Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
GENTE MANOL Arias, ahora en boca de casi todos por el magnífico trabajo que hace en la película El Lute es una cajita de sorpresas en cuanto abre la boquita de piñón. Ahora va y dice: -M e ha tocado la lotería al Eso, más que un reencuentro- Nunca he sentido miedo a salir de noche. No entiendo bien ha sido un descubrimiento. Alas- conocer a David. Sí. Es como si le hubiera toeso que dicen de la inseguridad ka está feliz. Y también lo está Silvia Tortosa, que va procla- cado el reintegro. Y miren usteciudadana. des por dónde que mi compañeY lo dice precisamente cuan- mando a los cuatro vientos: do una reciente encuesta ha revelado que el 50 por 100 de los madrileños han sido víctimas de atracos en la vía pública o en sus casas. Pero todo tiene su explicación: hay que tener en cuenta que Imanol, en contra de lo que creía, no vive en Madrid, sino en Copenhague. Es cierto que se le ha visto en alguna ocasión por las noches de Madrid, pero él, donde habitualmente vive la bohemia noctámbula es en la capital de Dinamarca. Claro, y allí es otra cosa. -A lo mejor no es eso. ¿Qué otra cosa puede suceder? -A lo mejor es que la Pastora que siempre le acompaña lleva una pistola en el bolso, como Bárbara Rey. Pues a lo mejor es eso, pero yo me inclino por la tesis de Copenhague. Bueno, pues además de vivir tan lejos, hay que reconocer que Imanol tiene buen fondo. Ha hecho las paces con Pedro Olea, con el que no se hablaba desde que Pedro le dirigiera en Bandera negra aprovechando que se encontraron en el festival de San Sebastián. Es lo que yo digo: se pone uno a comer cocochas, angulas y bacalao al pil- pil y enseguida saca la bandera blanca. Hasta Amparo Rivelles ve con mejores ojos a buena parte de sus enemigos tradicionales (todos tenemos enemigos tradicionales, al margen del mundo, el demonio y la carne) cuando nos encontramos ante un buen cogote de merluza o así. Por cierto, que el otro día me contaba Rocío Jurado que iba a ser ella la primera mujer que recibiera el llamado Quijote En Argentina, la de la Hispanidad, allá en Miami, gente tiene una forma de el próximo mes. Y resulta que admirar, de no: antes, hace ya muchos agasajar, que años, lo recibió la Rivelles. aquí no existe. Las criticas no- Seguro que la Jurado no lo son tan sabía. demoledoras y el- Claro. éxito se refleja en algo concreto confiesa Charo López. Y Alaska Pero las cosas, como son. Y luego tenemos lo de Alaska, también cruzó el Atlántico para que acaba de estrenar padre. ver a su padre- ¿Cómo es eso? en México. Hacía- Que se fue a México a ver a más de trece años que no se su padre... al que no veía desde encontraban hace más de trece años. I Charo López vuelve a la Argentina ro y amigo Manolo Román ha encontrado por fin su justo papel en la vida. Manolo siempre se ha opuesto a todo, siempre era él la oposición por antonomasia en cualquier reunión o peña: llevaba toda una vida sin saber qué hacer con su alma de fiscal hasta que Encarna Sánchez le descubrió, y ahora ahí le tienen, haciendo el papel de acusador en un especial proceso que ofrece Encarna en su programa de radio. Manolo es un fiscal perfecto y feliz. Lo digo constantemente: no hay nada como descubrir la auténtica vocación y seguirla. Charo López descubrió que una parte de su carrera como actriz pasa por la Argentina, y para allá vuelve el próximo mes. -Decían que ibas a hacer una película muy exótica con un director nuevo... -Sí, la iba a hacer, pero ahora resulta que no me da tiempo, tengo que marcharme el mes que viene a Buenos Aires, para comenzar a ensayar a las órdenes de Antonio Gasalla un vodevil muy divertido, titulado Lili que aquí se ofreció con el nombre de La hora de la fantasía hace ya años. Antonio Gasalla, cómico que aquí no funcionó, está considerado en la Argentina como uno de los mejores actores y directores. ¿Cuál es la parte de tu cuerpo que más triunfa, Charo? -L a faz. ¿Y cómo andamos de amores? -E s t o y sola y me va muy bien. Déjame así. -No, si yo te dejo... ¿Qué has encontrado en la Argentina que no tengamos aquí? -Son dos países muy distintos, pese a que hablen el mismo idioma. Allí la gente tiene una forma de admirar, de agasajar, que aquí no existe. Las críticas no son tan demoledoras, no te hacen pasar dos días en la cama, como aquí. Y luego sucede algo que tampoco ocurre aquí: el éxito se refleja en algo concreto, en mejores ofertas de trabajó, en publicidad, en buenas ofertas de cine, en televisión, etcétera. Aquí, hagas lo que hagas, nunca pasa nada... ¿Volverás? -Volveré, y lo más probable es que de nuevo retorne allá; creo que desde ahora trabajaré repartiendo mi tiempo entre España y Argentina. Estaría loca si desperdiciara el gran mercado que tengo allá... AMILIBIA JUEVES -10- 87 ABC 135