Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
LUNES 5- 10- 87 OPINIÓN ZIGZAG- A propósito- A B C 17 Einstein del 2000 Stephen W. Hawking resume lo que tantos vocablos han intentado traducir en palabras: el amor por el conocimiento. El mal de Gehring apagó su voz, inmovilizó sus manos, pero vitalizó su mente. Una memoria prodigiosa suple las limitaciones físicas que hoy le atan a una silla de ruedas. El sintetizador de voz que le comunica con el mundo exterior se ha cansado de reiterar la única verdad en la que Hawking cree: la relatividad de todas sus teorías. La existencia de la singularidad, la emisión de energía térmica de los agujeros negros... son sólo testimonio de una realidad incontestable: la de la duda constante. Pero la gran enseñanza para la humanidad es la de esta frágil figura, atenazada a un sillón de ruedas, en contraste con su gigantesca estatura científica e intelectual. hoy muestra goteras frecuentes y colas interminables. Además de las dificultades de desplazamiento, por no existir todavía un ferrocarril surburbano que conecte en pocos minutos el centro de la capital con Barajas. IMPERIALISMO DE A vocación internacional de Suárez y su interés por los grandes asuntos mundiales fue un comentario frecuente durante su última etapa como presidente. Se decía que le aburrían nuestros abundantes problemas internos y, con cierta ironía, se aludía a su supuesta y ob- sesiva preocupación por el estrecho de Ormuz, punto neurálgico en el que, al parecer, pensaba Suárez se habría de jugar la suerte y el destino del mundo. Circularon, además, anécdotas relativas a sus presuntas pretensiones en el ámbito de las instituciones europeas y en los viajes al extranjero que hizo tras su dimisión, algunos yieron una confirmación de estas aspiraciones transnacionales. Para muchos aquello no era más que una especie de huida hacia adelante, una manera de escapar de una realidad cotidiana difícil que se resistía a ser controlada o dominada. Este síndrome de la huida hacia el exterior parece que afecta ahora también al presidente González, que, nos aseguran, se propone dar prioridad en los próximos meses a su proyección internacional. Al igual que Suárez, Felipe González ambiciona, según todos los indicios, más altos destinos como si la Moncloa y España entera se le hubiesen quedado pequeñas. Ad maiora naíus sum. Sus aspiraciones a suceder a Willy Brandt, su mentor y padrino, no son un secreto, y el proyecto de partido federal eurosocialista, lanzado por Guerra desde ese faro del pensamiento que es Jávea, puede ir en la misma dirección. Felipe González y su gente se propusieren que España funcionase: los resultados están a la vista. Ahora, generosamente, aspiran que funcionen Europa, América Central y, ¿por qué no? el mundo entero. Ya se sabe que Guerra está dispuesto a dejar lo que sea de modo que la respectiva madre ni lo reconozca. Tan maravillosas expectativas suscitan ya inenarrable entusiasmo en los feli- L El chiste de Alfonsín De la Pampa llegan algunas anécdotas del presidente argentino. Quienes han visitado a Alfonsín en su Quinta de Olivos han podido escuchar de sus labios: Reagan se pone a rezar pidiendo una solución para la crisis de Oriente Medio, y escucha la voz de Dios que le dice: Tranquilo, hijo, que tus problemas se resolverán... pero después de tu mandato Gorbachov se pone a rezar también para que se alivien los reveses económicos de su país y escucha, asimismo, la voz de Dios que le dice: Todo se arreglará, hijo... pero después de tu mandato Y yo, Alfonsín, clamé al cielo en respuesta de soluciones para este olvidado rincón del planeta y escuché la voz de Dios que me decía: Tranquilo, hijo, todo se arreglará... pero después de mi mandato Aeropuertos europeos En una época tan presurosa como la nuestra, en la que tiempo significa dinero, viejas ciudades como Londres sacan partido hasta de sus obsoletos muelles para la construcción de un aeropuerto- el London City Airportque conecta en pocas horas la capital británica con centros financieros corno París, Amsterdam, Dusseldorf o Bruselas. Las dificultades del proyecto no fueron menores: encontrar el avión adecuado- e! Dash 7- que pudiera aterrizar y despegar en un espacio pequeño, además de los obstáculos de Aviación Civil y de los ecologistas. Pero triunfó el progreso y Londres cuenta desde- este mes con un aeropuerto acorde al final de! siglo XX, con lo que son ya tres los que sirven la capital inglesa. Madrid, sin embargo, sólo cuenta con uno remodelado en ias vísperas de los Mundiales de Fútbol y que Puerta de Toledo Los creadores españoles abren tienda en el Madrid de ios Austrias, en el antiguo Mercado de Pescado de Madrid. Oferta: diseño de moda y mobiliario, anticuarios, galerías de arte, joyas y artesanos. Objetivo: el intercambio comercial entre las últimas ideas, las nuevas tendencias y la creatividad. Todo ello acompañado de exposiciones, conferencias, subastas y espacios complementarios referidos al sonido, la imagen y el libro. La expresión creativa de la España de hoy se ha subido a una locomotora en marcha. OVIDIO ces beneficiarios futuros. ¡Albricias, Europa! A la vista de esta semejanza en las trayectorias de los dos presidentes que más tiempo han permanecido en la Moncloa, se puede establecer una ley tendencial de nuestra vida política: Todo presidente del G o b i e r n o a los c u a t r o años de ejercicio del Poder experimenta una necesidad irresistible de abandonar el aldeanismo de la política nacional para dedicarse a más altas misiones. Cualquiera que sea la argumentación con que se revista este impulso por hacer las Europas o las Américas en todo ello hay un evidente escapismo. Este país es duro y no se deja moldear fácilmente. Ante ello, el político que no es más que eso sucumbe a la tentación abandonista. Un simbólico corte de mangas y ¡ahí queda eso! El político que, además, merece el apelativo de estadista no se arredra y continúa al pie del cañón. Abundan, claro está, más los primeros que los segundos. La presencia internacional de España es deseable. Pero no se puede hacer a costa del esfuerzo que exigen nuestros numerosos problemas domésticos. Sobre todo hay que rechazar ese imperialismo de tercera que consiste en aspirar a un grado de influencia que, por nuestras características no nos corresponde. Reciente está el frustrado designio de ingresar en el Grupo de los Diez, fracaso, por cierto, rematado por la chusca salida de un alto funcionario: Mejor. Así tomaremos nuestras decisiones con más independencia. Versión política de aquella fábula de la zorra y las uvas que no estaban maduras. Una madurez que también se echa de menos en estos políticos que intentan arreglar el mundo sin haber sabido o podido arreglar previamente su país. Zapatero, a tus zapatos. Tenía razón Nietzsche cuando afirmó: ¡Españoles! ¡He aquí unos hombres que han querido ser demasiado! Alejandro MUÑOZ ALONSO