Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
DOMINGO 4- 10- 87 ESPECTÁCULOS ABC 101 Festival de Sitges Música Rober Wise, primer efecto de un temporal fantástico Sitges. José Arenas, enviado especial Evil Dead II, una película de higadillos y sangre, abrió la competición del Festival Internacional de Cine Fantástico de Sitges, que comenzó con un despliegue de efectos especiales tanto en la calle como dentro de la sala donde se proyectan los filmes. Para empezar, la tormenta que se desencadenó fue de tal magnitud que entraba en el terreno del exceso. Spielberg, desde luego, no lo habría he- j cho mejor. El segundo efecto fue el protagonizado por el director del certamen, Juan Luis Goas, al subir al escenarlo para presentar a Rober Wise- e l primer invitado en llegar a Sitges- y darse un sonado tropezón que a punto estuvo de hacerle descomponer la figura. Todo se quedó en un que conste que esto no estaba preparado El público le creyó, pues Anthony Perkins lo intentó en la última entrega de Psicosis y le quedó ostensiblemente peor. El- director Robert Wise pidió ser quien, en nombre de la Academia de Artes y Ciencias de Hollywood, de la que es presidente, diera la bienvenida a los asistentes a la presente edición del Festival. Wise colaboró como montador, en los comienzos de su carrera, con Orson Welles en Ciudadano Kane y El cuarto mandamiento. Durante un tiempo fue injustamente- atacado por la crítica por haber mutilado el segundo de estos títulos (Orson Welles tuvo que dejar el trabajo para cumplir una misión en tiempos de guerra y Wise se hizo cargo del montaje del filme) La torre de los ambiciosos, un título pulcro y correcto de la década de los cincuenta; Sonrisas y lágrimas, con la canora Julie Andrews, y la saltarina West Side Story, son algunas de las películas realizadas por este director que nació en los EE UU en el año 1914. La primera película presentada en la sección competitiva ha sido Evil Dead II, de Sam Raimi, quien ya en 1982 consiguió con la primera parte de esta historia de higadillos y sangre el premio a los mejores efectos especiales y el premio de la crítica. Si por entonces la proyección de Evil Dead fue como un revulsivo, el nuevo título hace quedar aquél con la inocencia de un villancico. Bruce Campbell, el protagonista, que no parece haber escarmentado, vuelve a la cabana que ya conocíamos. Va con Linda, la chica El lugar todavía conserva algo inquietante. Una cinta magnetofónica es causa de la primera entrada en escena de las fuerzas del demonio. Plasson, Tacchino y la National du Capitole de Toulouse Teatro Real. 2- X- 87. Orchestre National du Capitole de Toulouse. Director: Michel Plasson. Solista: Gabriel Tacchino. Obras de Grieg, Chausson y Debussy. FUNDACIÓN UNIVERSITARIA SAN PABLO (CEU) CENTRO DE E S T U D I O S PROFESIONALES AÑO ACADÉMICO 1987- 88 Curso superior sobre El Derecho Comunitario Europeo y su incidencia en la economía española Curso de asesoría fiscal de empresas. Curso practicó sobre procedimientos jurídicos. Curso de contabilidad práctica. Curso de informática básica aplicada. Cursos manográficos de informática. Información e inscripciones: Paseo de Juan XXIII, número 3. Colegio León XIII (edificio Blanco) 28040 Madrid. Teléfonos 254 72 36- 254 72 56 (tardes) INFORMACIÓN SÁBADOS Y FESTJVOSJNURBANIZACIÓN AINSA- 4112233- 4112244 Musicales VIII SEMANA DE MÚSICA EN TOLEDO OCTUBRE 87 Día 3: Manuel Cid (tenor) José Cotón (piano) Día 4: Gabriel Estarellas (guitarra) Día 5: Grupo Sema. Día 6: Quinteto de viento mediterráneo Día 7: Orquesta de Cámara Española. Día 8: Cuarteto arcana. Día 9: Isidro Barrios (piano) Todos los conciertos se celebrarán a las 20 horas. Organiza Agrupación Musical Toledana. Teléfono: 21 27 02, de 18 a 20 horas: -R. LA CASA MNGLESA Inglés y francés 3, 5, 6 y 10 horas semanales Clases dianas y alternas Cursos en Inglaterra (Todo el año) Clases particulares Plaza de Salamanca, 11- 28006 Madrid Teléfonos. 275 32 63- 276 35 13 CONCIERTOS DE MEDIODÍA TOMAS CAMACHO, GUITARRA Obras: Villa- Lobos, Falla y Antonio José. 5 lunes, 12 horas. Fundación Juan March. Cástelló, 7- 7. Asientos limitados. -R. Ha dado comienzo el largo ciclo- veintisiete semanas- de conciertos de la Orquesta Nacional, con uno de formación huésped: la también Nacional del Capitole de Toulouse, afirmada en su actual carácter en 1974, ya bajo la guia de su titular, el maestro Michel Plasson. Siempre es buena la experiencia, la posibilidad de confrontar a nuestros conjuntos con los de otros lugares. El galo que ahora nos visita figura con pleno derecho en una zona saludable, como entidad de buen nivel, pero muy lejos del extraordinario de orquestas primerísimas que están en el recuerdo general. Tiene una cuerda pulcra, empastada, algo débil en la zona grave, que logra momentos cálidos. Posee instrumentistas de madera que bien pueden ser los mejores de la centuria- buen ejemplo, el solista de flauta que tocó Debussy, Grieg- y pierde un poco el rango en el metal, ni muy redondo, ni muy poderoso. Michel Plasson es director de gesto personalísimo, con alguno conclusivo y muy extraño, pero que, compenetrado con su orquesta, consigue resultados felices y momentos- buen número de ellos en la sinfonía de Chausson- en los que la temperatura se eleva. Quizá un punto exagerado en detalles de matiz y fraseo, perceptibles en la colaboración de Grieg, corresponde a esa línea de maestros cuya labor se refjeja en el instrumento que habitualmente manejan. El programa tuvo una exquisita introducción, sin duda la mejor música de la tarde, con el preludio A la siesta de un fauno el admirable legado de Claudio Debussy. Pentagramas tan habituales en el repertorio francés habían de reproducirse con acierto. Curioso: el desajuste en sus finales, producido en el unísono cello- madera. Sin llegar a los extremos de repudio que suscribe en la nota al programa, con su peculiar agudeza y personalidad, Tomás Marco, es bien cierto que la Sinfonía en si bemol mayor de Ernest Chausson, no figura entre esas músicas ideales por la invención, la originalidad y la riqueza creativa que afirman la personal fuerza de un compositor. Chausson, fiel a los dictados de César Franck, para muchos no tan dañinos como subraya el comentarista, no es el genio que nos deslumbra, pero sí el autor con oficio, soltura, buen caudal melódico y un pulso firme para desarrollar sus ideas en un panorama cíclico digno de ser oído... aunque no de ser prodigado. Buena versión, tuvo rúbrica de entusiasmo... no indescriptible. Más calor, sin duda, para el lirismo y la fuerza virtuosista del Concierto para piano, de Grieg, en el que Gabriel Tacchino lució calidad y poder sonoros, expresividad y brillantez no libre de momentáneas faltas de diafanidad. Acompañado cuidadosamente, también los profesores engrosaron los aplausos el auditorio. Antonio FERNANDEZ- CID