnemente contrato. que la obra ha sido aceptada. Pero lo malo fue (y aquí el traidor Decidí dirigirme al administrador se quita su nariz de cartón) que proponiéndole un trato: anticipar la como yo necesitaba a Meurisse libertad de Meurisse a cambio de para La Fofre d empoigne que una obra mía. Asunto arreglado. quería montar en el teatro de Me había divertido mucho escri- Champs- Elysées no se represenbiendo una obra inspirada en el li- tó jamás Madame de... en el Teabro adorable de Louise de Vilmorin: tro Francés. (y o 7) es ¡si fot l Espero que esta Alondra- q u e no e rio sacro, sino un simple juego de hombre- logrará entre los españole: otro) buena parte del éxito que alcaí de la dedicación y el trabajo cuidado no en Madrid, y doy