Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
J 1 J A B C OPINIÓN JUEVES 1- 10- 87 Cuaderno de notas Comentarios liberales LO QUE FALTABA EINTICUATRO horas, desV pues del último atentado perpetrado en San Sebastián y que tan duros conceptos provocó en fuentes del SUP (Sindicato Unificado de Policía) se han registrado dos novedades. En primer lugar, el ministro de! Interior ha declarado en la Comisión de Presidencia e Interior del Senado que las reinserciones de etarras continúan porque la democracia debe ser generosa para lograr la pacificación. En segundo lugar, el propio sindicato policial, autor de los duros términos empleados para calificar a los etarras, amenazándoles con matarles como a ratas, se ha excusado públicamente de sus destemplanzas. Son dos datos para echarse las manos a la cabeza. Todo él mundo sabe que las reinserciones sociales responden a un intento de división de la ETA. de modo que aquellos miembros de la organización terrorista que se encuentren en posesión de un historial pasab ie puedan volver a sus casas y a su sociedad para reintegrarse a la normalidad que perdieron. Pero, naturalmente, esto no debe confundirse con la generosidad. Es una simple estrategia capituladora, cuyos resultados todavía no están claros del todo. Atribuir generosidad a la Administración en esa lucha a muerte que ha planteado ETA suscita a la vez indignación y risa. A estas alturas el ministro del Interior pone en el ambiente una cierta nota paternalista que contrasta abruptamente con el dolor de quienes han de contabilizar día a día las bajas producidas por una acción etarra muy poco generosa por cierto. No es generosidad lo que hay que exigir a la Administración o al Gobierno, sino justicia y severidad en las conducías orientadas a la represión de ios terroristas. Como tampoco hay que pedir o exigir a lo Policía que corrija sus desaív. c- cs verbales cuando acaba ríe enterrar a sus compañeros -ríos. Precisamente el lenguaje etarra se caracteriza por una dureza apta para proporcionar ejemplo negativo a todos los cultivadores de la literatura panfletaria. Decía Churchill que en la victoria, magnanimidad Pero no es precisamente victoria el término que define la situación de lucha en la que el Estado se halla embarcado frente a la ETA. Todavía queda mucho camino por recorrer antes de que esa realidad se haga posible. Así que ni magnanimidad ni su equivalente generosidad son conceptos apropiados para aplicarlos a lo que ocurre. Lo que sí puede suceder cuando un Gobierno blasona de generosidad o tapa la boca de un sindicato policial indignado es que los llamados diálogos entre el Ejecutivo y la ETA deben conocer nuevos episodios. El ministro no ha tenido inconveniente en admitir que se utilice la palabra negociación cuando se ha referido a la voluntad gubernamental de conseguir el cese del fuego. O sea, que lentamente se va dando curso a la realidad que las palabras describen o a las palabras que deben acoplarse a una determinada realidad. Resumiendo; se negocia. Y en ese trance el Gobierno siente la necesidad de aclarar que Herri Batasuna no debe temer ninguna deslegalización. Con esa claridad se habla mientras los muertos circulan. En realidad los muertos se han convertido en la moneda dolorosa que hay que pagar para que la situación se vaya transformando. Ante esa dura circunstancia, lo menos que podría hacer el ministro Barrionuevo es hablar de generosidad con la ETA. La organización terrorista vasca se burla de los paternalismos. Tiene todavía las armas y los objetivos para continuar haciendo daño. Y, además, una espaciosa mesa funciona para ella en Argel. Lorenzo CONTRERAS L AS reacciones de la izquierda del PSOE ante la ponencia- marco del próximo Congreso tienen- salvando las distancias y el respeto a todo el mundo- el inolvidable aroma de la revolución pendiente, aquel discurso azulado de los inquietos del Régimen anterior que servía, unas veces, de recordatorio de los orígenes y otras, las más, de palanca eficacísima para conseguir más cargos, sinecuras y prebendas. No es que no fueran sinceros en sus prédicas los huérfanos de Hedilla, o no lo sean hoy los Pablo Castellano, Santesmases, López Riaño e, incluso, Nicolás Redondo. Lo que pasa es que la opinión pública suele ser devota del dicho célebre: No se puede estar en misa y repicando y suele mostrar un acusado desdén hacia los que, como también suele decirse, están al plato y a las tajadas? Para los que detestan el felipismo existe la tentación de jalear a éstos rebeldes fundamentalistas, a estos nostálgicos d o c t r i n a r i o s Por el complejo que aún arrastra la LA IZQUIERDA derecha española ante la izquierda, particularmente visible en los medios de comunicación, pareciera que las críticas más legítimas al felipismo sean las que vienen de su izquierda, a la que muchos llaman sumariamente la auténtica izquierda. Me parece un error. La izquierda sociológica y política en España consiste fundamentalmente en el PSOE, que en su inmensa mayoría respalda entusiásticamente al poder felipista. Lo demás son comunistas y algún que otro socialista a la antigua usanza, sin la me- ñor posibilidad de incidir de modo decisivo, ni siquiera importante, en el electorado. Esta es la realidad, el felipismo lo sabe y los militantes y nominahablantes no la olvidan. Desde fuera del socialismo, conviene saber distinguir los dos procesos paralelos y cont r a d i c t o r i o s que sigue el PSOE: uno, de elogiable moderación ideológica y progra- ZIGZAG Todos fichados La incorporación del número correspondiente a la identificación fiscal en el DNI va a convertir a España en una nación de ciudadanos fichados, en la acepción policial de la palabra. Con la huella dactilar y luego del número fiscal ¿qué falta para sentirnos, ante un Gobierno prepotente, ciudadanos libres si por tal se entiende en libertad vigilada? Tiene razón C. J. Cela cuando ha dicho que de una dictadura militar hemos pasado a una tributaria. Eurotra El programa europeo de traducción automática se llama Eurotra. Es una experiencia lingüística computacional que cuesta 6.250 millones de pesetas y traduce simultáneamente, nueve lenguas europeas, lo que permitirá reducir y abaratar el proceso de traducción. ¿Podrá sin embargo la tecnología traducir indistintamente poesía y bioquímica? Los ordenadores nunca sustituirán a los traductores ha declarado el director del proyecto Eurotra. PUNTOS DE VENTA MILÁN: Quiosco Pavan, Via Solferino, 32: Canesi, Foro Bonaparte; Zucctielli, Metro Caifoli; fíovati, Largo Cairoli- Campeno; Bernazzoli. Piazzale Cadorna, 1; Quaglia, Vía Paleócapa, 1; Graziotti, Piazza 6 Febbraio, 2; Azzimonti, Largp Quinto Alpini; Sala, Via Monti, 21; Spagnoli, Via A. Da Giussano; Fiorati. Piazzale Baracca; Bisesti, Piazzale Baracca, 1; Gélmini, Metro Buonarroti; Perego, Via Pagiano, 1 A; Gobetto, Piazza Amendola Giussani, Metro Arriendóla; Comglio, Arcivescovado; Zucchelli, Metro Duomo II; Polloni, Piazza Duomo Portici; Leonardi, Piazza Duomo, 21; Gianzim Metro Duomo I; Cavadini, Piazza Duomo; Palomba, Via Fílodrammalid, 1; Morelh, Piazza della Scala, 11 1; Berra. Via Caleña; Settembrino. Gallería del Corso; S. E Ll. S. p A. Gallería de Crtstoforis; Colombi, Piazza S Babiia: quiosco Franchini, Metro S Babiia; Scaramagli. Corso Matteotti, 11, Giganta, Via Matteotli, 3; Magni, Ldigo Augusto; Sedis S. r. C. so Europa G. Passere; Carbone. Via Larga Fonlana; quiosco Piccirillo, Piazza Duomo; Magri, Piazza Missori Gonzaga; Valli. Via Larga, 31; Germano, Piazza del! a Repubblica; Pansera, Via Moscova, 39; Madella, Metro Moscova; Cagnoni, Piazza Mirabeüo; Monteverde, Corso Venezia, 51; Cavagnoli Vía Senato; Fornasari, Vía dei Giardini; Uccelli, Via Verdi; FeUrinelli, Via Man 2o ni. 12; 0 Nizio, Vía Manzoni, 21; Crema, Piazza Cavour; Pugolotii, Via Moscova; Patrono, Via TeodOsio Pacini; Pisano, Via Argentina; Mtnuzzo, Piazzale duea d Aosta; ANPA S. A. S. Metro Gioia; quiosco Fumagalli, Vía M. Gioia Galvani; Oli ed. Piazzale Lagosta; Martini G. E. Cqrsini, Via Don Sturzo, Maggi, Alie 5 vie; N ¡colini, Vía dusio, 1; Farvo, Via Oreíici; Guazzoni, Piazza S. Mana. Beltrade; Goii. nelíí, C. so Genova, 1; Prandons, Via Molino Armí; Ricchetti, Vía Milano, 2- Segrate.