Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
DOMINGO 27- 9- 87 REPORTAJE A B C 77 minta parte el número de accidentes ñala que es fácil reconocer que con las autopistas, debido a sus características, se aumenta el nivel de seguridad, pero hay otros factores, como el de la velocidad, que influyen decisivamente en la accidentalidad. Por lo que respecta a las cifras sobre accidentes en autopistas, se deben observar con un criterio relativo, por lo que no resultan fácilmente extrapolables La Comisión de las Comunidades Europeas dispone de diversos informes que aseguran que las autopistas son mucho más seguras que las demás vías y soportan el índice más bajo de accidentalidad, aun teniendo en cuenta el número de vehículos que por ellas circulan. La cifra de accidentes que se producen- es cinco veces menor que en las demás carreteras y su propia concepción permite tiempos de reacción más largos. Por otro lado, su mejor construcción permite unir la seguridad a velocidades más elevadas, lo que atrae a los automovilistas y, por consiguiente, reducen el tráfico en las demás carreteras. Para extrapolar datos de accidentalidad no basta con disponer de las cifras y es necesario hacer un cálculo basándose en los kilómetros de red viaria y en el número de vehículos que soportan. Lo que es cierto es que la mayoría coincide con las afirmaciones comunitarias por las que se considera a la autopista cinco veces más segura que las demás carreteras. principal de accidentalidad, una vía en buenas condiciones reduce sensiblemente los riesgos. Por otro lado, se hace cada vez más necesario que la capital del Estado quede integrada en la red de autopistas europeas por razones económicas y extratégicas y serviría, a su vez, de punto de descongestión de las actuales vías de enlace. José Luis Alvarez Alvarez, ex ministro de Transportes, afirma que es una necesidad absoluta que Madrid esté unido por autopista con el resto de Europa y gozar de toda justificación desde un punto de vista económico, social y de desarrollo de las regiones del centro, del sur y del oeste Casi cinco mil muertos En España no existen estudios comparativos globales sobre seguridad entre las diversas redes viarias. Sin embargo, ya se han realizado varios informes sobre las carreteras por parte de algunas Comunidades autónomas. Uno de los más recientes es el confeccionado por la Diputación Foral de Álava, del que se extrae como conclusión que el nivel de seguridad de la autopista es dos veces superior al de la autovía y cuatro veces por encima de la carretera nacional. Para ello se ha tenido en cuenta el número de accidentes y víctimas registrados en unos tramos determinados de las citadas vías, que surcan la provincia alavesa. Volviendo a las estadísticas, durante el año 1986 se registraron un tota! de 90.368 víctimas por el tráfico- -carreteras y travesías- lo que supone un incremento del 7,96 por 100 respecto al año anterior. En cuanto a las víctimas mortales, sumaron 4.813 con un índice de aumento aún mayor: 9,41 por 100. Estas se distribuyen así: 2.218 conductores, 1.489 pasajeros, 724 peatones, todos ellos en las carreteras, y 382 muertos más en las travesías de zonas urbanas, lo que hace el total de 4.813 muertos. Los índices más optimistas se registraron en las carreteras comarcales, en donde descendieron en un 15,55 por 100 el número de víctimas y en un 13,66 por 100 el de muertos. La mejora de la red viaria y la creación de nuevas autopistas, unidas a otras medidas, han servido en diversos países comunitarios para reducir el número de muertos y lograr el principal objetivo que es el de la seguridad vial. Jesús ZAMARRO CUESTA Madrid aislado El camino emprendido por nuestros vecinos europeos contrasta con la falta de empuje en España para afrontar la creación. de autopistas concebidas a escala europea. Diversas fuentes coinciden en señalar que si empezaran nuevas obras de este tipo, se potenciaría enormemente nuestra integración en la Comunidad, se ahorraría tiempo y combustible y mejoraría la seguridad vial. Porque si bien es cierto que el factor humano es la causa pista, ofrece un panorama desolador frente a los 8.000 de la República Alemania y los 6.000 de Francia o de Italia vamente el estado de la vía y nadie duda que el grado máximo se consigue circulando por autopista. Los franceses y los ciudadanos comunitarios, en general, consideran la puesta en servicio continua de nuevas autopistas como un factor determinante para reducir la accidentalidad. Por ello, son consideradas por los expertos como cinco veces más seguras que el resto de la red. Para Fernando Falcó, presidente del Real Automóvil Club de España (RACE) la autopista es la única manera de atacar de verdad la problemática de la segundad vial. Es, sin duda, la solución más segura y eficaz y creemos que ha sido un error el adoptar la voluntad de no construir más autopistas. No podemos permitir que no se hagan más cuando el resto de Europa dispone no sólo de una red de autopistas muy diluida, sino que, además, están mejorando y creando nuevas obras Por su parte, el director general de Tráfico, David León Blanco, se- Madrid necesita con urgencia una autopista que le comunique con el resto de Europa (J. L. Alvarez) La única forma de atacar el problema de la seguridad es dotar a España de una buena red vial (presidente del RACE)