Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
DOMINGO 4- 10- 87 OPINIÓN- -Escenas políticas tenece a la política, sino a j a ecología nacional, y por eso sería una pérdida irreparable su jubilación. El otoño madrileño está a punto de perder las castañeras, pero no podría prescindir como signo identificatorio de Camacho agarrado a una pancarta. Imaginemos a una persona que no lea los periódicos, no escuche la radio y solamente vea la televisión, es decir, que no se entere de nada, ¿Cómo sabría que el verano ha concluido, que vienen las lluvias y que hay que sacar la gabardina del armario? Muy sencillo no tiene más que asomarse al balcón, e incluso asomarse a un telediario, y comprobar si está Marcelino desfilando como supernumerario en no importa qué manifestación. ¿Que no está Marcelino? Puede seguir soñando con veranear en el Caribe. ¿Que está Marcelino, con su jersey de faena, agarrado á la pancarta como un niño a su juguete? Entonces es que el otoño ha llegado y se ventea el aroma de castañas calentitas. Federico JIMÉNEZ LOSANTOS A B C 29 ÍESISTENTE king mantenga este espíritu- haya creado una familia, tenga tres niños y. siga pensando es algo sensacional, entemecedor como un panda y admirable como un Cézanne. De la misma estirpe a prueba de contratiempos es ese niño español que se cayó el otro día por el hueco de un ascensor desde un séptimo piso y salió ileso, con sólo una contusión en la tripita. Se trata, sin duda, de una nueva raza hispana capaz de salir ilesa de las manos de Hacienda y de las camas de la Seguridad Social. A la seca raíz de Numancia, soriana ella como el olmo viejo de San Antonio Machado, algunas hojas verdes le han salido. Pero si hay un español que puede compararse en vigor, pertinacia y resistencia con el mismísimo Hawking, ese es Marcelino Camacho, que como todos los años al llegar octubre ha anunciado la huelga general. Marcelino ya no per- MERCK FRANGE LGUNA vez tendrán que reconocer públicamente nuestros gobernantes todo lo que están haciendo los franceses para ayudar a terminar con el azote de ETA. No hace mucho, el presidente del Gobierno reconocía en la televisión, durante su deliquio político con Victoria Prego, que la colaboración de F r a n c i a en este asunto está creciendo, pero quizá le faltó mag an ¡midad para expresar una gratitud que cada vez más se perfila como una exigencia de la justicia. Fue el suyo un reconocimiento como de pasada, expresado con la ¡X 3 ca pequeña. Don Felipe musitó en televisión un gracias que apenas se le oyó y sin nombrar siquiera a Chirac. El presidente español ño ejercía el sentimiento de la gratitud con grandeza, sino que se salvó de la evidente ingratitud con mezquindad. Ya sabíamos que el problema de ETA no empezaría a quedar resuelto hasta que Francia se decidiera a ayudarnos, y el santuario francés dejara de ser un refugio seguro para los etarras. Chirac ha hecho ahora lo que no hicieron ni Giscard ni los Gobiernos socialistas bajo la sombra presidencial de Mitterrand. Cuando en España gobernaban los políticos de centro, y en Francia también, la colaboración imprescindible para acorralar a ETA más allá y más acá, aquende y allende, de los Pirineos, no se produjo con la intensidad deseable. Ni Adolfo Suárez ni Leopoldo CalvoSotelo consiguieron arrancar de Giscard la colaboración precisa y preciosa. Más bien asistimos a un desentendimiento de los franceses, y a una resistencia de nuestros vecinos para considerar a los etarras como criminales comunes y no como activistas políticos. Mucho antes de ahora pudimos comenzar el desmantelamiento eficaz de ETA. ¡Qué le vamos a hacer! Ya sabemos cómo se comporta el centro político. Los centristas van por la política como correlindes, sin mojarse, o queriendo pescar truchas a bragas enjutas, que decía el clásico. Esto sucede tanto allí como aquí. Cayó Giscard y a un lado y otro de la frontera llegó el triunfo socialista. Los franceses de Mitterrand hicieron su A ZIGZAG Bancos por la tarde El pacto entre 4 a AEB (Asociación Española de Banca Privada) y los sindicatos para la apertura de los Bancos por la tarde es una buena noticia para todos. La posibilidad de poder realizar operaciones bancarias hasta las cinco de la tarde no sólo beneficiará al público, que siempre o casi siempre se veía obligado a acudir a su sucursal en horas que coincidían con las laborales de los usuarios. El nuevo horario parece una medida indispensable en un país que aspira a tener una economía moderna. Oposiciones Es asombrosa la celeridad con que ciertas academias se informan de las convocatorias de oposiciones mucho antes de que éstas hayan sido anunciadas en el tablón del respectivo Ministerio. Pero aún resulta más asombroso comprobar que conocen las listas de opositores admitidos antes que los propios interesados: con dos días de anticipación. ¿Hay funcionarios que comparten su trabajo con este espionaje en favor de las academias? OVIDIO SU NEGOCIO EN EL CENTRO DE MAJADAHONDA Información y venta de locales: En Majadahonda URB. LA HERRADURA I (Frente gasolinera) Horario: de 11 a 2 y de 5 a 8. (Excepto Festivos tarde) campaña electoral con el eslogan del cambio y ganaron la batalla en las urnas. Los españoles de Felipe González fueron detrás de ellos, pusieron en 5 J, SUS carteles el mis A mo eslogán, Por j? el cambio y vencieron también. El socialismo gobernaba en Francia al mismo tiempo que en España. Ahora sí que Francia nos ayudará a quitarnos de encima la amenaza m o r t a l de ETA pensaron algunos batuceos. Pero que si quieres arroz, Catalina. Aquello siguió más o menos lo mismo, y los etarras cruzaban los Pirineos como Pedro por su casa. La colaboración fraterna de los socialistas franceses no se vio por ningún lado, y el terrorismo siguió haciendo de las a suyas. Cada petición de extradición producía un escándalo, y cuando los jueces accedían, el Gobierno negaba. Nuestros vecinos se cansaron de socialismo mucho antes que nosotros. Los franceses no están acostumbrados a soportar recortes de libertad, decadencia económica y mengua de la grandeur Las primeras de cambio, acabaron con el cambio. Cualquier batueco que cruzara la frontera después de seis meses de triunfo socialista, ya podía percatarse de ello. Y las urnas ofrecieron el espectáculo insólito de la cohabitación Un Gobierno de derechas y un presidente socialista de la República. Desde ese momento, el Gobierno de Chirac inició una colaboración sincera y eficaz con el Gobierno español para acabar con ETA, hasta el punto de que menudearon los atentados contra empresas e instituciones francesas, como represalia de los terroristas. Docenas de e t a r r a s fueron entregados a las autoridades españolas; comenzaron las deportaciones acordadas y las detenciones de dirigentes. Los papeles secretos de ETA cayeron en manos de los gendarmes, y de allí pasaron a nuestro Ministerio del Interior, con lo que muchos atentados quedaron sólo en proyecto, y algunos sectores de la banda, desarticulados. Merci, Fran: ce En el actual acoso a ETA, hay más mérito en la derecha francesa que en la izquierda española. Jaime CAMPMANY