Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
LUNES 5- 10- 87- OPINIÓN -ABC, pág. 15 ANOUILH NA figura central del teatro contemporáneo se ha extinguido silenciosamente. El silencio era su compañía hace ya años. No tuvo en el esplendor de sus grandes éxitos el subrayado político, filosófico o incluso personal que hizo de estribillo a las otras grandes figuras de la escena francesa de este siglo: Camús, Genet, Montherlant y Sartre. Pero no era inferior a ellas. El se llamó alguna vez contestatario de derechas Era un liberal- muy francés, ciertamente- que contempló con espanto la crisis de valores que cristalizó en la Segunda Guerra mundial. Ya en 1938, en la La salvaje trazaba una durísima sátira de costumbres, pintura negra de un mundo degradado. La injusticia social y el poder omnímodo del dinero representan, en esa obra, el origen del desorden. Los miserables no pueden ni quieren transformar la realidad; los ricos no lo desean tampoco, seres espectrales que viven un poco en el aire, como sombras. Seis años más tarde, en aquella eclosión creadora de la Francia de la resistencia- en 1944 se estrenaron A puerta cerrada, de Sartre y Calígula, de Camús- Anouilh daba a la escena la que para muchos críticos es su obra maestra Ántígona, memorable recreación del mito clásico ambientado en el siglo XX, en una genial utilización del anacronismo como estilo, que luego tendría múltiplas imitadores. Hay en la Á n t í g o n a de Anouilh mucho del héroe rebelde de Camús: nada cabe hacer ante el destino pero la dignidad, el honor, está en hacerle frente. Y está también en la lucidez con que se afronta y reconoce la situación, al igual que la protagonista de La salvaje asumía finalmente su condición. En Ántígona, Anouilh ilustró la tragedia de la ocupación nazi con la vieja fábula de Sófocles. El pasado y el presente de la gran poesía dramática europea convergían así al servicio de la libertad. La Francia libre tuvo en este hombre de palabras profundas y talante discreto un portavoz de excepción. El teatro, ese juego viejo como el hombre, estuvo en su sitio justo, frente a la tiranía del negador de la piedad que fue Adolf Hitler. U EXAMEN A LA ECONOMÍA N Basilea se reúnen los gobernadores de los Bancos centrales del Grupo de los 10 -de ahí el interés de España por ingresar en esa organización- para conjuntar sus políticas. De entre todos los exámenes de conjunto de la economía mundial destacan los que, año tras año. al comenzar el otoño, verifican los países más importantes en vísperas de las Asambleas del Fondo Monetario Internacional (FMI) y del Banco Mundial. En tres puntos se ha centrado la atención mundial con este último motivo. En primer término, respecto al dólar; en segundo lugar, sobre el futuro de los intercambios económicos internacionales y, más concretamente, sobre si la economía mundial muestra con claridad señales de- despegue económico o no; finalmente, acerca del tema de la deuda externa del Tercer Mundo. Tres cuestiones que mucho interesan a España. En primer lugar se encuentra el asunto del dólar. El tímido intento del antiguo secretario del Tesoro, Baker, de volver de algún modo a una paridad fija dólar- oro, muestra la importancia de la cuestión. El sistema financiero internacional se resiente de modo grave por no tener claro cuál es su patrón de referencia. Desde el verano de 1971 comenzó a desmoronarse el sistema que se había creado en Bretton Woods. Ahora mismo yace en buena parte en el suelo. La caída del dólar, acordada en el hotel Plaza, se ha liquidado hace unos meses con los Acuer- Becket o el honor de Dios fue quizá la última obra maestra de Anouilh. En ella el dramaturgo se aproximó a un episodio histórico libremente interpretado: el asesinato del arzobispo de Canterbury por orden del rey Enrique II Plantagenet, que no pudo soportar la censura lúcida y profética de quien había sido su amigo de juventud. El héroe de otra época- l a medieval en este caso- servía de nuevo al escritor para volver sobre el tema del destino y la fatalidad con que el hombre rebelde lo encara. Un viento shakesperiano sopla por los espacios de este drama, parábola terrible sobre la rebelión del justo y la fuerza ciega del poder absoluto. Thomas Becket y Enrique II son criaturas inolvidables por la intensidad con que viven la lucha de los afectos con las coacciones y exigencias de su situación. Culminaba así una dramaturgia que había enfocado con enorme rigor los grandes problemas contemporáneos. Fue el de Anouilh un teatro riguroso, alejado del furor de las vanguardias que puede cifrarse en las propuestas de su compatriota Antonin Artaud: un teatro literario, en el más alto sentido del término. Quizá no sea estrictamente actual en sus formas; tampoco aspiraba a serlo cuando se escribió. Pero tiene la densidad suficiente, la profundidad y aliento poético precisos para continuar hablando al corazón de los hombres ahora que su creador se ha sumido en el silencio. E dos del Louvre. A España no le interesa que continúe la revaluación de la peseta. El reciente comentario de Financial Times de que de enero a agosto son imputables al Banco de España 10.500 millones de dólares de intervención para impedir la revaluación de la peseta, señala hasta qué punto nos interesa la salud del dólar. Esto exige que el diferencial de tipos de interés entre Norteamérica, Alemania y Japón se amplíe. Nada hay acordado de modo firma Por lo que se refiere al tráfico y al desarrollo mundiales, todos están conformes con la receta para salir de las tierras movedizas en que se encuentra la economía del Planeta: reducción sustancial del déficit público norteamericano; rebaja impositiva y aumento de la demanda interior en Japón, e incremento significativo de las disminuciones de la carga tributaria en Alemania. Lo difícil es llevarlo adelante cuando los estandartes del proteccionismo, a pesar de las enfáticas declaraciones de Reagan ante el FMI, se han hincado con fuerza en la norteamericana colina del Capitolio; cuando la CEE afila sus cuchillos de la guerra comercial y cuando Japón no parece dispuesto a ser el que pague los vidrios rotos. El formidable y creciente déficit comercial español nos impulsa a contemplar todo esto con preocupada atención. F i n a l m e n t e queda el asunto de la deuda externa. Resulta imposible que el comercio internacional se rehaga sin resolver esta cuestión. El mundo de la OCDE precisa de estos mercados del Tercer Mundo para un desarrollo equilibrado. En Washington, mientras se daban calabazas por segunda vez a las propuestas brasileñas de una posible solución, se susurraba por los pasillos, tras una oferta de Colombia, que, si no lo propuesto por Brasilia, habría quizá que aceptar algo muy parecido. Para ninguno de los tres a s u n t o s ha aparecido la fórmula mágica. Sí dosis enormes de buen sentido y de deseo de resolverlos. La comunidad financiera internacional, contra lo que dicen los demagogos al uso, dio, una vez más, abundantes pruebas de seriedad y buen sentido. ABC Presidente- Editor GUILLERMO LUCA DE TENA Director LUIS MARÍA ANSON Director de ABC de Sevilla Francisco Giménez- Alemán Subdirector: Antonio Burgos Subdirectores Darío Valcárcel. Joaquín Vila. José Javaloyes. Manuel Adno. Joaquín Amado Jefes de Redacción: J A Gundin (Conanutíad. i j c Azcue (InternacKXial) B Berasaiequi (A 8 C Irteraro) A Fernandez (Economía) J I G Garzón (Cultura) A A. González IContinuelad) R Gutiérrez (Continuidad) L Lz Nrolas (Reportajes) C Mantona Continuidad) J L Martin Descaso (Sociedad) J Okno (Edioonj L I Parada (Suplementos Económicos) L Prados oe la Plaza (Contnudad) C Prat (Dommcal) Santiago Caaelo (Co boraaones) Secciones: J RuOio (Arte) J M Fdez- Rúa (Ciencia) A Garrido y J Espeto Confección) J C Diez (Deportes) A Yañez (Edición Aerea) J Badia (Educación, E R Marchante (Espectaculosi J Pato (Gradea) M A Flores (Huecograbado) F Rubio Illustracionj M Salvatierra (Internacional) C. Navascues (Madrid) J A Sentís (Nacional) M A Martin (Sanidad) D Maríínez- Lujan (Sociedad) R Domínguez (Sucesos) V ZaOala (Toros) E YeDra (Vida Social) Director General de Prensa Española, S. A. JUAN MANUEL GONZALEZ- UBEDA Producción: S. Barreno. Personal: C. Conde. Financiero: I. Laguna P. Dalos: V Peña R Externas: J. Saiz Comercial y Distribución: Enrique Gil- Casares Publicidad: L Escolar T e l é f o n o s C e n t r a l i t a (t o a o s los s e r v i c i o s) 435 84 45 435 60 25 v 4 3 5 3 1 00 Telex: 27682 ABCMDE. Publicidad: 435 18 90. Suscripciones: 435 02 25. Apartado 43 Prensa Española, S. A.