Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
DOMINGO 4- 10- 87- OPINION -ABC, pág. 27 ETA Y SUS CÓMPLICES RANCIA ha decidido a s u m i r el r i e s g o de acentuar su presión policiaca contra los posibles miembros de ETA instalados en el país vasco- francés, aun contando con las repercusiones que en su propia política interior pueda acusar semejante decisión, sin olvidar los riesgos físicos que sus propias fuerzas de seguridad corren al perseguir a pistoleros sin escrúpulos. Pero a continuación de este hecho, convendría añadir que los franceses no acabarán n u n c a de e n t e n d e r cómo una vez extraditados, los presuntos terroristas, ciertos jueces españoles dejen luego en libertad a algunos de ellos, dándose el caso de que hayan sido detenidos en Francia por segunda vez quienes habían sido oonsiderados por los franceses como presuntos responsables en el t e r r o r i s m o de ETA. La repetición de este siniestro juego podría desembocar en el cansancio de la colaboración francesa que tan valerosamente ha emprendido Jacques Chirac después de las elecciones de 1986. La reciente detención del ertzaina Iñaki Rodríguez, incluido en las listas de colaboradores de ETA, encontrada en el domicilio de Santi Potros, confirma desdichadamente esta indiscutible infiltración de ETA en el cuerpo de la Policía autónoma vasca, que. por otra parte, sólo puede sorprender a los atacados de irremediable ingenuidad o de encubridora hipocresía. Todo esto teniendo en cuenta que Iñaki Rodríguez es el segundo ertzaina al que se considera como presunto responsable de colaboración con ETA. ABC ya denuncio en portada y editorial, el 23 de julio pasado, la operación de ETA de infiltrar a miembros de la banda en la Ertzantza. Asimismo, advertimos que el jefe de Policía autónoma de San Sebastián, era persona comprometida en otros tiempos en las actividades de ETA, sin que hasta ahora se haya dado a la opinión pública la menor aclaración ni por parte del Gobierno autónomo ni del Gobierno central sobre la cuestión. Una investigación a fondo spbre la Ertzantza por parte del Gobierno de Felipe Gonftález es imprescindible. m VARGAS LLOSA A polémica abierta entre el presidente del Perú, Alan García, y el escritor Mario Vargas Llosa ha llegado a su fin al anunciar este último que se retira del debate político y regresa a la literatura. El novelista afirma que, al no haberse logrado detener la ley de nacionalizaciones de la Banca propuesta por García, no queda ya más salida que el recurso al poder judicial. No obstante, en sus últimas declaraciones el escritor volvía a descalificar la ley, que consideraba lamentable, e indicaba que su movimiento resurgirá limpio e invicto en pos. de la justicia en el momento en que. se produzcan nuevas arbitrariedades por parte del Estado. El desenlace de la polémica, lógico por otra lado, en modo alguno debe interpretarse como una derrota de Vargas Llosa. Ha ocurrido lo que era previsible que ocurriera: García no iba a r e n u n c i a r a una ley que constituye un imprescindible balón de oxígeno para sus deterioradas posiciones. Pero en las zarzas del debate se: ha dejado jirones de credibilidad. Su adversario era demasiado potente para fulminarlo con artillería retórica. Tenía a su favor el. inmenso peso de su talla intel e c t u a l y de su f a l t a de ambición personal en. todo el asunto. En cambio. García no ha podido alejar de sí la sombra de que su proyecto albergaba una desesperada huida hacia delante. Algunas acusaciones de Vargas Llosa en el sentido de que el presidente había impulsado una campaña de despresti- F Y con esto se desemboca en el punto principal del amplio temario abierto por la detención de Santi Potros. Entre los agentes del grupo criminal, aparece un concejal de Herri Batasuna, con lo cual no hace más que alargarse la lista de detenidos como colaboradores de ETA, pertenecientes a un partido político en cuyas filas milita un número considerable de personas vinculadas moralmente con ETA. Y esta repetida comprobación reclama, sin más. dilaciones, una acción de gobierno. Un Estado de Derecho tiene que colocar por encima de posibles oportunismos electorales la defensa del orden y del mandato constitucional. Lo contrario podría acarrear, aparte de un lamentable retraso en la lucha añtiterrorista, la desmoralización de nuestras Fuerzas de Seguridad, y de todos quienes están dispuestos a luchar por la libertad en España. Porque por muchas habilidades que el Gobierno despliegue para rehuir su obligación de proponer a los Tribunales la deslegaliza- ción de Herri Batasuna. el hecho cierto es que cada día se tienen en la mano pruebas concretas e irrefutables. de la; estrecha relación existente entre el cuerpo político legalizado del terrorismo vasco, y la banda criminal que asesina de un tiro en la nuca y a bocajarro. El Gobierno tiene la obligación, si no quiere lesionar el Estado de Derecho, de poner en marcha el procedimiento jurídico para deslegalizar a Herri Batasuna. L gio contra él han erosionado sin duda su imagen de gobernante joven y renovador. Los hechos decidirán finalmente quién tiene razón. El presidente ha sido emplazado y si, como puede conjeturarse, las nacionalizaciones no producen los efectos apetecidos, él y el APRA habrán dejado al Perú sumido en una crisis de imprevisibles consecuencias. En el plano intelectual la polémica resulta especialmente memorable. Hacía mucho tiempo, desde los años de la posguerra europea- -Sartre y Camus enfrentados sobre la cuestión comunista- que no se producía el descenso a la arena política de una figura de la categoría de Vargas Llosa. La imagen de que el progresismo intelectual es necesariamente colectivista ha saltado hecha añicos. Vargas Llosa ha defendido con energía la sociedad de libré mercado como expresión de la libertad individual. Es impensable cualquier reaccionarismo en un escritor que a lo largo de toda su obra ha combatido a las oligarquías caciquiles y militaristas de Hispanoamérica. Vargas Llosa ha defendido sencillamente en Perú la libertad frente a la amenaza totalitaria. Si se pone todo el poder económico y el del crédito en manos del partido que gobierna, el totalitarismo no será- ya una tentación, sino una realidad. La izquierda europea, y también la española, haría bien en examinar este trasfondo ideológico, en el que está en j u e g o su propia identidad. Esta polémica es un episodio más del inconcluso proceso de revisión del pensamiento revolucionario. Pero tiene especial significación que se haya manifestado en Iberoamérica, donde las estrategias revolucionarias siguen todavía en plena actividad. Induce cuando menos a la sonrisa el espectáculo de ciertos intelectuales que van. por ahí- perdonando la vida a Vargas Llosa a causa de sus excelencias literarias, como si el intelectual de la campaña contra las nacionalizaciones y el, escritor fueran dos personas distintas. -No hay duda a estas alturas de que la- economía dirigida y estatali. zada dista de producir los resultados óptimos que la teoría marxista clásica había establecido. A A V- i í -r -L: g ABC Presidente- Editor GUILLERMO LUCA DE TENA Director LUIS MARÍA ANSON Director de ABC de Sevilla Francisco Giménez- Alemán Subdirector: Antonio Burgos Subdirectores Darío Valcárcel. Joaquín Vila. José Javaloyes. Manuel Adno. Joaquín Añado Jefes de Redacción: J A. Gundín (Continuidad) J C Azcue ¡Internacional) B Berasategui (A 8 C ¡iterare) A Fernández (Economía) J. I. G. a Garzón (Cultura) A A. González (Continudad) R Gutiérrez (Continuidad) L Lz Nicolás (Reportajes) C. Manbona (Continuidad) J L Martín Descalzo ¡Socedadl. J. Olmo (Edición) L I Parada (Suplementos Económicos) L Prados de la Raza (Coráiuriad) C Prat (Domncal) Santiago Casteto (Coacoraaonesj. Secciones: J Rubio (Arte) J. M. Fdez. -Rua (Ciencia) A Garrido y J Espejo (Confección) J. C. Diez (Deportes) A. Yañez (Edición Aérea) J Badía (Educación) E. R Marchante (Espectáculos) J Pato (Grática) M. A. Flores (Huecograbado) F. Rubio (Ilustración) M Salvatierra (Internacional) C. Navascués (Madrid) J. A. Sentís (Nacional) M A. Martin (Sanidad! D Ma. -tinez- Luján (Sociedad) R Domínguez iSucesos) V. Zabala (Toros) E. Yebra (Vida Social) Director General de Prensa Española, S. A. JUAN MANUEL GONZALEZ- UBEDA Producción: S. Barreno. Personal: C. Conde. Financiero: I. Laguna. P. Datos: V. Peña. R. Externas: J. Saiz. Comercial y Distribución: Enrique Gil- Casares. Publicidad: L. Escolar. Teléfonos: Centralita (todos los s e r v i c i o s) 435 84 4 5 435 60 25 y 435 31 00 Télex: 27682 ABCMDE. Publicidad: 43518 90. Suscripciones: 435 02 25. Apartado 43 Prensa Española, S. A.