Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
16 ABC OPINIÓN- Ni guerra ni políticaZIGZAG Periódico centenario El International Herald Tribune cumple estos días cien años, con un gran alarde de actos y celebraciones. Tuvo su antecedente en la edición europea del New York Herald fundada por James Gordon Bennet el 4 de octubre de 1887. Hoy, el Herald Tribune es el primer periódico auténticamente global, pues imprimé ediciones en París, Marsella, Londres, Zurich, La Haya, Hong- Kong y Singapur, con transmisión facsimilar vía satélite de París a Hong- Kong. Si el centenario de un periódico es siempre una noticia gozosa para toda la sociedad, el del Herald Tribune lo es doblemente. Porque su propiarealidad y difusión desmiente a ios agoreros que pronosticaron el final del periodismo impreso. La revolución tecnológica va a permitir que cada mañana los lectores sigan recibiendo en su puerta el regalo inapreciable de la información más actual, de las opiniones más solventes y de las firmas más amenas del momento reunidos en la frágil y palpitante envoltura del periódico. LUNES 5- 10.87 TRANSPARENCIA ¡NA de las auditoras del Sínodo pidió ayer a ios obispos reunidos en. Roma transparencia en la economía y el gobierno de la iglesia Y, con delicadeza femenina, sin dar nombres de personas, añadía a go que puede rubricar cualquier católico: Hemos sido objeto de repetidos ataques en los medios de comunicación y en nuestros contactos personaie- s. Amamos a la igiesia y queremos defenderla de los ataques injustos, pero necesitamos estar informados para poder probar al mundo que no tenemos nada que esconder. Estaba aplaudiendo, es claro, a algo q u e a t o d o s los creyentes nos ha hecho sangrar en los últimos años: a la batalla en torno a las finanzas vaticanas, a los barullos del Banco Ambrosiano y sus relaciones con personajes e instituciones religiosas, al- p o r decirlo en el lenguaje callejer o- caso Marcinkus Nos hubiera gustado, sí, poder defender a la Iglesia de todo este barro levantado en torno a ella, pero ¿cómo hacerlo sí todo era confuso? ¿Cómo, si la información que nos llegaba de Roma era, también ella, ambigua y generalizadora? Y es que en muchos ambientes católicos se creía- y parece seguirse creyendo h o y- que el secreto era el dogma número uno. Durante siglos en la Iglesia todo era secreto, misterioso, arcano. Recuerdo aún el Reglamento dei Concilio Vaticano, en cada una de cuyas páginas surgía e ¡hilo espinoso del secreto. Las carpetas que se distribuían a los conciliares llevaban siempre en su primera página una frase cerrojo: Sub secreto Los miembros de cualquier comisión empezaban sus actividades con un juramento de guardar secreto. Y uno se preguntaba para qué habían creado una Oficina de Información de un Concilio que, según algunos decían, era por su naturaleza secreto. Luego, a la hora de la verd ti, resultaba que el famoso secretismo terminaba siendo el secreto de polichinela: todos sabíamos lo que ocurría. Recuerdo que un obispo me dijo en la primera sesión: Mira, yo no puedo prestarte los documentos conciliares. Lo único que puedo decirte es que están encima de mi mesa y que yo nunca cierro con llave la puerta de mi habitación. Con lo que, todos los días, durante la hora de la comida, usaba yo los documentos, tomaba las notas que me eran necesarias, y luego los volvía a dejar sobre la mesa episcopal. Con lo que el obispo, que había jurado secreto, no violaba su juramento. Y, en cuanto a mí, yo no había jurado secreto alguno. Y así podía cumplir mi deber de informar. Pero ¿por qué no me decía abiertamente o que iba a acabar estando abierto? En lo económico este secretísimo ha sido más grave. Juan XXIII confesaba que nunca llegó a conocer cuál era el presupuesto de la Iglesia: había tantas administraciones, tantas cuentas dispares, tantos recovecos, que ni el propio Papa lograba descifrar el enigma. Ahora, por fortuna, ese misterio empieza a aclararse. Y, cuando se publica el presupuesto vaticano, descubrimos que anda fatal de dinero, que su déficit es creciente, que los hombres de la Curia tienen peores sueldos que cualquier otra Administración del mundo, que Roma se las ve y se las desea para poder enviar cuatro perras a las diócesis misérrimas del Tercer Mundo. Con lo que resulta que vive como un pobre, pero con fama de rico. Y todo por el bendito secreto. No hay nada que ocultar, pero se oculta hasta eso: que no hay nada que ocultar. Como los hidalgos que pintaba Quevedo, que gastaban en vestir y aparentar lo que ahorraban en comer. Tiene razón la s e ñ o r a Chooi: la Iglesia no tiene nada que perder con la luz. ¡Y cuánto ha perdido por jugar al secreto! J. L. MARTIN DESCALZO Antonio Salmoral Fue el único en mantener el pulso firme al lado de la muerte; consiguió inmortalizar lo que a punto estaba de perecer; sintió la agonía de un ser humano y quiso captarla para asombro de los demás; cedió las imágenes de la cogida y muerte de Paquirri que estremecieron al mundo por una miserable cantidad de dinero y una promesa que nunca se cumplió. Sus amigos, políticos, grupos profesionales, toreros, policías y el alcaide de Córdoba intentaron in extremis conseguir que la promesa de José María Calviño, de integrar al gran cámara en la plantilla de TVE, del que era colaborador, se hiciera realidad por su sucesora, Pilar Miró. La muerte, como en septiembre de 1984, volvió a sorprender a todos sin ver cumplida esta aspiración humana. Cabezas de serie Imperiosa comienza a ser la necesidad de que la organización futbolística internacional haga suyas medidas que, desde hace años y con gran éxito, funcionan en otros muchos deportes. Ultimo ejemplo: el sorteo para las Copas de Europa celebrado en Zurich. Real MadridOporto, Real Sociedad- Dínamo de Minsk, Barcelona- Dínamo de Moscú y Milán- Español, resultado del bombo del despropósito. ¿Por qué no existen las cabezas de serie en el fútbol? ¿por qué obligar a enfrentarse en los primeros embates a equipos con vitola de campeones? Es el caso del Oporto- Real Madrid, como lo fue el enfrentamiento del Nápoles con el club blanco. De seguir así, las numerosas finales anticipadas barrerán de la competición a los grandes candidatos al título y, con ello, el interés por el gran duelo definitivo: el que dilucidará el campeón de Europa. Mar Adriático La contaminación que sufre el mar Adriático, que ha provocado la difusión de la perjudicial alga roja, es un aviso para todos los países de la cuenca mediterránea. La fauna marina ha desaparecido en mil kilómetros cuadrados: infinidad de peces yacen muertos en las costas, mientras los pocos que todavía viven, nadan desorientados. El río Po, que transporta aguas sucias desde los centros industriales de Milán y Turín es uno de los principales culpables de que el Mediterráneo se convierta en un mar muerto. La llamada de atención debe ser escuchada también por España. Cuatro razones de peso Financiación única. Sin entrada y hasta 5 años con et mínimo costo. Mayor valoración de vehículos usados. Entrega inmediata de cualquier modelo y color. Nacionales e importados. Total servicio postventa en talleros- propios. 100.000 pesetas más al cambiar su coche por urt Passat C juirán Camarillo, 7- MADRíD Tetéfs. 204 47 40- 41- 42 Laborables, de 9 a 20 h. Sábados, de 9 a 13 h.