Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
m MorT entos cíe gran dramatismo SG suceden en esta comedia obre la vida en pareja, un lema que Jaime Salom ha tralsdo sin concesiones y con gran valenba UNA HORA SIN TELEVISIÓN EL MATRIMONIO AL DESNUDO H A vuelto Jaime Salom a los escenarios de M a drid, En el teatfu P r m a pe ofrece una leca ó n de cíimo w gradúan Jtt. s engranajes de una comedía. Una hora sin lelevisiÓD plantea las luces y lan sombras de una relación matrimonial, la de Patricia y Btiuardo, que ha caído en La rutina. Ella, un tipo do mujer sensible y culta que encama con gran acierto Pilar Velázqucí, está haría de ser preierida por su marido, un ser en el que el autor ha volcado foüos los tonos negros de su jngenio. E l anuncio de t ue Patricia va a dejarlo todo por un amante, desencadena un proceso dramático en el que salen a Tlote mentiras y verdades, un duelo en el que el a m o r sobre todo por lo que a ella respecta, es aún un territorio luminoso en el que es posible encontraí la salvaciún. Salum realiza un minucioso tral ajo de perfilado du t j r a t k- t e s cargando las tintas, como se ha señalado, en el anismo de Eduardo, un personaje cgnísta cuyo amor propio no puede soportar el anuncio de que su esposa prefiere a otro hombre, -U n a hora sin te- levisión- e- s una comedia de altura, intensa y e n t r e t e n i d a una composición para dos voces en la que bnlla el trabajo de los actores, Manuel Tejada, como ei marido, realiza una labor sólida en un tipo sin fisura lleno de matices y Pilar V t l á z q u c i felizmente recuperada para la escena después de una larga etapa de inactiv i d a d i n t e r p r e t a su personaje con seosibihdad y ternura, plena de seguridad en una delicada tarea de dibujo de contraluces psicológicos; está bella, muy bella, y es de esperar que a esta presencia sobre tabUs del teatro Principe sucedan oirás muchas. Desaprovechar a t s t a aclnz sería un pecado de lesa gravedad, L dirección de Ramón Ballesteros tiene tinTes de realismo minucioso y lucha con la rigidez del decorado, en el que Gil Parrando ha preferido buscar las cualidades estéticas anie que la funcionalidad empapada de aliibus de vida reaL- U n a hora sin televisión es. salvando Ciios desajustes, un ejercicio teatral riguroso y apasionante. Enríque ASENJO Reportaje gráfico: Gonzalo Cruz