Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
DOMINGO 27- 9- 87- ESPECTACULOS -A B C pág. 107 San Sebastián. Jorge Berlanga Tal como están las cosas, hace falta mucha fe para creer Sorprendente Concha de Oro para la película palestina Nupcias en Galilea en el pan bendito de los galardones festivaleros. Tanto el público San Sebastián. E. Rodríguez Marchante, enviado especial cosas, todas buenas: desde que como la tribu charlatana de acreEn un festival de cine el jurado no decide entre la vida y la muer- se aprecia en su interpretación ditados andan sorprendidos por te de una persona, de ahí que se pueda permitir ciertas dosis de ese espíritu esforzado de los acel fallo de! Jurado, sorpresa por alegría. Lo hizo al otorgar la Concha de Oro al filme palestino tores de antes (ahora sólo que- otro lado injustificada conociendo dan De Niro y un puñado de lo Nupcias en Galilea y puso la alegría en los rostros de Imanol los antecedentes de quienes corArias y Victoria Abril al otorgarles el premio de interpretación. cos) que son capaces de darle tan el bacalao. miaron durante la misma) Antes de pasar a la gran triunfadora, la Concha de Oro, hablemos de los grandes triunfadores, que han sido sin duda Imanol Arias y Victoria Abril. El trabajo de ambos en El Lute del mismo modo que el de los demás actores, ha sido con mucho lo mejor evaluado del festival. Victoria componía su personaje de La Chelo con esa especie de entrega racial que tanto gusta a los franceses (gente que sabe de cine) Su trabajo no ha tenido, como ya se dijo, la más mínima sombra de duda. A la hora de la hora, estaba nerviosa y se le cayó, con algo de estropicio, la estatuilla que le había entregado otra laureada, la última ganadora del mismo premio: Angela Molina. En cuanto a Imanol Arias- que recibió la Concha de Plata de manos de Mary Carrillo- y a su encarnación de Eleuterio Sánchez, se oueden decir muchas A Todo es política en esta vida, de parte y reparte y, si puedes, llévate la mejor parte. Al final, todos contentos, disfrutando de la cena de clausura en el claustro de San Telmo, menos Dominique Deruddere, el gran perjudicado a pesar de llevar el premio al mejor director por su película Crazy love que debía haberse llevado de calle todas las conchas y conchinchinas de oro o plata que le dejasen pasar por la aduana. Justicia para El Lute Imanol Arias y Victoria Abril, premios de interpretación Creyentes Imanol Arias Ana Belén estuvo de lujo, sonriente y sobria, al presentar el acto de clausura. Quien no saltó de gozo fue la crítica especializada, que se ha pasado todo el certamen cantando las glorias de la película belga Crazy love en realidad la única que le ha puesto verdadero color cinematográfico al tono de grisura de la sección competitiva, y que se ha tenido que conformar con el premio San Sebastián a la mejor dirección. Puede que, en efecto, el trabajo del debutante Dominique Deruddere- a quien le entregó el premio Charlóte Rampling- fuera el más sobresaliente del conjunto. Ahora les tocaba el turno a Bardem- colaborador de Edgardo Cozarinsky a la hora de desvelar los premios- y a Alain Tanner, de entregar las Conchas de Plata, conseguidas por la británica High season y la canadiense Candy mountain que han tenido mucha gracia. La primera porque era un trabajo francamente gracioso, el conseguido por Claire Peploe, a la sazón esposa de Bernardo Bertolucci. Claire Peploe esbozó un dibujo tan fresco y perfecto de lo que el turismo puede devorar en una sociedad tan añeja como la griega, que bien se ha visto que salga de la ciudad con concha plateada. En el caso de la canadiense, la gracia estriba en que, en el mejor estilo de las fiestas sorpresas, se ha pillado al invitado en paños menores: el desalojo por la puerta de atrás fue una de las consignas durante su p. Eyección (habría que haber seguido la pista de los que la pre- Victoria Abril a una fría máquina sus quilos, su Llegó la clausura, y aunque el pelo, su rostro, su forma de ser. puesto suele ser poco agradeciPor ultimo, de la película que do, había tortas entre el personal ha merecido, según el jurado, el para ver quién podía ocupar el máximo galardón del certamen, turno de portero de noche y verla palestina Nupcias en Gali- le los ojos de cerca a Charlotte lea -que, si recuerdan, narraba Rampling, que a pesar de que unas bodas completitas en un algunos reconcomidos onanistas poblado palestino que se encon- dicen que ya no vale nada, ha venido para dar una lección de traba bajo la dominación israelíse encargaron Antxon Eceiza clase y divinidad de otro mundo junto ala bergmaniana. y algo a toda la vanidad de medio pelo de la feria. añosa. Ingrid Thulin. Ella es una de las razones para creer que vale la pena seguir viviendo, como diría Woody Alien: así que antes de la entrega de premios, podíamos comulgar todos con Los creyentes la película de John Schlesinger sobre los malignos entresijos de una secta secreta. Palmares Concha de Oro: Boda de Ga- Premio de Interpretación Felilea, de Michel Khleifi (FR- BEL) menina: Victoria Abril (España) por El Lute. camina o revienta, Concha de Plata: High Seade Vicente Aranda. son, de Claire People (GB) y Premio de Interpretación Candy Mountain, de Robert Masculina: Imanol Arias (EspaFrank y Rudy Wurlitzer (Suiña) por El Lute. za Canadá) Premio Ciga (Nuevos realiza Premio de Dirección: Domidores) Mientras haya luz, de Fenique Deruddere (EE UU) por lipe Vega, y El amor es una muCrazy Love. jer gorda, de Alejandro Agresti. Secta que alguna que otra mala lengua comparaba con las ceremonias de acólitos de la Dirección General de Cinematografía. Pero bueno, al final salió Ana Belén a entregar la Concha de Oro a la película palestina (por cierto que había que ver cómo confraternizaban pegados a una botella de güisqui el director Miachel Khleifi. que debe ser algo San Sebastián. Ángel L. Inurria, enviado especial así como de la OLP, y el israelita El premio CíGA, que se entrega por el resultado obtenido en la Amos Gitai. Lo que hace una búsqueda de un lenguaje cinematográfico ha sido concedido a guerra de seis días en fraternal la película española Mientras haya luz, primera de Felipe Vega, liberación) junto a la argentina El amor es una mujer gorda, de A. Agresti. Y para quien echaba en falta que no apareciese alguien de la La ópera prima del cineasta el director del ICAA, Fernando familia Molina en el Festival, español Felipe Vega, Mientras Méndez- Leite, destacó la preocu- pues nada, ahí vino Angela Molihaya luz, fue el título proyectado pación de este título por el len- na, para rellenar la valva del esque optó al premio CIGA, que guaje cinematográfico y se con- trellato nacional con tos premiarecompensa en San Sebastián el gratuló de la existencia de profe- dos Imanol Arias y Victoria Abril. esfuerzo de los nuevos creadosionales que alumbren los Y como estrella invitada, Patxi res. En su presentación pública futuros senderos de la expresión Andión. Viva la fiesta. Mientras haya luz habrá esperanza para el nuevo cine