Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
40 ABC NACIONAL DOMINGO 27- 9- 87 Los cambios de partido, resaca de la transición En la política gallega se han acumulado todas las combinaciones políticas posibles La primera vez que un político español se arriesgó a ser considerado como tránsfuga nadie podía suponer que, con el tiempo, practicar el transfuguismo se iba a poner de moda entre ios políticos españoles. Sin duda, el término ha conseguido su relevancia durante la transición, aunque si existiera un manual de Para los partidos políticos y sus grupos parlamentarios, los tránsfugas han sido una especie de gangrena que ha cercenado sus fuerzas políticas. Con este término se designa, según el dicc i o n a r i o a los que huyen de una parte a otra y, curiosamente, sólo dos palabras lo separan de transgredir es decir, quebrantar o violar una ley Quizá este último verbo sería de aplicación más justa para quienes se han prodigado en dicha páctica porque lo que sí parece claro es que los tránsfugas transgreden o han transgredido, si no una ley, sí el mandato p o p u l a r en la mayoría de los casos. Aunque también es cierto que este último parece ser un concepto nebuloso para ciertos políticos una vez que han sido elegidos. Dentro de los tránsfugas, que son y han sido, existen clases. Están los puros es decir, los que se fueron con el escaño puesto de un partido a otro, de su grupo parlamentario al de enfrente. Les siguen los que cambiaron de partido, bien incluyéndose en las listas electorales del contrario o bien formalizando ficha para dejar el suyo. Oíros aprovecharon su estancia en las filas de su partido para ejercer de submarinos a favor de sus rivales y algunos, incluso, han cambiado varias veces de acomodo. Con sus peculiaridades, lo cierto es que todos ellos han ido de un sitio a otro, han cambiado de partido o de grupo en un momento determinado, por unas razones u otras. A la hora de buscar ejemplos salta a primera línea la figura de Francisco Fernández Ordóñez, actual ministro de Asuntos Exteriores. Su trayectoria es quizá de las mejor conocidas. Fue ministro de Economía y Hacienda y posteriormente de Justicia con UCD, cuando gobernaba Adolfo Suárez, y computa en su haber el haber sido el hombre que sacó adelante la Ley del Divorcio. Dicha ley provocó en aquel entonces una seria polémica, a raíz de la cual y, por estar en desacuerdo, abandonó UCD Manuel Díaz Pinés y se marchó a AP. De UCD, Fernández Ordóñez se fue a tas filas del PSOE, tras el pequeño paréntesis del Partido de Acción Democrática (PAD) que él mismo creó y destruyó. Con él se fueron los centristas Luis Berenguer, Javier Moscoso, Carmela García Moreno, María Dolores Pelayo y Carmen Solano. Tanto Fernández Ordóñez como Moscoso han alcanzado, como se ha podido comprobar, altos destinos en su nueva etapa como socialistas. No todos evidentemente han ganado con el cambio, pero, por lo general, los tránsfugas salen beneficiados a cosía de sus partidos originarios. Una de las vertientes del transfuguismo es su uso como arma y en este capítulo hay tránsfugas especialmente dañinos. El ejemplo más reciente en el tiempo es el del diputado autonómico gallego José Luis Barreiro. En su persona se dan cita todas las transgresiones posibles, pues no sóio ha ido de una parte a otra, políticamente hablando, sino que ha utilizado su última etiqueta para que sus rivales alcanzasen el Poder. De AP se fue a Coalición Gallega, integrándose en esta formación con el marchamo de unas siglas: Unión Democrática Gallega, que designaron a un partido inventado para ello. Le han seguido los diputados aliancistas Javier Suárez Vence, Emma González Bermello, José Sangiao y Fernando Garrido, con cuyo apoyo el PSOE gobierna en Galicia tras derribar el Gobierno de Albor del- que Barreiro fue vicepresidente. Sin comentarios. En Galicia hay que destacar también a Pablo González Marinas, que se fue de GG y fun- El centro, la derecha y los comunistas, los grupos políticos más dañados por el fenómeno Madrid. Luisa Palma las buenas costumbres o un libro dé estilo para Sus Señorías es casi seguro que en él figuraría como una fea práctica Sin ley que lo impida y con una ética política que cada cual moldea a su gusto como la pastilina, la figura del tránsfuga empieza a verse irónicamente devaiuada debido a su abundancia. dó el PNG con otros cuatro diputados y contabilizar a un diputado de CG que se pasó a AP. Siguiendo con la lista nos encontramos con un transfuguismo colectivo el protagonizado por Osear Alzaga y todos los diputados del PDP que, tras ser elegidos en las listas de Coalición Popular, se segregaron prácticamente al día siguiente y se marcharon al Mixto donde ahora son Agrupación En esta tercera Legislatura no escasean los tránsfugas y la práctica ha sido tan extendida que el actual Grupo Mixto del Congreso parece un cajón de sastre. Allí están Jorge Verstrynge, Carlos Manglano, Carlos Ruiz Soto y Gabriel Camuñas, escindidos de AP al poco de ser elegidos en sus listas. Excepto el PSOE, al que sólo se le fue un diputado por León al Mixto en la primera Legislatura, los demás partidos, han sufrido casi todos en sus carnes la depredación de las fugas. Del PL se han ido Nicolás de Salas a Minoría Catalana (en Cataluña PL está integrado en CiU) Baltasar de Zarate al Mixto primero y después al CDS, donde ya había militado antes de ser candidato por el PL, y un senador, Miguel Barceló, a AP. Del Grupo Vasco se han escindido dos diputados Joseba Azcárraga e Ignacio Oiiveri, y dos senadores, Juan José Pujana y Joseba Elósegul, que actualmente militan en EA tras abandonar el PNV. Uno de los casos más viajeros es el de José Ramón Lasuén, que de UCD pasó a AP, de ésta se marchó al Mixto y por fin (lo cual no quiere decir definitivamente) ha ingresado hace poco en el CDS. Otros dos tránsfugas, hoy en el PDP, fueron Modesto Fraile y Carlos Gila, que dejaron UCD en unos momentos en que su mayoría era precaria, por su discrepancia con que Segovia estuviera en Castilla- León. Políticos que añadir a la lista no faltan. Carlos Garaicoecíiea. en el Parlamento vasco Santiago Carrillo, que no se fue al Mixto porque ya estaba, pero hizo su aparte cuando abandonó ei PCE y su cargo como portavoz parlamentario, o Giner Miralles, en Valencia, que ha dejado AP para irse a UV.