Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
DOMINGO 4- 10- 87- INTERNACIONAL -lABC pog. 43 Apertura del diálogo Gobierno- guerrilla en Centroamérica, a la sombra de Esquipulas Duarte inaugura hoy las conversaciones oficiales con la guerrilla San Salvador. Afp, Ap, Dpa, Efe, Reuter Un auténtico concierto de conversaciones de paz entre los Gobiernos y los movimientos guerrilleros conocerá a partir de hoy su primera fase en El Salvador y se prolongará en los próximos días a Guatemala, tras el acuerdo de las autoridades para negociar en Madrid. Nicaragua se mantiene de momento al margen. El Salvador se encargará dé ta apertura de estos encuentros, con las conversaciones entre una delegación presidida por eí presidente Duarte y representantes de los movimientos rebeldes. El próximo día 7 dará comienzo en Madrid un proceso similar entre el Gobierno de Vinicio Cerezo y la guerrilla comunista guatemalteca. Nicaragua, por su parte, anunció el pasado lunes el lan: zamiento de un vasto diálogo nacional al que no se ha cursado invitación a los movimientos rebeldes encuadrados en la Resistencia Nicaragüense. Objetivo de estos encuentros de paz es encontrar solución a los sangrientos enfreritamientos en varios países centroamericanos, que en los últimos siete años han c o s t a d o más de 100.000 víctimas según los analistas. Pese a que en El Salvador y Guatemala ya existían contactos anteriores entre el Gobierno y las guerrillas comunistas, el motor de esta nueva iniciativa se debe a los acuerdos de paz firmados en Guatemala por los cinco presidentes centroamericanos En El Salvador, el presidente democristiano José Napoleón Duarte se encontrará hoy con representantes de la guerrilla del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN) y de su brazo político, el Frente Democrático Revolucionario (FDR) Con esta reunión se salva un largo período de incomunicación, desde las últimas conversaciones mantenidas en 1984, sin ningún resultado. Pese a las exigencias del Gobierno salvadoreño de negociar con los cinco grupos armados, la guerrilla dio a conocer ayer que sólo estará representada por dos de sus dirigentes, los comandantes Shafick Handal y Leonel González. Y el propio Handal de nunciaba también ayer un bombardeo de la ciudad de Perkin, al norte del país, acusando al presidente Duarte de haber roto la tregua que debía durar hasta que terminasen las conversaciones. El FDR, por su parte, estará representado por Guillermo Úngo y Rubén Zamora. Actuará como intermediario el arzobispo de San Salvador, monseñor Arturo Rivera, y las conversaciones de paz tendrán lugar en un lugar no determinado de El Salvador. contactos no oficiales entre ambos sectores, pese a que hasta ahora Cerezo se había negado a dialogar con la guerrilla, a menos que depusiera las armas. En Nicaragua, tercer país centroamericano que padece un grave conflicto bélico, las autoridades sandinistas mantienen el mutismo frente a las exigencias de negociar el alto el fuego con la guerrilla estipuladas en el Una difícil partitura para instrumentos desafinados Francisco de Andrés La ola de n e g o c i a c i o n e s Gobierno- guerrilla que recorre estos días el istmo, es producto de los acuerdos de paz firmados el pasado 7 de agosto en Guatemala por los cinco presidentes centroamericanos, y no de una feliz coincidencia. Los acuerdos de Esquipulas II establecieron como fecha límite el 7 de noviembre para la obtención de un alto el fuego negociado, la retirada de la ayuda exterior, la libertad de expresión y el comienzo de la apertura democrática. Cada protagonista está interpretando estos requisitos a su manera. Guatemala y El Salvador sé encuentran ya en camino de instaurar sistemas democráticos sólidos, al menos sobre el papel. Pero, en distinta medida, el problema de sus guerrillas comunistas persiste como una herida lacerante. El Gobierno de Cerezo cuenta con buenas persp e c t i v a s dada la lánguida trayectoria de los rebeldes guatemaltecos. Mientras Duarte tendrá que convencer a partir de hoy a los dirigentes de los cinco bandos guerrilleros salvadoreños que la negociación soto puede moverse en el marcó de Esquipulas II. No es ningún secreto que las exigencias de reparto del Poder, por parte del FMLN, han hecho fracasar los intentos anteriores. Nicaragua presenta un panorama muy distinto. Nadie niega el mérito de las medidas de apertura política adoptadas en las últimas semanas por el régimen sandinista. La mera presencia del cardenal Obando en la Comisión de Reconciliación creada por el Gobierno habla de las esperanzas que despiertan, que el arzobispo, de Managua no es hombre que se preste a los pastiches cosméticos del régimen sandinista. Pero mientras la Junta considere que dialogar con su guerrilla es como mentar la soga en casa del ahorcado, pocas expectativas de auténtica reconciliación se presentan en Nicaragua. El alto el fuego unilateral decretado por Managua es una medida tan efectista como inoperante. Que podría obtener su respuesta en un audaz movimiento que estudia estos días la contra presentarse en Managua sin encomendarse a Dios ni al diablo, para poner a prueba los tan venteados deseos de paz del régimen sandinista. LAS GUERRILLAS CENTROAMERICANAS URNG: Unión Revolucionaria Nacional Guatemalteca FMLN: Frente Farabundo Martí de Liberación Nacional RN: Resistencia Nicaragüense Al mismo tiempo, fuentes del Gobierno guatemalteco confirmaron su disposición a dialogar con la guerrilla de la Unión Revolucionaria Nacional Guatemalteca (URNG) a partir del próximo día 7, en Madrid. La decisión de conversar en la capital española fue, aparentemente, resultado de acuerdo de Esquipulas II. En cambio, Managua ha puesto en marcha un conjunto de medidas de apertura política en el interior, entre las que destaca la reapertura del diario La Prensa Fuentes de ese medio afirmaron haber distribuido 195.000 ejemplares de ese primer número. UNA NEGOCIACIÓN COJA El comienzo de las conversaciones de paz entre el Gobierno y la guerrilla en El Salvador y Guatemala permiten concebir fundadas esperanzas para el azotado istmo centroamericano, a condición de que se sumen a este proceso todas las naciones afectadas por la guerra. A estas alturas del conflicto, no es ningún secreto que el problema de la guerrilla tiene en Centroamérica raíces y lazos comunes, y el único diagnóstico realista es una solución global. Alegar, como señala el régimen sandinista para no dialogar, que su guerrilla es un producto de la Administración Reagan no es, entre otras cosas, argumento de recibo. También podría decirse lo propio de las guerrillas de El Salvador y Guatemala respecto a Moscú. Se trata, en cambio, de demostrar auténticas intenciones de paz cumpliendo de paso lo que Daniel Ortega suscribió en su día.