Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
RIMERO fue una bülilk- n! en ta que c reunían los parrcx Ulanos para ii: reií: lícr Jos momciiTos mcvius a la cttmida o la cena. El reuauranLc Sacha (Juao HuTludu de Mendoi I I eniiada p r Doctor 44. idífono 457 59 Í 2) lia sabiao ¡nícrprciar muy dignamente las cocinjis gallL- ga y catalana y ha sabido poner de moda íu comedor, recuhierto de úleos y dibujos. Maiilde Mosquera, viuda de Hormaechea, la propietaria di l local, es uiia dinamiGi coruñesa a quienes íoiJus coooceti por Pitila. Su vocaciün gastronúoiica nació simplemcnic de uny imperiosa necesidad -C u a n d o ucne un mando y uo hijo- n o s d i c e- y nones que prepararles un buen menú, entonces sitíntcí dcniro de li esa vocación por a gastronomía- Comienzas a invitar a amir c invenías nuevos platos y. a CÍH cilios te sugieren oirás posibilidades. En este intcicamoio inicia la vocación. E s t e es el caso de q u i e n e s como Piala, no cuentan con aniccedentes familiares, porque otros, casi ineviiabelmenten lo cmpic an a m a m a r d e s d e la m á s Lierna edad. Matilde, sin cmbaigo. señala como mtluencia la figuia de su madre, JuLia, i q u e cocinaba divinamente y me enseñó a mi a hacerlo- I. Recuerda tambit n la propietaria de Sacha (el restaurante lleva el nombrC; de su único hijo) que las comidas en su casa eran siempre vanadas y abundantes: KSÓIO a veces, en mi casü se comía carne y pescado y también gran variedad de verduras, algo q u e por aquel entonces no t í a normal. Eran deliciosas las alcachufas rellenas de salsifí (una especie de nabo) También se had a n maravillosos capones rellen o s V. e n c u a n t o a m a r i s c o s ostras y camarones. Mi madre sigue haciendo unas e m p a n a d a s que nunca he conseguido que me salieran tan buen as. En medio de esta abundancia gaslionómica, el p b t o que mayores recuerdos le trae a Pitila es el- foie- gras- con uvas, que degu ió en unas Navidades muv especiales, en las que por primera vez supe lo que era el champagne Por todo esto por esta variedad V abundancia, ftuarda Maulde un poco de no lalgia y se atreve a señalar que actualmente se hace una comida muy estereotipada, e decir ma ligera, sin duda a causa de los tiempos que nos ha locado vivir, en los que la sobremesa ha llegado a converiíisiii en un lujo cuandrí fuf una ciislumbre. La comida h d dejado de ser una orgía para convertirse en una vivencia cotidiana El restaurante Sacha dispone de catorce mesas, atendidas por pablo Toro, a la cabeza de seis p e n a s más aunque Pitíla este 60 P fiáSfROROHIá El restaurante y su protagonista MATILDE HORMAECHEA, PITILA, Y SACHA rante el resto del verano, cuando el tiempo lo permite, se amplía con una ttrriiza- iardfn No hemos hecho hasta aquí mnguna referencia a la cana de vinos y es, sin duda, un error, puesto quí es realmente cuidada para corresponder a la filosofía de su propietaria, quien entiende que d Vino es el rey de las comidas y yo no puedo comer a n beberlO Pitila llormaecbea ha conseguido acomodar todo el recetario disponiblt: a su pariicular gusto y afición. Los rebultados son la muestra más palpable de que su tentativa se ha visto coronacU por el éxito. Aunque ella lo que más desea es poder seguir viajando. Ruperto DE ÑOLA NOTICIA i Armagnac está de moda. Siempre íuc el ari rócrata de os aguardientes, con origen en Ta Edad Media. En el corazón de la Gascuña fue el impulw y el premio de las hazañas de los Mosqueteros. Hoy las jóvenes generaciones francesas en busca de sab o r e s n a t u r a l e s vuelve a ese noble destilado que antaño bebieron esptrlos y diletantes. La destilación de los inos blancos de la zona, enveiecidos vn el roble negro del lugar por c mílodo armaí aquós de destilación continua, confiere a los Armagnac viejos unas calidades que ningún otro destilado puede aspirar a tener. Regusto a ciruelas pasas que recuerda incluso a olorosos viejos j e r e z a n o s en un Samalen de 1 S 88, catado reaentcmente en la bodega, hace de! Armagnac un fin de comida inolvidable, Sopexa (Sociedad írancesa para la promoción de productos agroalimenlanos francesesi organizo del 9 al 11 de septiembre un viaje para que algunos rcprevnlantes (ic la prensa gastronómica y económica conocieran y disfrutaran esta región rica también en la cría de ocas y patos para la elaboración del foie- gras -el confil nm. igret- etcétera. La visita de las bodegas de Delors. Oclas, Marüuis de Caussade, CkS des Ducs. Samalens, Sempé. Cave Producleurs Reunís, Montesouicu, Sociélc Fermiere de Maillae y Socieie J. Ryst fue altamente enriuccedora. Fueron claramente efinidas las características de este noble destilado para íin de comida que es el Armagnac, sobre base de calidad y artesanos saln) res que en cada caso tienen u propia perioniilidad obtenida de t a s uvas- F o l i e b l a n c h e- Pivepoul y Sl, Emilion -que se crian en las tres zonas de Armagnac: HdUt Armagnac (apenas Sin producción Tenar je y Bas Armagnac. permaneniemeníe atenía v se encargue hiibilualnienle de las modificaiioncs de la carta. Como buena gallega, reconoce que prefiere íox pescados a las carnes v. en cuanto a postre un buen queso o un mejor j a m o n a En cualquier caso, en Sacha se olvida de sus gustos C intenta simplemente satisfacer los gustos de la clíenlplan que no es poco Para mí. el comensal es el que suele dar un giro a tu propia cocina. Aunque, claro, luegu esta t i cocinero, que es el que crea y elabora- En S a c h a a la h o r a del a l muerzo, predominan Tos ¡ejecutivos que siempre piden dt s platos y no escatiman en la bebida. Por la noche, sin embargo, se produce un significativo cambio eniie la clicnieia, m ¿s sobria, y que suele d e c a n t a r s e por un p i a l o fuerte, con lo aperitivos de la casa V algunos de los cxcelenles posircsEn general un público de lodo tipo ücude a Sacha y parj Piíila t o d o s son imporiantes en mi Vida. Tengo clientes- amijros de iodos los niveles y afortunadamente ya cualquiera se sienta al lado de una perstmalidad n que haya que ponerse nervioso. Lo importante es que todos encuentren tse plato que quieren degustar y uue salgan conienTos. El buen cliente t s aquel que come, paira y ic pj. dc una tarjeta Esa es la señal de que piensa volver La gran afitión de Pitib Hormaechea son los viajes. Allá por los ahos cincuenta se dedicó a recorrer mundo y especialmente residió en París durante bastante tiempo. Cuando ahora se le pre- a gunta pt t sus H hobbfes- c nTcsia casi de earrcrilla: -Viajar es un VICIO, leer es una pasión v comer, una realidad, V Actualmente dice que siente una gran pasión por C e n l r o c u r o p a a u n q u e en esa cttfrua ublcmd ¿id de f l ¡gallego -ahora me t ii y conviniendo en següviana, pues en un pucblecilo d t allí icngü una casa, que e s como la c o n t i n u a c i ó n de e s o s campos gallegos que tanto añoro- Es un poco avenmrado iniernjr e en las profundidades de la carta de Sacha, puesto que los cambios son constantes y a veces en su t o t a l i d a d Sólo a título orienlaltvo nos atrevemos a citar unos cuantos como mera sus; erencía. que podrán o no encontrarse en un día señaladoHnlre ellos estarían las lentejas, el solomillo de cordero al commo bacalao con cardos, tartar de verduras cevicho de gallo d i mar. merluza con puré de grelos, filloas y barquillos relleno de hifios. Es decir, esa combinación di gastronomía ¡yllega y catalana, con algunas Lnfihracionc de otras íonas y oirás novedades uc fueron la base del ¿ran éxito e la antij Ua l otd! efia desde su transformación en restaurante en 197. No piensen que lan atractiva oferta dispara los precios de este local: al conirano, son muv moderados, V pí r poco más de tres niil pesetas el cliente puede lerminar realmente satisfecho, teniendo en cuenla además que las raciones sc) Ji abundantes. El loca permanece cerrado los domingos y festivos, d u r a n t e la Semana Santa y en el mes de agosto. Du- a