Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
HUMOR LAS BASES H O R A q u e e s t á n en pleno rodaje los nuevos Ayuntamientos y en algunas Comunidades autónomas hasta gobiernan quienes antaño constituían la oposición, convendría l o m a j e en serio el bisunto de las bases. No me refiero a las bases americanas, aún existentes en nuestro territ o r i o d e l i c a d a m a l c r í a que compete a los ministros Narcís ÜrdóñcZT sino a las bases de os concursos peri (Klísticos hasta la fecha patrocinados por los organismos en cuestión. ¿Qut tienen e as bases que no tengan las americanas? Por lo pronto, un ejiceso de inmovilismo. Basta leerías detenidamente para comprobar que, durante años y años, se han cstado p o n i e n d o en j u e g o importantes cantidades de dinero paia premiar aquellos artículos publicados en la Prensa nacional en los que Usurasen los piropos más iKUamentc escritos sobre las ñestas patronales, las playas, los paisajes, las estatuas y los monumentos de la Comunidad o Ayuntamiento organiTador Ya va siendo hora, y no lo digo por presumir de reloj, que alguno de los asesores culturales de las entidades en cuestión empiece a poner en práctica la necesaria idea de p r e m i a r- -también- -los trabajos que se- A Í ñalen dcfidendas y defectos. Trabajos que. en lugar de piropear, cntiquen. Porque ca de suponer que esas fiestas, playas, paisa cs, estatuas o monumentos no continuarán rendo milagrosamente perfectos por los simios de los si Uís, ya que el tiempo, unido al f ambcirismo oue no cesa, puede haherios deteriorado un poquitirrinln y necesiten alguna reparactón. Si conviene premiar a cuantos exaltan lo oueno. para conocimiento de propios y extranos. Igual debe nacerse con auienes descubren lo malo piicndo el oportuno lemedio. Hay que ir posibilitando una democrática alternativa en el concurMí para todos los periodistas. Un año, premio a los expertos en alabanzas. Y al año siguiemc, recompensa a los especialistas en señalar defectos. A los escritores hay que galardonearles lo mismo cuando piropean un monumento que cuando denigran el pésimo alcantarillado de una calle. Basta ya de seguir estimulando solamente la coba, el piro x y la loa. Si del pa s desaparece el espíritu crítico termmaremos creyendo que livinios en Jauja aunque estemos metidos en el barro hasta las cejas. Evaristo ACEVEOO La columna de Isidoro Por Isidoro Lol RECIÉN CASADOS -S e i é franco contigo- -dice el joven- DO cíes la primera muchadui que he basado. -Y yo seré franca conugo- -coníesta la n o v i a- (k o c s miLcho que aprender, -ORecién casado: ¿Cosislc el bolún de mi chaqueta, carino? Retién casada: No, coraí 6 n: no pude encontrar el botón, a. sl que COSÍ el ojal, -OSi un maiido le abre la pucrta del aulomóvil a la mujer. lo más probable es que ca nuevo el coche, o la esposa. -O- S i tú haces las tostadas y el caí querido- dice la joven desposada- d desayuno estará hsto, ¿Oué vamos a desayunar? -Tostadas y café. -OUna muchacha, casada réd e n t e m e n le, se ouejaba ante su madre acerca del húbito de su matido de bebei constantemcQle, ¿SL (Ú sabías que bcbia, por qué te casaste con él? -N o sabía que lomaba- r e s p o n d i ó la j o v e n- hasta que una noche llegó sobrio -OEsposo: Y ahora que estamos casados, amor, tengamos un claro acuerdo sobre nuestros asuntos. ¿Tú quieres ser presidente o víccprcsidenie? Joven espo; Ni lo uno ni lo olTO- Tú serás ambos. Yo voy a set solamente la lesorcra. j -O- P o n I rforo, ¿usted decía que después de veinte años de casados su mujer parece una recién casada? -No. lo que yo decía es que cocina como una reden casada. J 4 3 31