Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
AL LORO Tratado de las buenas maneras Lección (21) ¿í- Üftt- EL SOFOCO NA ííJiuacH n desjgríidablc o embaiazosa pufdf producir angusUíi, nibor. ü obio o üpufo, pero nunca sofoco. Va cjcrdcio ailétfco víhrunte y conii nudtJo, sohrc iodo en lo meses canjL ularcs. oricina c n ncio, agotiinJitfnío, lííhdidad, e Tenüaaúti. faüi a ü agujciav pero no íofmro. Unii umid; i y prematura decbrdaón de amor es arcunsiancia hechíi a la metiida par el bonhiuno. el sonrojo, el cortL c pavo, la eruhescencia y hi mudt dcfiniTíVa, peni jamis para t- l sofoco. La permanencia en un liabtiAcuIn cerrado y con ülta tcmperarura mIranquUiíd, debilita, acalnra, enciende y combu tiona, puro no sofocü Toda aquel que se s o í o c a por la cau a que sea- -como el que se o n o j a- cí ¡bástanle ordinario. El grado mayor de l; i ordinariez del Tsofoctí es el sofocón- El sofocc n. mícniras no se demuestre lo contrarío, no es olía H sa que el disgusto- -hija, no le dipas a m padre que te has quedado embarazador porque puede llevarse un sofocún- Eí soíixrún, cri- sis agudizada y mejorada del w f o a i tiene a su ve ¿un erario n calegi na culminante: El soponcio- hija, no le dii- as a tu p; idre qui. le has uedado embarazada porque el sofocón que se lleva puede darle un soponcio Aquí, irremediablemente aquí, se es- U S Tahlece la diferencia que h. i degenerado en Ifi que postcíiormente se ha denominado- lucha de clases La jienie bieii mueie de un inlarlu producido por un disgu sTo y la g. iMiTe mal de un soponcio originado por un íofix t n. Pero no olvidemos que el sononeio y el sofocón son cstaJo de ansiedad procedentes del sofoco, y ahí esiá la madre del cordero. Para que ustedes lo entiendan mejiir les comento un ca n verídico y estremecedor. Cuando Andresito AiTor F dumeharrena Loruño infnrmtí a su madre, de vuelta dt ia niili que era marica perdido, lo hiio con cierto sofoco. Su madre, doña V i c h u n Loroñii m a r l u t e n c nad: i más enlerarsc ufrio un sofocan. Su esposo. Prudentxo Edurneharrena Gomabai, nada mus enirar en la coema del caserío, al notar el sofocón de su esposa, indago las causas. Su esposa, a pesar del sotocrtn y ante el MIÍOCO de su hijo, puso a su marido al ciirriente de los acontecí miemos. Don Pruden 1 X 0 r o e i t ¡l el ¡jolpe. y antes de poder sentarsv cayo fulminantemente al suelo victima de un soponcio. El présenle e tnLpío. nisiórico y c i e r t o debe ser ir i muchos como basc de recomendables meditaciones. Para que luego digan que el pescado es caro. Alfonso USSIA Historias del más acá HE DECIDIDO SIMPLIFICAR MI VIDA SI como suena: he decid i d o S i m p l i f i c a r mi vid, i, lome esta decisión ouando se me estropeó la aspiradorii v lleno de ira la arroje donde guardo las aspiradoras que se han quedado aniiguas, las que tienen un vollaie pa ado de moda o que nadte quiere arreglármelas, Coni ¿seis aspiradoras que me ocupaban medio desván. Entonces m cueniü de que nii casa es un inmenso cementerio, un almacén de imslos inútiles que solo sirven para acumular p n h o tn sus calvasDccidi desh; icerme de todo lo q u e no t u i e r a v i d a o un proyecto de re u reccion fuiurj- A p. m f Lo primertí oue hice fue tirar las seis aspiradoras y jurarme que jamás volverLin a aspirar et olvo porque lama i volvería a abcr polvo en mi casa, que iba a ser abieria, clara, vacía como una hermosa casa siria del siplo XVII que en un niu co en Nueva York que consistía sok menie en un espacio h u m a n o y el cbnrrilo de una tueníc en u tcntio. Luego pa. ie a o mucble 1 E los cuadros a los trajes viejos, a los zapaioíí arrugadijs v resecos, a los cojines con tKjrdados de mamít. a Las airlinas c a r a das de pjj vn V miasmas, a. en resumen, todo lo que era supcrfiuo e inútil para vrvir una vida que no esiuxieta enajenada por las míseixs e inútiles posesione que nos abruman con su prc -encia. C u a n d o la casa e s t a b a va hermosamente vacía pasíí delante de un espcfo rococó con falsos oros v filiiiranas intestinales y me vi, ÍJe deiuvc en seco, me míní fijamente y comprendí que debia Hevar mi detiston h- ista sus ultimas consecuencias. Baje (odas Us porquerías al j a r d í n v a l i e n t e m e n t e nje melí yo iambien en el cubo de la basura. Ahora cütny aquí esperando que ven a ei camión de la limiicía y cúmplete mj dcasión de impiar mi casa de todos los lrastros que sobran Les recomiendo que haj an ustedes lo mism por el bien de Espaiíj, f CHUMI CHUMEZ 2 G